Ni arroz ni secador: esto es lo que tenés que hacer si te cae el celular al agua

Ni arroz ni secador: esto es lo que tenés que hacer si te cae el celular al agua
La leyenda urbana que dice que el arroz resucita los móviles es falsa. Como tampoco sirve tirar aire con un secador. Te contamos qué podés hacer
Por iProfesional
23.08.2021 17.50hs Tecnología

El celular está siempre con nosotros, y por más seguros que estemos por la vida, en cualquier momento se nos puede caer al agua: a la bañera, a la pileta cuando hace calor o incluso al inodoro. 

Por eso te damos algunas indicaciones sobre lo que tenés que hacer cuando se te caiga el móvil del bolsillo.

Antes que nada, tenés que averiguar cuál es la resistencia de tu móvil al agua para saber si es inmune o no a las inmersiones. Para serlo, tendría que tener el certificado IP-68. Si no lo sabes, busca en Google las especificaciones de tu modelo de teléfono.

Después, del mismo modo que sabés donde tenés los centros de salud más próximos, averiguá si tenés comercios de reparación de móviles cerca de tu casa. Nunca se sabe cuando tendrás que hacerles una visita de urgencia.

Y en último lugar, intentá conseguir un puñado de bolsitas secantes como las que te vienen en las cajas de los aparatos electrónicos cuando los comprás. No se sabe nunca cuando te pueden hacer falta. Si buscás "sílice gel bolsitas" a Internet, vas a ver que son muy baratas.

Ni arroz ni secador

Es un mito que el arroz resucita a los celulares que se cayeron al agua

La leyenda urbana que dice que el arroz resucita los móviles es falsa. Si metés un móvil en un bol de arroz, como mucho podrás hacer sushi de móvil. El almidón del arroz tiene propiedades absorbentes de humedad, pero no tantas como para deshidratar los componentes internos del dispositivo. Solo secará las partes más externas.

Tampoco tenés que usar un secador de pelo pensado que si le tirás aire caliente conseguirás eliminar el agua de dentro del móvil, porque empeorarás el problema. El secador no elimina las gotitas al instante, sino que las empuja y las esparce por todos los circuitos. Haciendo esto, corrés el riesgo de provocar un cortocircuito o de malograr algún componente con la temperatura alta del aire caliente.

Entonces, ¿qué hacemos?

Ahora sí, es el momento de decirte que es lo que tenés que hacer cuando se te cae el teléfono móvil al agua. Según La Vanguardia, estos son los pasos a seguir:

1- Sacalo rápido del agua

El tiempo juega en contra. Si se te cae el móvil al agua, no tenés que pensar. Tenés que actuar y sacarlo del agua. Si no es un móvil sumergible y sellado, se va a ir llenando de agua despacio, de forma que cuanto antes lo rescates, mejor.

Si se te cae el móvil al agua, no tenés que pensar, tenés que actuar

2- No lo enciendas

No mirés si la pantalla se enciende, ni lo pruebes. Si la encendés, podrías desencadenar un cortocircuito por acción del agua. No pulses ningún botón ni hagas nada que pueda activar la pantalla. Además, si tocás botones, se podría colar agua por debajo y empeorarlo todo.

3- Enjuagalo rápido

Cuando saqués el móvil del agua, toma unas servilletas de papel para enjugarlo tanto como puedas. Sacudíe un poco el teléfono para hacer salir el agua que haya quedado en el altavoz o a los agujeros de carga y de auriculares. Si notás que todavía quedan gotitas, sopla suavemente, no muy fuerte, para hacerlas salir. Si soplas muy fuerte podrías estar haciendo lo mismo que el secador y no te interesa.

4- Extraé las tarjetas y, si podés, la batería

Una vez enjuagada, abí la tapa de la tarjeta SIM y sácala. Si usás tarjeta de memoria, sacala también, o se podría malograr si ha entrado agua. Aprovechá para enjuagar la parte por donde se introduce la SIM.

Cada vez es más extraño encontrar un móvil que se pueda abrir para sacarle la batería. Si es así, hacelo. Es uno de los elementos que más sufren si se mojan, porque podría quedar inservible.

5- Andá a algún lugar de reparación urgente

Si sabés lo que hacés y tienes las herramientas especiales para arreglar móviles, miá un tutorial de YouTube y abrilo para extraer la batería y enjuagarlo con un secador (¡a mucha distancia!). Si no te ves capaz o no te quieres arriesgar –que es lo más normal–, es mejor que lleves el móvil a un local de reparación especializado.

Como has seguido los consejos anteriores, seguro que sabés cuál es el lugar más próximo. Allí lo podrán abrir y tratarlo adecuadamente para intentar salvarlo. Aun así, pensá que cuando un móvil se ha mojado no hay nunca la garantía total de recuperarlo.

Temas relacionados