iProfesional

Difícil test para el Gobierno: la gran mayoría de sus votantes no quiere ajuste para poder acordar con el FMI

¿Cuánto esfuerzo fiscal está dispuesta a tolerar la sociedad para lograr un acuerdo con el FMI? Un estudio de Synopsis da la respuesta
Por Lucas Romero
03/12/2021 - 11,00hs
Difícil test para el Gobierno: la gran mayoría de sus votantes no quiere ajuste para poder acordar con el FMI

Si uno mira la escena política argentina luego de la elección de medio término, seguramente no va a encontrar un factor más determinante de la dinámica política y económica en el corto plazo, que la posibilidad de lograr o no un acuerdo con el FMI para reprogramar los vencimientos previstos en el acuerdo Stand By firmado con el organismo en 2018.

La forma en que se resuelva ese desafío será determinante para pensar lo que pueda ocurrir con la economía en los dos últimos años de mandato de Alberto Fernández y, consecuentemente, será decisivo para pensar lo que pueda ocurrir en la elección presidencial de 2023.

El desafío que enfrenta el Gobierno no es menor porque su resolución traerá, en mayor o en menor medida, la obligación de realizar un esfuerzo en corregir los desequilibrios acumulados en la macroeconomía, y en particular de corregir el desequilibrio fiscal. Y la forma de corregir el desequilibrio fiscal pudiera tener mayor o menor impacto político, dependiendo de los plazos y la forma en que se corrija.

Teniendo en consideración el contexto económico y social delicado que atraviesa el país, el Gobierno podría plantearse que el esfuerzo fiscal a comprometer (recorte del gasto), en un eventual acuerdo con el organismo, deberá surgir de los márgenes que haya de tolerancia social a ese esfuerzo. Es por ello que la pregunta central a hacerse en este preciso momento es: ¿cuánto esfuerzo fiscal está dispuesta a tolerar la sociedad para lograr ese acuerdo?

Le hicimos esa pregunta a la gente en nuestro último estudio nacional de noviembre, y encontramos que más del 50% de los consultados consideraron que, o no hay que hacer ningún esfuerzo fiscal (12,4%) o solo hay que comprometer un esfuerzo razonable para la situación argentina (42,9%). Por el contario, un 40,1% consideró que hay que hacer el esfuerzo que sea necesario para acordar con el FMI.

 

Lo interesante es que la predisposición a comprometer esfuerzo fiscal se reduce considerablemente cuando uno indaga a los propios votantes del Frente de Todos.

Si hacemos foco en ellos, más del 80% de los que votaron al Frente de Todos en las recientes elecciones consideraron que, o no hay que hacer ningún esfuerzo fiscal (22,3%) o solo hay que comprometer un esfuerzo razonable para la situación argentina (61,5%). Es decir, hay menos tolerancia a hacer un esfuerzo fiscal entre los votantes oficialistas que en toda la sociedad.

 

Al margen de qué tolerancia hay en general a realizar algún tipo de esfuerzo fiscal, nos interesó consultar también sobre qué tipo de esfuerzo fiscal está más dispuesta a tolerar la sociedad, frente a la necesidad de encarar algún tipo de recorte del gasto público. Sin lugar a dudas, el recorte de gasto que más tolerancia recoge entre los consultados es aquel orientado a ajustar el gasto de la Administración Pública.

El 73% se manifestó totalmente de acuerdo o bastante de acuerdo en recortar ese tipo de gastos. En segundo orden, aparece la tolerancia a recortar gastos en programas y planes sociales (60% de los consultados). A la hora de hablar de baja de subsidios y su contracara, aumento de tarifas, el 41% señaló estar total o bastante de acuerdo. En menor medida un 32% se mostró de acuerdo en recortar el gasto en obra pública y solo un 7% manifestó tolerancia en recortar el gasto en jubilaciones. Este último, el más sensible de recortar para la mayoría de la gente.

 

Interesante observar que entre los votantes oficialistas, la secuencia de tolerancia es similar a la del público en general, obviamente con una tolerancia más baja a recortar los diferentes tipos de gastos. Por mencionar un caso, solo el 35% señaló estar total o bastante de acuerdo con recortar los gastos en la administración pública, versus el 73% de acuerdo que se registró entre el público en general.

 

Está claro que acordar con el FMI no será fácil, y está claro también que, una vez logrado el acuerdo -si es que sucede-, el oficialismo podrá realizar un esfuerzo en presentar ese acuerdo del modo más conveniente para minimizar la percepción negativa que se pueda tener de los compromisos de corrección del desequilibrio fiscal finalmente asumidos con el organismo.

Pero estos números recogidos en nuestro estudio nacional de noviembre, dejan en claro que los márgenes de tolerancia de la gente a más ajustes son estrechos. Que 2 de cada 10 de los votantes del Gobierno reclamen nada de ajuste, y que otros 6 de cada 10 reclamen solo un recorte del gasto razonable para la situación argentina, marca que los márgenes de maniobra para enfrentar el desafío y no desangrarse políticamente en el camino son muy estrechos.

Lucas Romero es politólogo y director de Synopsis Consultores

Temas relacionados