Más artículos
Se relanza el plan de conectividad y telecomunicaciones, ahora con créditos a tasa subsidiada

Se relanza el plan de conectividad y telecomunicaciones, ahora con créditos a tasa subsidiada

Se relanza el plan de conectividad y telecomunicaciones, ahora con créditos a tasa subsidiada
El anuncio contará con la presencia del presidente Macri. El foco estará en un nuevo impulso a despliegues de red. Expectativas y necesidades urgentes
Por Andrea Catalano
04.10.2018 05.12hs Tecnología

Podría decirse que se trata del relanzamiento del relanzamiento del plan de conectividad lanzado hace más de dos años. El martes los organismos públicos vinculados con las telecomunicaciones convocan a todas las empresas del sector, chicas y grandes, extranjeras y nacionales al anuncio del Plan de Nacional de Telecomunicaciones y Conectividad donde el dólar a $40 presupuestado para fin de año y las altas tasas de interés pondrán esta vez un condimento especial.

Tal como lo hizo el presidente Mauricio Macri, allá por mayo de 2016 en Azcuénaga, cuando justo el día internacional de las Telecomunicaciones lanzó el Plan Federal de Internet, ahora lo hará con un nuevo nombre. Y acompañado, en esta oportunidad por quien desde hace algo más de un mes es vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra.

Ya se sabe que es objetivo de este Gobierno conectar a 2 millones de argentinos más al cabo de la finalización del presente mandato. Para lograr que los ciudadanos se suban tiene que haber suficiente despliegue de infraestructura, especialmente en las zonas más alejadas, que es en donde se encuentran esos 2 millones.

El martes se va a escuchar esto de nuevo. Otra vez. Aunque ahora la realidad impondrá otras obligaciones, y algunas de ellas ya se deslizaron en estos días.

Habrá alguna novedad vinculada con la telefonía en zonas rurales, a partir de la disponibilidad de la banda de 450 MHz para ese fin. Los distintos prestadores ya han sido informados sobre esto y se ha presentado esta posibilidad en encuentros propios del sector. Pero no hay un convencimiento masivo, aunque sí muchas dudas, independientes de la incertidumbre actual.

Efecto dólar

En cuanto a lo propiamente coyuntural, con un dólar a $40 se hace difícil desplegar infraestructura, básicamente de fibra óptica, sea para banda ancha fija o para unir antenas de 4G. A los que se les hace más difícil es a los pequeños operadores del sector porque, según lo que iProfesional pudo recabar, pagar 1 Mb a u$s10 contra un abono que cuesta $500 o $600 en las localidades del interior, estaría dificultando el negocio. Básicamente su supervivencia futura de corto, mediano y largo plazo.

Y es en este contexto donde aparece la primera jugada oficial.

El martes se publicó en el Boletín Oficial la resolución 138/2018 de la Jefatura de Gabinete y el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) donde se aprobó el programa de tasa preferencial para despliegue y actualización de redes de acceso a Internet.

Para ello, sigue la resolución, se destinarán $500 millones provenientes del Fondo de Servicio Universal. Y después vienen los anexos. Allí es posible conocer que el máximo monto de los créditos a otorgar alcanzará los $20 millones. Según dicen los consultados provenientes del sector de las telecomunicaciones, el monto es bueno y permitirá ayudar en el despliegue de red.

Se trata, en definitiva, de créditos subsidiados por el Enacom a través del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) al 25%. En el actual estado de cosas de la Argentina no hay otro modo de acceder a un préstamo si no se apela a este mecanismo. Mucho más si se trata de una Pyme que opera en una localidad de menos de 50.000 habitantes. A ese público está orientada esa parte del anuncio del martes.

Pero no es lo único. El área que comenzará a tener un rol más activo a partir de ahora será la de País Digital, a cargo de Raúl Martínez. Hombre de confianza de Ibarra, los proyectos que se vayan subsidiando a través de este mecanismo que se presentará el martes en el auditorio de la Ballena Azul, tendrán una especie de consultoría y seguimiento personalizado, uno a uno.

Hay expectativa sobre si habrá mejoras en el precio del Mb que comercializa Arsat cuya última tarifa anunciada a la baja fue en marzo, cuando pasó de u$s18 a u$s14 (pero el dólar costaba $20).

Habrá un capítulo, además, para las redes 4G, esas que se licitaron allá por diciembre de 2014, se entregaron en 2015, y comenzaron a desplegarse más o menos en esa época, no sin sobresaltos. Es que si las telecomunicaciones argentinas no tienen algún obstaculito en el medio no son telecomunicaciones.

El gobierno de Mauricio Macri tomó con ímpetu la licitación y adjudicación que se había hecho en el gobierno anterior. Apenas asumió creo el ministerio de Telecomunicaciones, emitió el decreto 267/2015 para terminar con la guerra con los medios, y con el inicio de 2016 avanzó en una serie de medidas para mejorar las comunicaciones móviles básicamente.

Y hay que decir que, al menos en el microcentro porteño y en otras urbes bien cargadas, las inversiones comenzaron a ejecutarse más dinámicamente a lo largo de 2016. El 4G mejoró y es notorio. Pero siempre llega el momento de la aparición deotro pero.

Esas adjudicaciones de bandas 3G y 4G otorgadas no estaban limpias, básicamente las de 700 MHz. Es decir, se entregaron para que funcione la telefonía móvil pero estaban operando otros servicios.

Como si en el espacio del Metrobus estuvieran andando taxis cuando es para colectivos, para entenderlo fácil. Hasta que sacaron los taxis de los carriles del Metrobus hubo medidas judiciales en el medio que impidieron, por ejemplo, que se sumaran líneas de colectivos nuevas. Traducido a telecomunicaciones, serían más inversiones y operadores móviles virtuales (OMV).

En números oficiales la cosa es así: en 2015 el despliegue de 4G era de 10%, hoy es de casi 53%, aunque las fuentes admitieron que hoy debería ser de 100%. Basta mirar el mapa de despliegue de 4G del Enacom para advertir las fuertes inequidades en términos de despliegues de red que no siempre responden a que se trata de provincias con más o menos habitantes.

La provincia de Buenos Aires, sin ir más lejos, tiene una cobertura de 44% de 4G, y Santa Fe, de algo más de 40%. Hasta la pampa húmeda, que siempre tracciona los mayores beneficios de cualquier cosa en la Argentina, no alcanza a recibir las bondades de las telecomunicaciones. A no ser por Córdoba, que se lleva el 52,33% de relación entre número de radiobases cada 100.000 habitantes.

La expectativa de cobertura de 100% con 4G en todo el país se retoma ahora, para cumplirse el año que viene en todo el territorio.

Orden y progreso

El cronograma inicial contemplaba cobertura comenzando por las principales ciudades del país y luego por corredores interprovinciales. Una condición era que esta tecnología llegara, inclusive, a las poblaciones de 500 habitantes ubicados en un radio de 20 kilómetros de esas rutas.

Este punto sería uno de los objetivos menos cumplidos. Y sobre los que se pretende trabajar ahora, en el relanzamiento.

¿Por qué cambiaría ahora esta situación? Porque los amparos judiciales que las operadoras móviles habían interpuesto porque habían pagado las bandas de 700 mhz adjudicadas pero no le fueron entregadas en tiempo y forma, ya no están más. Los tres operadores que allá por 2014 pagaron y obtuvieron frecuencias las tienen en su poder. No las están usando en toda su capacidad, especialmente en las provincias, pero las tienen. Es mejor tener el espectro en mano que volando.

Entonces, como las bandas están limpitas y en orden, llegó el momento explotarlas. De ahí que en estos últimos días se lo escuchó a Ibarra anticipando que se comenzará a trabajar más rápidamente en los despliegues de redes móviles. Lo hizo la semana pasada durante las Jornadas Internacionales de TV por cable, lo reiteró en el marco de la Feria Internacional de Turismo (FIT) para que la conectividad llegue a esas zonas, y para que no queden dudas, lo hizo también en el inicio de la troika del W20.

El martes próximo, en el CC todavía K, van a ratificar todo esto que se escuchó y se leyó en estos días, y se va a relanzar lo relanzado allá por mayo de 2016.

La coyuntura, esta vez, aprieta más de lo que cualquier empresa grande, mediana y pequeña del sector que se precie, hubiera imaginado. El mega de ancho de banda cotiza en dólares, también la compra de las señales para la televisión paga, y la salida internacional cuando los usuarios