Más artículos

Sorpresa en el concurso para conectividad rural: ARSAT se presentó y hay malestar de los jugadores privados

Sorpresa en el concurso para conectividad rural: ARSAT se presentó y hay malestar de los jugadores privados
El concurso por la banda de 450 planteó inquietudes sobre el rol del operador estatal que, hasta ahora, se presentaba como socio de pymes y cooperativas
Por Andrea Catalano
19.07.2019 06.30hs Tecnología

Pocas veces un proceso de licitación para llevar conectividad a las zonas más alejadas del país fue tan desprolijo, con tantas contradicciones y en un contexto electoral. El anuncio que hiciera el Gobierno en marzo pasado en el marco de Expoagro donde el mismo presidente Mauricio Macri entregó las primeras licencias que operarían en la banda de 450 mhz entró en terreno sorprendente: en un chasquido ARSAT se convirtió en competidor del sector privado en un proceso orientado, idealmente, para las pyme y cooperativas de telecomunicaciones.

El proceso se inició el año pasado, pero en este 2019 se introdujeron modificaciones, como la efecturada en la resolución 2475/19 del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), a cargo del proceso, el pasado 28 de junio. Allí se sustituyeron y unificaron los cronogramas de las resoluciones anteriores, específicamente las 2403 y 2408, ambas de este año.

Varias empresas interesadas pidieron una prórroga en la fecha de la presentación de las ofertas, especialmente de la primera, que vencía el 10 de julio. El argumento era que cumplir con la burocracia que exigen estos procesos, como el seguro de caución, demanda más días, lo mismo que trasladar desde las provincias hasta Buenos Aires la documentación exigida una vez que se la completa.

Pese a que hubo funcionarios que prometieron que se daría tal prórroga eso no sucedió. Más allá de este puntoque también tuvo sus chisporroteos internos adicionales- el pasado miércoles se procedió a la apertura de los sobres de quienes sí llegaron a cumplir con las formalidades. La sorpresa fue que ARSAT apareció también como oferente en algunas zonas, hecho que sorprendió a los participantes del acto.

¿Por qué sorpresa? La declaración "No es intención de ARSAT competir con los privados" es un mantra que este gobierno viene repitiendo desde que asumió a finales de 2015. Lo hizo el ex gerente general Rodrigo de Loredo en su momento, y luego su sucesor Raúl Martínez. Ambos coincidieron también en que la compañía se instalaría sólo en las zonas a las que no llegarían los privados.

El asombro fue doble no sólo por elevar propuesta en las mismas zonas en que lo hicieron las prestadoras interesadas sino por los montos expresados, que convirtieron a la compañía estatal en ganadora absoluta del proceso, de acuerdo a lo informado por diversas fuentes participantes de la compulsa.

"La mayoría de las ofertas que se alcanzaron a presentar rondaban los $50.000 promedio. ARSAT presentó propuestas por encima del millón de pesos", dijo una de las fuentes consultadas con vínculos con empresas interesadas en participar. Con estas cifras no hay que hacer demasiados cálculos para saber quién resultó ganador de un concurso que, en sus términos, expresa que las zonas quedarán en poder de quien realice la mejor oferta económica.

"El otro punto fue que, cuando se le preguntaba a los responsables por qué había aparecido ARSAT en el concurso, trataron de minimizar lo sucedido y decían que esas presentaciones habían sido sólo de carácter testimonial, que después las bajarían", amplió la fuente.

No está claro hasta ahora de dónde sacaría ARSAT los recursos para avanzar en las zonas que se adjudicó durante la primera apertura de sobres de esta licitación para dar conectividad en la frecuencia de 450 mhz. Pero menos claro quedó el rol que tomó la compañía en este escenario.

"Si el Estado quería encarar por sí mismo el proceso de conectividad a esas zonas no tendría que haber llamado a ningún concurso público. Se adjudicaba directamente el espectro y encaraba el proyecto por sí mismo. Pero no se entiende para que destinar recursos para este resultado", dijo otra de las fuentes del sector consultadas.

Una tercera fuente a la que acudió iProfesional se expresó también en la misma sintonía. "Si nadie se hubiese presentado en una zona está bien que vaya ARSAT pero si hay interesados no tiene sentido. Si una empresa del Estado compite con el privado no hay competencia. Quedó todo muy confuso", se lamentó.

ARSAT, ¿de qué lado estás?

Los reclamos sobre la participación de ARSAT fueron puestos de manifiesto por otros representantes de pequeños prestadores en las redes sociales a última hora de la tarde del miércoles. El tono fue el mismo en todos los casos: perplejidad.

Por debajo de estos hechos también vienen ocurriendo otras cosas, típicas de las internas que se dan en las reparticiones públicas de la administración o entre ellas, específicamente entre la SETIC y el ENACOM.

Esto, sin dejar de lado que muchas de las empresas que pidieron que se prorrogara la fecha de presentación de las ofertas obtuvieron la promesa de que eso sucedería y no ocurrió. O se "ejecutó" fuera de tiempo, producto de las jugarretas que se tienen juradas los diversos actores de estos procesos o de la falta de muñeca para gestionarlas. En concreto, quedaron sin efecto

Más allá de esta situación, porque es necesario mencionar aunque no se la profundice, la gran duda que se planteó es ¿Qué rol cumple ARSAT? ¿Desde ahora? ¿O qué pasó?

Según publicó Convergencia, ARSAT se presentó en 116 localidades sobre 130 que estaban en juego en esta convocatoria.

iProfesional quiso conversar con Raúl Martínez, gerente general de ARSAT, pero el funcionario estaba en reunión. Fuentes vinculadas expresaron a iProfesional que lo manifestado por el sector en sus diversas voces y que están expresadas en este artículo no es cierto. Y justificaron la presencia de ARSAT en la compulsa por su carácter de empresa, con ciertas limitaciones por su carácter de pública.

"ARSAT se presenta en las localidades en donde no haya pedido nadie participar. Es una empresa pública que va a donde el mercado no va, y va a pagar por esos lugares también. Por eso tiene que poner un precio. Se va a quedar y va a pagar siempre que no haya otro interesado. ARSAT es una empresa también y participa con esa advertencia de que si hay un privado ella no ingresará", explicó el informante.

Como el proceso está en marcha aún no es posible acceder a ningún acta que dé cuenta de cuántas empresas se presentaron, en qué áreas y con qué valores. Se estima que la semana próxima habrá algo en concreto.

Hay quienes ven en esta incursión de ARSAT en el proceso un modo de que el mismo termine de caerse por una simple razón: la tecnología 450 mhz para dar conectividad no es eficiente y no cuenta con suficientemente equipamiento para el despliegue de las redes, por ende resulta en una alternativa cara para el objetivo que se pretende. Hay coincidencia también en que podría acudir a cualquier otra tecnología más eficiente y económica para resolver el problema de las zonas más aisladas.

La incursión de ARSAT en la licitación no es el primer tropiezo ni la primera desprolijidad de este proceso. Ya a principios de este año, cuando se efectuó la primera convocatoria, a servicio satelital le adjudicaron de forma directa más de 200 localidadessobre un total de 286-, que luego le fueron quitadas por el ENACOM bajo el argumento de que no había cumplido con los requisitos.

En aquella ocasión, la empresa estatal de telecomunicaciones no presentó ningún propuesta para ninguna de las localidades previstas.

Las prestadoras que vienen siguiendo con atención el proceso, interesadas en participar, analizan por estos días avanzar con un recurso administrativo en primer lugar, y acudir a la justicia en una segunda instancia, aún cuando esta opción no es la que más les seduce. Las empresas del sector quieren que se pongan en marcha proyectos para generar negocios.

¿Qué sucederá hacia adelante? Es difícil especular. Como se dijo, el proceso es desprolijo por donde se lo mire. Y es llamativo que semejante situación se dé en plena campaña electoral. Como si nadie en la secretaría de Modernización ni en la SETIC ni en el ENACOM hubiesen tenido un ratito para aplicar la máxima de Jaime Durán Barba que reza que hay que mantener la forma por sobre el contenido.

En esta concursó por la banda de 450 y quedó en evidencia que se actuó de manera cuestionable tanto en el contenido como en la forma. Aunque también queda de manifiesto que una banda de 450, aunque es atractiva para vender en una feria agraria, no le mueve el voto a nadie.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ