Más artículos
Viernes 13: ¿cuándo empezó la superstición?

Viernes 13: ¿cuándo empezó la superstición?

Viernes 13: ¿cuándo empezó la superstición?
Cuando cae viernes 13, los supersticiosos evitan reuniones importantes, no viajan, no se casan y hay una pequeña parte de uno en estado de alerta
Por iProfesional
13.12.2019 11.25hs Recreo

Una o dos veces al año, mínimo, las fechas del calendario se alinean y cae viernes 13. Los precios de los boletos de avión tienden a bajar, los supersticiosos evitan reuniones importantes y, durante todo el día, hay una pequeña parte de uno es estado de alerta

Pero ¿de dónde viene este miedo? El miedo al 13 en las fechas se remonta siglos atrás y muchos creen que se origina en el Código de Hammurabi que, según los informes, omitió una ley 13 de sus códigos legales escritos. Sin embargo, esto fue solo un error cometido por uno de los traductores que simplemente omitió una línea de texto.

Las supersticiones han persistido incluso entre las mentes más grandes de la historia.

El gran compositor austriaco-estadounidense Arnold Schoenberg padeció un caso tan grave de triscaidecafobia (el miedo al número 13), que omitió la numeración de la medida 13 en algunas de sus obras posteriores, sustituyéndola por la notación "12a". Según los reportes, también temía profundamente morir en un año o en una edad que fuera un múltiplo de 13. Cuando cumplió 76 años, un colega sugirió que sería un año desafortunado porque 7 + 6 = 13. De hecho, Schoenberg falleció ese año, el … espera un poco … el viernes 13 de julio de 1951.

Es interesante notar la historia contrastante del número 12 con el número 13. Tenemos 12 meses por año, 12 signos del zodíaco, 12 horas al día e incluso 12 días de Navidad, una prominencia derivada de la influencia histórica del Nuevo Testamento de la Biblia y otras tradiciones judeocristianas.

¿Por qué el viernes?

La asociación negativa del viernes tiene específicamente una combinación de orígenes religiosos y culturales. Algunos cristianos creen que el viernes es de mala suerte porque fue el día de la semana en que Jesús fue crucificado. En los siglos XIV y XV, personajes y escritores prominentes comenzaron a denunciar públicamente ese día con poco contexto sobre el porqué. "Los Cuentos de Canterbury" de George Chaucer describe el viernes como "un día de desgracia" y el dramaturgo Robert Greene definió la "friday-face" o "rostro de viernes" como "una mirada triste de consternación o angustia".

No hay evidencia histórica que hizo del viernes 13 un sinónimo de mala suerte y superstición. Hay muchas teorías que se remontan a siglos anteriores, pero la mayoría de ellas han sido completamente desacreditadas.

La verdadera histeria por el viernes 13 comenzó en el siglo XX. Muchos se remontan al libro de Thomas Lawson, "Friday, the Thirteenth" (Viernes Trece), que trata sobre un corredor de bolsa que elige este día para hacer colapsar deliberadamente el mercado de valores. Un año después, en 1908, The New York Times se convirtió en uno de los primeros medios de comunicación en reconocer las supersticiones del viernes 13. Más tarde en la década de 1980, la popularidad de la franquicia cinematográfica "Viernes 13" se sumó al fenómeno cultural.

La ciencia detrás de la superstición

Uno de cada cuatro estadounidenses dice que "son supersticiosos". Aunque los otros tres de cada cuatro estadounidenses podrían burlarse de esto, en realidad la ciencia psicológica puede respaldar la superstición. Los psicólogos de la Universidad Estatal de Kansas dicen que las supersticiones se tratan de tratar de controlar tu destino. Las personas a menudo usan supersticiones para tratar de lograr el resultado deseado o para ayudar a aliviar la ansiedad. Un ejemplo perfecto de esto son los artistas y atletas que realizan rituales específicos y a veces extravagantes antes de un gran evento.

El matemático y autor Joesph Mazur explica cómo tener supersticiones en realidad puede promover una mentalidad saludable y positiva. "Todos quieren suerte, pero como no hay nada tangible que podamos llamar suerte, tenemos que crear esa cosa tangible transfiriéndola a un objeto. La gente se aferra a esos objetos como una sensación de seguridad".

Un estudio de 2010 realizado por el psicólogo Stuart Vyse probó a un grupo de personas en diversas tareas de memoria. El grupo de personas a quienes se les permitió llevar sus amuletos con ellos se desempeñó mejor en las pruebas de memoria que las personas a quienes les quitaron sus amuletos. "Todo tiene que ver con ese refuerzo de confianza de ‘bajo costo'", concluyó Vyse.

Según esa lógica, el viernes 13 podría ser tan afortunado como desafortunado, dependiendo de la perspectiva de cada uno.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ