A 10 años de la renuncia de Steve Jobs como CEO de Apple: las fotos que muestran cómo salvó a la compañía

A 10 años de la renuncia de Steve Jobs como CEO de Apple: las fotos que muestran cómo salvó a la compañía
Cuando Steve Jobs regresó a Apple en 1996, la empresa estaba en una situación desesperada. Rápidamente, dio un histórico golpe de timón
Por iProfesional
24.08.2021 20.00hs Tecnología

"Siempre he dicho que si alguna vez llegaba un día en el que ya no pudiera cumplir con mis obligaciones y expectativas como CEO de Apple, yo sería el primero comunicarlo. Desafortunadamente, ha llegado ese día".

Ese breve mensaje de Steve Jobs el 24 de agosto de 2001 conmocionó al mundo. El hombre que había revolucionado el mundo de la tecnología gracias a la empresa que había fundado un garage californiano junto a Steve Wozniak y Ron Wayne renunciaba por motivos de salud tras haber sido diagnosticado con un cáncer de páncreas que le acabaría arrebatando la vida 42 días después.

Apple no se entendería hoy sin la figura de Steve Jobs, cuyo papel fue trascendental no solo para el éxito de la compañía sino dentro de la revolución tecnológica que ha transformado profundamente el modo en el que vivimos, trabajamos y nos relacionamos

En verano de 2020 Apple se convirtió en la primera empresa estadounidense cotizada en alcanzar los 2 billones de capitalización bursátil, un hito que se produjo dos años después de alcanzar el primer billón. Pero no fue siempre un camino de rosas.

En su día Apple fue un desastre que devoraba directores generales y acostumbraba a comunicar números rojos en cada informe financiero. 

En 1996, sabiendo que tenía que hacer algo que cambiara las cosas, el entonces CEO de Apple, Gil Amelio, negoció un acuerdo para comprar NeXT, la startup de computadoras operada por un Jobs exiliado, con la esperanza de que le aportara una dirección muy necesitada a la compañía.

Sin embargo, Jobs organizó una reunión que acabó con la renuncia de Amelio. Jobs había decidido que, si Apple se iba a salvar, se encargaría él, incluso si eso significaba obtener ayuda de Microsoft.

Esto es lo que sucedió después, retratado en una serie de imágenes recopiladas por Business Insider.

A finales de 1996, Apple anunció planes para traer de regreso al cofundador de la compañía, Steve Jobs, 11 años después de que abandonara la empresa. Con este objetivo anunció que iba a adquirir su startup NeXT por 429 millones de dólares, justo a tiempo para que Jobs se uniera al entonces CEO de Apple, Gil Amelio, en enero de 1997 en el escenario de Macworld Expo (una convención para entusiastas de Mac) como ponentes destacados.

 

NeXT, la otra empresa de Steve Jobs, había encontrado su nicho vendiendo computadoras con pantallas de vanguardia a universidades y bancos. Apple esperaba que Jobs revitalizara al fabricante de Mac, cuyas acciones habían llegado a mínimos en los últimos 12 años bajo el liderazgo de Amelio y había registrado enormes pérdidas.

 

El 4 de julio de 1997, Jobs persuadió a la junta directiva de Apple para que expulsara a Amelio y le convirtiera en el CEO interino y luego permanente. En agosto de 1997, Jobs subió al escenario en otra Macworld Expo para anunciar que Apple había aceptado una inversión de 150 millones de dólares de su eterno rival, Microsoft. "Necesitamos toda la ayuda que podamos obtener", dijo Jobs, ante los abucheos de la audiencia.

 

De hecho, en 1997, la situación financiera de Apple era tan grave que el CEO y fundador de Dell, Michael Dell, uno de los socios más grandes de Microsoft, llegó a decir que si él estuviera en el lugar de Jobs "cerraría y le devolvería el dinero a los accionistas".

 

Pero a principios de 1998, en otra Macworld Expo en San Francisco, Jobs finalizó su discurso principal con el primero de sus famosos anuncios precedidos por la frase "One More Thing": gracias a la dirección del producto de Jobs y la ayuda de Microsoft, Apple finalmente era rentable de nuevo.

 

También en 1998, Jobs contrató a un ejecutivo llamado Tim Cook para dirigir las operaciones mundiales de Apple. Cook se quedaría en la compañía y se acabaría convirtiendo en director de operaciones.

 

Jobs necesitaba ayuda. En este punto, Jobs era CEO de Apple y Pixar Studios, de la cual se había convertido en accionista principal en 1986 tras financiarla con 10 millones de dólares. Jobs, de hecho, aparece como productor ejecutivo de Toy Story (1995).

 

Entre bastidores, Jobs también estaba haciendo grandes cambios para los empleados de Apple. Con Jobs, la cafetería de Apple ofrecía comidas mucho mejores y los empleados tenían prohibido llevar sus mascotas al campus. Quería que todos se concentraran en Apple.

 

Casi exactamente un año después de recibir la inversión de Microsoft, en agosto de 1998, Apple lanzaría el iMac, un equipo todo en uno de alto rendimiento, diseñado por Jobs y el nuevo talento de la compañía, Jonathan Ive.

 

El iMac se produjo en varios colores, era la primera vez que el mundo probaba las sensibilidades del diseño de Ive. Este primer iMac fue un éxito muy necesitado por la compañía y vendió 800.000 unidades en sus primeros cinco meses.

 

Jobs originalmente había lanzado el nombre 'MacMan' para este nuevo Mac. Fue Ken Segall, un ejecutivo de la agencia de publicidad de Apple en ese momento, quien sugirió iMac. La 'i' era por 'internet', ya que solo se necesitaban dos pasos para conectarse a la web. Pero Apple también ha dicho que representa "individualidad" e "innovación".

 

Esa manera de bautizar los productos se mantendría dentro de la compañía. En 1999, Apple presentó el iBook, una máquina extraña que intentó replicar el éxito del iMac como una computadora portátil básica.

 

Pero el siguiente movimiento realmente impactante de Apple llegaría en 2001, cuando lanzó Mac OS X. Mientras que Apple no había innovado mucho con Mac OS 8 y 9, OS X implicó un rediseño drástico, basado principalmente en la tecnología Unix y BSD que eran el núcleo de las computadoras de NeXT.

 

A partir de aquí, las cosas comenzaron a moverse muy rápido para Apple. Más tarde en 2001, Apple abriría sus primeras tiendas en Virginia y California.

 

En octubre, Apple daría sus primeros pasos más allá del Mac con el iPod, un reproductor de música digital que prometía "1.000 canciones en el bolsillo". El iPod realmente tuvo un comienzo lento, en gran parte porque se vendía a partir de 399 dólares (unos 370 euros) y solo funcionaba con Mac.

 

En 2003, Apple abrió iTunes Music Store, con su nuevo modelo de precios a 0,99 dólares por canción, para convertir el iPod en el centro de un universo de medios digitales. En esa misma época, tanto iTunes como el iPod llegaron a Windows, lo que hizo que Apple saltara de verdad al mundo de la música.

 

Pero en 2003, Jobs recibió algunas noticias que ensombrecerían los buenos tiempos en Apple: tenía cáncer de páncreas. Lo mantuvo en secreto hasta compartirlo con los empleados en 2004.

 

En solo seis años, Apple pasó de ser el hazmerreír a un jugador serio en el mundo tecnológico. Y de 2003 a 2006, pasó de alrededor de 6 dólares por acción a aproximadamente 80 dólares por acción. Apple aún estaba rezagado respecto a Microsoft en cuota de mercado, pero estaba ganando mucho dinero. Famosos como U2 y John Mayer fueron llamados para eventos de la compañía.

 

En 2004, Jobs impulsó el 'Project Purple' (proyecto púrpura), bajo su supervisión y con Ive al frente, para desarrollar un dispositivo con pantalla táctil. En un principio, Jobs imaginaba una tableta, pero finalmente se convirtió en un prototipo de teléfono móvil.

 

La línea de iPod también creció lentamente. En 2005, ya existían el iPod, el iPod Mini, el iPod Nano y el iPod Shuffle, en orden de tamaño descendente. Ese mismo año también se vivió la presentación del primer iPod con vídeo, junto con la capacidad de comprar películas y vídeos en iTunes.

 

En 2005, Motorola presentó el ROKR, un teléfono que creó en asociación con Apple. Fue el primer teléfono que podía reproducir música desde iTunes Music Store. Pero solo podía almacenar 100 canciones debido a un límite en su software.

 

En 2006, Jobs hizo un gran cambio que probablemente salvó a Mac. El ex-CEO John Sculley había apostado el futuro de Apple en el costoso procesador PowerPC, mientras que los principales fabricantes de computadoras de Windows se habían quedado con Intel. Significaba que los Mac eran más caros de comprar y más difíciles de desarrollar. Pero en 2006, Apple presentó la primera MacBook Pro junto a una nueva iMac, ambas con procesadores Intel.

 

También significaba que por primera vez se podía instalar Windows en una Mac.

 

Apple estaba en la cresta de la ola. En 2006, se inauguró la Apple Store en Manhattan. Su singular estructura de vidrio la ha convertido en un lugar de peregrinación dentro de la ciudad de Nueva York.

 

Pero en este punto, la salud de Jobs estaba decayendo, y los más observadores empezaron a darse cuenta. Mira lo delgado que está aquí Jobs, mientras estrecha la mano al CEO de Disney, Bob Iger, en un evento de Apple en 2006.

 

Aun así, 2006 también marcó una victoria personal para Jobs. Llegó a enviar este correo electrónico a todos los empleados de Apple: "Equipo, resulta que Michael Dell no era perfecto para predecir el futuro. Según en el cierre de la bolsa de hoy, Apple vale más que Dell. Las acciones suben y bajan, y las cosas pueden ser diferentes mañana, pero pensé que merecía un momento de reflexión hoy. Steve".

 

Después de años de especulaciones, Jobs desvelaría oficialmente el iPhone en la Macworld Expo de enero de 2007. Combinó las características de música del iPod con una pantalla táctil elegante y sensible que no necesitaba de lápiz óptico, a diferencia de la mayoría de los dispositivos móviles de la época. Y Safari fue el primer navegador web con todas las funciones de un navegador convencional para móviles.

 

Los medios lo llamaron el "móvil de Jesús". Fans entusiasmados acamparon frente a las Apple Store para hacerse con el dispositivo el primer día.

 

El iPhone fue un éxito masivo: en los primeros 74 días desde su lanzamiento vendió un millón de unidades.

 

En 2008, Apple lanzó la primera gran actualización de iPhone: el iPhone 3GS. Tenía velocidades de red más rápidas, claro, pero el mayor cambio fue una cosa llamada App Store que permitía instalar software de desarrolladores que no eran de Apple. En su lanzamiento, la App Store tenía 500 aplicaciones.

 

El célebre inversor de riesgo John Doerr, de Kleiner, Perkins, Caufield & Byers, subió al escenario para anunciar un iFund de 100 millones de dólares para desarrolladores de aplicaciones. Era el inicio de la economía de las aplicaciones y Apple dejaba atrás a Microsoft.

 

Aun así, la salud de Jobs seguía ensombreciendo a Apple. En agosto de 2008, Bloomberg publicó accidentalmente un obituario de 2.500 palabras sobre Jobs. En un discurso pronunciado en septiembre de 2008, Jobs se burló de lo ocurrido.

 

En 2009, Tim Cook fue nombrado CEO interino mientras Jobs se tomaba la primera de sus tres largas bajas médicas. Incluso a la vuelta de Jobs, Cook se convirtió en un habitual de las presentaciones de Apple. Cuando Jobs volvió, su pronóstico era "excelente".

 

En 2010, Jobs finalmente presentó el iPad de Apple, la tablet que había deseado desde principios de la década de los 2000.

 

El iPhone y el iPad accidentalmente comenzaron una guerra de estándares de Internet. Jobs pensó que Adobe Flash, el estándar de facto para el contenido web interactivo, era lento e inseguro. Así que los dispositivos móviles de Apple no lo usaban. Un Adobe abandonado, reconociendo la amenaza que esto representaba para su negocio, sacó anuncios en revistas rogándole a Apple que lo reconsiderara, pero la campaña fue en vano.

 

A principios de 2011, durante la última de sus bajas médicas, Jobs protagonizó sus últimas dos presentaciones de productos: una en marzo para el iPad 2 y otra en junio para el servicio iCloud.

 

Jobs realizó su última aparición pública en junio de 2011, en la que propuso un nuevo campus de Apple para el ayuntamiento de Cupertino. Después de años de construcción, Apple Park —el famoso campus tipo nave espacial— se inauguró en 2017.

 

Jobs renunció a su cargo de CEO de Apple el 24 de agosto de 2011, aceptando un papel como presidente, después de que recayese de su cáncer de páncreas. Poco después, Jobs murió el 5 de octubre de 2011, trabajando para Apple hasta el día anterior a su muerte. Esa noche, las banderas de Apple ondearon a media asta, señala Business Insider.

 

Tim Cook recibió el visto bueno como CEO a tiempo completo tras la dimisión de Jobs. Apple ha seguido creciendo bajo el mando de Cook, convirtiéndose en la primera compañía estadounidense en superar los dos billones de capitalización bursátil. El resto, como dicen, es historia.

Temas relacionados
Tecnología en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído