El mundo en vilo: ¿puede estallar una guerra entre Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea?

Europa vive horas de máxima tensión y los movimientos de Rusia generan temores. ¿Es real la posibilidad de una confrontación militar entre las potencias?
Por Jorge Castro
23/02/2022 - 07,00hs
El mundo en vilo: ¿puede estallar una guerra entre Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea?

A Rusia no le afectan en absoluto las sanciones de Estados Unidos y Europa. No se trata de Irán o Irak. Es una potencia global y nuclear de primera línea, integrante del Consejo de Seguridad con derecho a veto. El total de Reservas del Banco Central de Moscú asciende a u$s620.000 millones, y son las séptimas del mundo.

No hay otro camino para salir de la crisis que la negociación diplomática, con un sólo objetivo, excluyente: la renuncia de Ucrania a la OTAN, definitivamente.

La alternativa es la guerra y no hay ninguna garantía de que permanezca en el plano convencional. No hay mayor disuasivo que la posibilidad de una guerra nuclear.

Rusia dispone de cuantiosas reservas.
Rusia dispone de cuantiosas reservas para enfrentar las sanciones de Occidente.

Ucrania: ¿quién es culpable de la crisis?

Es evidente la responsabilidad de Rusia/Vladimir Putin en el agravamiento de la crisis por el reconocimiento de la soberanía de las dos repúblicas de lengua rusa del este de Ucrania.

Pero hay que señalar también la responsabilidad de Europa, la OTAN y EE.UU. en esta escalada de la crisis.

Hace sólo 13 años (2009) la OTAN (EE.UU.) le ofreció a Ucrania incorporarse a la alianza occidental, a pesar de la oposición total y absoluta de Rusia. Y a partir de 2015, Washington procedió a instalar misiles de alcance medio con cabeza nuclear en el continente europeo, ostensiblemente dirigidos hacia Moscú. Lo hizo a pesar de la oposición de Putin, que ofreció negociar su retirada en una oferta que no fue ni siquiera respondida por el gobierno norteamericano.

"No hay otro camino para salir de la crisis que la negociación diplomática, con un sólo objetivo, excluyente: la renuncia de Ucrania a la OTAN"

Por último, hay que advertir que la posición de Europa frente a Rusia es totalmente distinta a la de EE.UU. Es una vecina de la Federación, y lo seguirá siendo siempre. Inevitablemente.

Sus empresas trasnacionales son un componente fundamental de la economía rusa: más del 35% de su producción energética es obra de las compañías europeas.

Alemania, Francia e Italia se oponen a que se impida a los bancos rusos participar del sistema de pagos internacionales, debido a que las firmas europeas serían las primeras perjudicadas.

Las administraciones anteriores a Biden jugaron fuerte en Europa y hoy se ven los resultados.
Las administraciones anteriores a Biden jugaron fuerte en Europa y hoy se ven los complejos resultados.

Súper ciclo de los commodities

La crisis que tiene al mundo en vilo ocurre cuando el precio del petróleo (Brent) llegó esta semana a u$s100 por barril, y los valores de futuro del crudo a 6 meses treparon a u$s86.

Estos picos históricos no son el resultado del agravamiento de la crisis Ucraniana. Más de 2/3 de este fenómeno excepcional es obra directa del alza sistemática de la demanda mundial, sobre todo de origen asiático y, primordialmente, chino.

Hay un nuevo "súper ciclo" de los commodities, el segundo del siglo XXI, que se desató en el último trimestre de 2020, debido a la aparición en gran escala de la demanda de la República Popular.

Por eso hay un precio récord de todos los commodities sin excepción. La soja se aproxima a u$s600 la tonelada. Contribuye a este récord la sequía de América del Sur, pero su auténtica raíz es el alza fenomenal de la demanda asiática.

El precio del cobre superó u$s10.000 la tonelada; y el índice de commodities de Londres prevé que alcanzara a u$s15.000/tn en 2025, o antes.

China fue la única gran economía del mundo que creció en 2020 (+2,1% anual) mientras que EE.UU, Europa, Japón, Rusia y Brasil se sumergieron en hondas recesiones.

China pudo sortear la pandemia de manera acelerada inició una fuerte recuperación de su economía.
China pudo sortear la pandemia de manera acelerada inició una fuerte recuperación de su economía.

China y una recuperación adelantada

El rasgo característico de la recuperación de la economía china es que se adelantó un trimestre al resto del sistema global.

La razón de este dato estructural estratégicamente decisivo es que, tras haberse contraído 6,9% anual en los 3 primeros meses de 2020, en razón del estallido de la pandemia del coronavirus en Wuhan, la provincia de Hubei logro controlarla en solo 6 semanas, y lo hizo en un asombroso ejercicio de disciplina social y de voluntarismo sin disponer de vacunas, que por entonces no existían.

La consecuencia fue que al finalizar el primer semestre de 2020 la economía china, la segunda del mundo (u$s15,6 billones, 15% del PBI global), se encontraba completamente recuperada. En tanto, los países del G-7, EE.UU. en primer lugar, se enfrentaban al punto más álgido de la pandemia, con su economía completamente clausurada, sobre todo en el sector servicios.

"El rasgo característico de la recuperación de la economía china es que se adelantó un trimestre al resto del sistema global"

La República Popular es la priemra potencia comercial del mundo y la mayor exportadora de manufactura del sistema global. La recesión del mundo avanzado golpeó a la oferta, y no a la demanda, que estaba intacta y con un nivel de ahorro doméstico absolutamente excepcional, provocado por la imposibilidad de gasto durante la vigencia del flagelo.

De ahí el auge excepcional de China: creció 6,5% anual en el último trimestre de 2020, y 18,6% en los primeros tres meses de 2021. Esto es lo que desató un nuevo súper ciclo de los commodities, en donde los 3 países emergentes más favorecidos han sido Rusia, Brasil, y la Argentina.

Conclusión: no es viable una guerra convencional

En suma, no hay guerra convencional provocada por la crisis ucraniana, porque esto podría derivar en una confrontación nuclear en el corazón de Europa.

El camino, como se señaló al inicio, es la negociación diplomática. Y esto ocurre con una economía mundial que experimenta una extraordinaria expansión, con un el capitalismo como sistema que se vuelca intensamente a una cuarta Revolución industrial.

Temas relacionados