Más artículos

¿Lobos, un oso o aves? Lo que veas primero define tu personalidad

¿Lobos, un oso o aves? Lo que veas primero define tu personalidad
Este test visual suele ser utilizado para identificar rasgos de la personalidad, ya que pone el foco en lo que percibimos primero dentro de un hecho
Por iProfesional
29.10.2020 12.51hs Recreo

El test visual es muy utilizado en las entrevistas de trabajo para identificar rasgos inconscientes de los postulantes. Ayudan a identificar aptitudes y falencias, que muchas veces las personas no llegan ni a notar que las tienen.

En este caso puntual, por ejemplo, tenemos una imagen en la que se podrían percibir tres cosas distintas. A nivel general, se trata de un glaciar sobre un lago, delante de una montaña con nieve y un atardecer por detrás.

Pero luego aparecen tres opciones. En primer lugar, podemos ver que hay un oso polar en una de las puntas del glaciar. Una segunda alternativa es percibir la manada de lobos siberianos que aparece en el costado izquierdo. La tercera opción es la bandada de pájaros que hay en la parte inferior de la foto.

En caso de que hayamos percibido primero el oso, eso quiere decir que somos una persona que siempre toma decisiones. Incómoda que alguien nos diga qué hacer y no suelen ser aceptadas las sugerencias o indicaciones. La característica principal es la de "líder natura", motivo por el cual cuesta aceptar que alguien esté por encima.

Si lo que vimos en primera instancia es una manada de lobos, nos destacamos por nuestras aptitudes sociales. La solidaridad y la ayuda hacia los seres cercanos son otros rasgos característicos. La protección a "los nuestros" está por encima de todo y, por eso, no se tolera la idea de que alguien les haga daño.

La tranquilidad es otro de los rasgos dentro de esta clase de personas. Eso se modifica casi por completo cuando alguien le hace daño y trata mal a una persona que queremos. Se pasa de la pasividad a la acción inmediata.

Por última, se pudo haber visto una bandada de aves. En este caso, se trata de una persona con una importante cuota de desconfianza hacia el resto. La contratara es clara: cuando hay confianza en otra persona, la entrega es total y sin medir las consecuencias.

El problema con esto es que se produce un círculo. Más de una vez esa confianza fue defraudada, motivo por el cual cuesta volver a depositarla.