Más artículos

¿Por qué el malo de las películas nunca usará un iPhone?

¿Por qué el malo de las películas nunca usará un iPhone?
Apple tiene una muy buena relación con Hollywood y ha sumado a actores de alta categoría para Apple TV+, su servicio de streaming de series y películas
27.02.2020 07.44hs Tecnología

Los iPhone son los teléfonos móviles más populares y reconocibles del mundo, de ahí que abunden en productos culturales como las series de televisión o las películas. Y esto se debe, en parte, a los acuerdos que Apple tiene con muchos estudios de Hollywood.

De esta relación, sin embargo, surge un problema muy curioso que puede estropear un giro de guión: en el caso de que Apple haya cedido sus productos a modo de emplazamiento publicitario (product placement en inglés), entonces el malo de la serie o película nunca podrá utilizar uno de sus productos.

Más allá de la discusión de si Android es para los villanos o de si el control de Apple sobre sus dispositivos es férreo hasta para fines publicitarios, esta situación abre un abanico de futuros problemas para los productores de la pequeña y la gran pantalla: ¿y si esto estropeara un misterio?

Esta información la conocemos gracias a Rian Johnson, el director de cine responsable de películas como Star Wars: Los Últimos Jedi o Looper. Según Johnson, citado por el diario español El Mundo, uno de los vetos que impusieron a su última película, Puñales por la espalda (Knives Out en inglés) es que el antagonista no utilizara un iPhone. Y dado que se trata de una película cuyo argumento podría compararse al popular juego de mesa Cluedo, era de imaginar que esto era un problema.

Apple tiene una muy buena relación con Hollywood y ha sumado a actores, actrices y directores de alta categoría, como Jason Momoa, Jennifer Aniston o Steven Spielberg, para Apple TV+, su servicio de streaming de series y películas. Este veto en el uso de sus dispositivos, por tanto, no es tan sorprendente si se pone en contexto.

Paradoja: muchos terroristas han empleado iPhone por sus medidas de seguridad, algo que ha supuesto graves problemas al FBI, pues son incapaces de desbloquearlos. Apple, por su parte, siempre se ha negado a crear "puertas traseras" que faciliten el acceso a sus dispositivos por miedo a que esto pudiera permitir el hackeo a gran escala de iPhone, iPad o MacBook.

Esta negativa ha provocado una tensa relación con las autoridades de EEUU, que han llegado a exigir mediante tribunales el desbloqueo de algunos teléfonos, a lo que Apple se ha negado en todo momento y lo que el buró ha resuelto recurriendo a herramientas de hackeo con un dudoso origen y que cuestan muchísimo dinero.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Te puede interesar