Los 12 errores más comunes al invertir en criptomonedas

En múltiples ocasiones, agentes malintencionados han difundido noticias falsas sobre criptoactivos para influir en el precio del Bitcoin.
08/05/2023 - 10:06hs
Los 12 errores más comunes al invertir en criptomonedas

Algunos de los errores más comunes al invertir en criptomonedas son irreversibles y pueden tener consecuencias trágicas para tus finanzas. La empresa especializada en gestión de patrimonios Julius Bär ofrece un listado con los 12 fallos más habituales.

No estar preparado emocionalmente

Los precios de los criptoactivos están sujetos a una volatilidad muy alta, pero no todos son conscientes de lo extremadamente volátiles que suelen ser. Como ejemplo, Bitcoin cayó más del 75% en 3 ocasiones a lo largo de su historia.

Y el resto de las criptodivisas tiene una volatilidad aún mayor. De las 10 principales criptomonedas por capitalización de mercado desde 2013, sólo una ha conseguido mantenerse en el top 10. Ocho de las diez primeras de 2013 ya no forman parte de las 800 primeras y han caído en el olvido.

De las 10 principales criptomonedas de 2016 por capitalización de mercado, únicamente tres siguen en el top 10. Es importante que los potenciales inversionistas en criptomonedas recuerden de vez en cuando que las variaciones masivas de los precios son la norma y no una excepción. Deben estar preparados emocionalmente para un viaje probablemente muy agitado, destacan.

Pensar que un precio bajo de un token es una ganga

El hecho de que un token de un criptoactivo tenga un precio por unidad extremadamente bajo no lo convierte necesariamente en una ganga. De hecho, apuntan en Julius Bär, el precio de una sola unidad de un token sin contexto es casi insignificante.

Los creadores de la criptomoneda pueden decidir el tamaño de la oferta de moneda. Se requiere el mismo esfuerzo para crear un clon de bitcoin, que tendrá una oferta máxima de 21 millones de monedas, que para uno que tendrá 21.000 millones de monedas.

Se debe verificar todo tres y hasta cuatro veces antes de realizar cualquier transacción criptográfica.
Se debe verificar todo tres y hasta cuatro veces antes de realizar cualquier transacción criptográfica.

Los inversionistas deben considerar el precio en el contexto del total de tokens en circulación, así como la dinámica de la oferta en el futuro y la promesa general de añadir valor práctico en el mundo real.

Olvidar la diversificación

Hay un adagio general en el mundo de las finanzas: "Nunca pongas todos los huevos en la misma cesta". Este alegato a favor de la diversificación es especialmente aplicable al mundo de los criptoactivos.

Es probable que el titular de un bono corporativo siga recuperando algo durante la liquidación si la empresa emisora quiebra. El propietario de una casa sigue teniendo un lugar donde vivir durante una crisis inmobiliaria.

En el ámbito de los criptoactivos, un cambio en las preferencias de los usuarios o grandes errores en el código base pueden hacer que una moneda se deprecie casi por completo de la noche a la mañana.

Al igual que es posible que un inversionista en renta variable no desee tener sólo acciones de empresas farmacéuticas, sino también títulos de otros sectores, un cripto-inversionista podría querer tener monedas o tokens de criptoactivos que presenten diferentes funciones financieras y, por tanto, posean potencialmente distintas características de movimiento de precios.

Ser víctima del FOMO

El fear-of-missing-out, abreviado en la sigla FOMO, y que podría definirse como el miedo a estar perdiéndose algo importante, es casi omnipresente en el ámbito de las divisas digitales. Caer en él es otro de los errores al invertir en criptomonedas.

Las transacciones basadas en la cadena de bloques son generalmente irreversibles, por lo que los errores tipográficos son una amenaza.
Las transacciones basadas en la cadena de bloques son generalmente irreversibles, por lo que los errores tipográficos son una amenaza.

Una de cada dos publicaciones relacionadas con la posible evolución futura del precio de las criptomonedas suele ir acompañada de proyecciones de que el precio se disparará "hasta la luna", a menudo seguidas de múltiples signos de dólar y emojis de cohetes.

Es difícil no dejarse arrastrar por la ola de optimismo sobre posibles riquezas futuras, sobre todo cuando el gráfico de los precios parece una línea verde que se dispara hacia el cielo. Los inversionistas deben actuar siempre con la mayor sensatez posible. Los 2 mayores enemigos del inversionista son la codicia y el miedo.

Cuando leas un artículo extremadamente positivo sobre una moneda o un token, especialmente si tiene una baja capitalización de mercado, comprueba varias veces la validez de la información.

El hecho de que una moneda haya tenido un rendimiento espectacular en tiempos recientes no significa necesariamente que esta tendencia vaya a continuar. Por ello, hay que actuar siempre con la diligencia debida.

En múltiples ocasiones, agentes malintencionados han difundido noticias falsas sobre criptoactivos para influir en su precio. Los esquemas pump and dump, con los que se busca aumentar fraudulentamente el precio de un activo mediante la manipulación o falsificación de información, no son infrecuentes en el sector. Cuando veas que un influencer publica algo positivo sobre una criptomoneda, pregúntate si le están pagando y, si es así, quién lo hace.

Ser víctima de una estafa

Si hay algo que puede ser aún peor que comprar un producto a un precio muy exagerado, es comprar algo que no tuvo ningún valor desde un principio. Por desgracia, la novedad de las criptomonedas ha atraído a muchos estafadores a este sector.

No se deben mantener todos los fondos en una empresa con un pasado poco claro.
No se deben mantener todos los fondos en una empresa con un pasado poco claro.

Los esquemas Ponzi han proliferado en este sector, a menudo por medio de los llamados programas de inversión de alto rendimiento. Empresas como PlusToken, USI Tech, OneCoin y Bitconnect lograron estafar, cada una, varios cientos de millones de dólares a particulares.

La firma de análisis de datos de Blockchain Chainalysis estima incluso que los estafadores fueron capaces de robar más de 7.700 millones de dólares en 2021, lo cual representa un aumento del 81% con respecto al año anterior.

Las criptomonedas se han convertido en una "estafa piramidal posmoderna" y su caída es una oportunidad para regularlas, afirma el premio Nobel de Economía, Paul Krugman.

Para evitar este tipo de estafas, recomiendan, suele ser útil leerse el libro blanco publicado. Dicho documento está disponible para la mayoría de los criptoactivos y detalla qué problema busca resolver y cómo piensa hacerlo. Si no se cuenta con un libro blanco o se tiene uno que no resiste el escrutinio intelectual, debe encenderse una señal de alarma.

También ayuda buscar las credenciales de los principales contribuyentes. ¿Qué experiencia tienen en el campo de los criptoactivos?, ¿han infringido la ley alguna vez? Otro indicador es quién más está invirtiendo.

Invertir dinero que no podés permitirte perder

Este consejo para evitar los errores más comunes al invertir en criptomonedas se aplica a cualquier tipo de inversión. De hecho es una de las reglas de oro. La inversión debe ser siempre un proceso en el que se trabaje en retrospectiva.

Perder la clave privada, una cadena de números y letras necesaria para realizar transacciones criptográficas, significa perder el acceso a los fondos asociados.
Perder la clave privada, una cadena de números y letras necesaria para realizar transacciones criptográficas, significa perder el acceso a los fondos asociados.

Pregúntate cuáles son tus objetivos financieros (por ejemplo, una casa en 5 años, una gran donación en 10 años, un portafolio amplio y bien diversificado al llegar a la edad de jubilación) y, a continuación, piensa qué tipo de combinación de activos va a maximizar las posibilidades de alcanzarlos.

Olvidar las contraseñas

Si pierdes tus tarjetas bancarias, puedes ir a una sucursal del banco y obtener otra de reemplazo. No es el fin del mundo. Siempre que puedas demostrar tu identidad con un documento como el pasaporte o el permiso de conducir, tendrás acceso a tus fondos. Esto no es así en el ámbito de los criptoactivos, si decides asumir la custodia por tu propia cuenta.

Perder la clave privada, una cadena de números y letras necesaria para realizar transacciones criptográficas, significa perder el acceso a los fondos asociados. Ya no hay vuelta atrás.

Si decides almacenar los criptoactivos por tu cuenta, es primordial guardar las contraseñas de manera que puedan recuperarse de forma fiable. Ten siempre al menos una copia de seguridad bien protegida de tus contraseñas.

No proteger bien las contraseñas

Aunque es importante tener copias de seguridad de las contraseñas que se puedan recuperar de forma fiable, también es primordial que la contraseña no pueda ser recuperada por nadie más que no seas tú mismo. Al crear una contraseña para tus fondos en criptomonedas, señalan en Julius Bär, deben aplicarse las reglas generales relativas a cualquier contraseña

  • No utilizar nunca la misma contraseña para tus cripto-fondos que la que ya utilizas para tu cuenta de correo electrónico u otras credenciales de acceso.
  • No elijas contraseñas que hayas utilizado anteriormente.
  • No te centres en la información personal, por ejemplo, el nombre de tu cónyuge o tu fecha de cumpleaños.
  • Evita segmentos fáciles de adivinar en su contraseña, como "1234" o "contraseña".
  • La longitud tiende a incrementar la complejidad, por ejemplo, "3e&%Bt" tarda aproximadamente 4 minutos en descifrarse según randomize.com, mientras que para descifrar "rang8brownJBsquareROUTE12&%?" se tardaría mil cuatrillones (mil millones x mil millones x mil millones) de años en un ataque de fuerza bruta.
  • Se desaconseja guardar la contraseña en un archivo Word en el escritorio. Tampoco es buena idea tener la contraseña impresa en un papel y guardarlo a la vista en el cajón superior de la mesa de noche. Los mejores lugares de almacenamiento son los lugares físicos, como las cajas fuertes ocultas y las bóvedas de los bancos.
Bitcoin es un activo 100% digital, aunque los medios lo representen como una moneda física.
Bitcoin es un activo 100% digital, aunque los medios lo representen como una moneda física.

Confiar las contraseñas a empresas poco seguras

En lugar de almacenar las criptomonedas por cuenta propia, un custodio podría encargarse del proceso de almacenamiento. Sin embargo, los inversionistas deben ser muy cuidadosos con respecto a quiénes confían sus criptoactivos. Las bolsas de criptoactivos pueden parecer la solución más conveniente, pero a veces se han visto episodios en los que la custodia ha resultado ser insatisfactoria.

Mt. Gox, NiceHash, Coincheck, Zaif, BitMart y Cream Finance son sólo una muestra de las plataformas de criptomonedas que en los últimos años han perdido fondos de los inversionistas por valor de 45,3 millones de euros (50 millones de dólares) o más. Mark Cuban asegura que para emprender y convertirte en millonario debes empezar con tu propio dinero y explica por qué

No se deben mantener todos los fondos en una empresa con un pasado poco claro, una estructura de cumplimiento dudosa y que esté domiciliada en una parte del mundo en la que no se aplican normas estrictas de protección de los inversionistas.

En múltiples ocasiones, agentes malintencionados han difundido noticias falsas sobre criptoactivos para influir en su precio.
En múltiples ocasiones, agentes malintencionados han difundido noticias falsas sobre criptoactivos para influir en su precio.

Los fondos que no necesitan estar disponibles deben mantenerse en el llamado almacenamiento en frío, un método que es más seguro, pero que requiere más tiempo para que estén disponibles cuando se necesiten en las transacciones. Por otro lado, los fondos que deben estar disponibles de inmediato deben mantenerse en las llamadas soluciones de almacenamiento en caliente.

Presumir en línea del patrimonio en criptomonedas

Presumir en Internet de haberte hecho rico con las criptomonedas es similar a gritar en la plaza más grande del mundo a todos los ciberdelincuentes: "Eh, conmigo obtendrán un buen botín".

Aunque para algunos puede ser tentador publicar una captura de pantalla del saldo de la criptobilletera en las redes sociales después de un período de gran rendimiento, no es prudente hacerlo. Alardear en las de cualquier ganancia obtenida con criptoactivos equivale a pintarse una diana en la espalda.

Cometer errores tipográficos en las transacciones

La inmutabilidad del registro contable de la cadena de bloques es, en general, un punto fuerte de la tecnología, pero también tiene su lado oscuro. Los errores en las transacciones pueden conllevar un costo exorbitante.

Cuando se teclea un código bancario erróneo en una transacción financiera tradicional, el problema resultante puede revertirse con bastante facilidad. Esto no ocurre prácticamente nunca con las transacciones basadas en la cadena de bloques.

En la gran mayoría de los casos, lo hecho, hecho está. Las transacciones basadas en la cadena de bloques son generalmente irreversibles, por lo que los errores tipográficos son una amenaza.

Algunos comparan la inversión en Bitcoin con una ruleta.
Algunos comparan la inversión en Bitcoin con una ruleta.

Son muchas las historias de personas que vieron cómo se les descontaban los fondos de sus billeteras sin que se transfirieran al destino correcto porque habían cometido un error tipográfico al teclear la dirección del destinatario, el llamado "error de dedo gordo".

El 14 de diciembre de 2021, un comerciante NFT quiso vender un ejemplar especialmente raro por 75 ethers, el equivalente aproximado a 300.000 dólares. Desgraciadamente, escribió 0,75 ether en lugar de 75, por lo que se vendió por apenas 3.000 dólares.

Se debe verificar todo tres y hasta cuatro veces antes de realizar cualquier transacción criptográfica. Las repercusiones de un error tipográfico son mucho más graves en comparación con las transacciones en el mundo financiero tradicional.

No pensar en el fisco

Benjamín Franklin, recuerdan en Julius Bär, dijo una vez: "En este mundo, nada es seguro, excepto la muerte y los impuestos". Desconocer las normas tributarias es un error habitual al invertir en criptomonedas. En primer lugar, destacan, los inversionistas deben conocer cómo trata su jurisdicción a los criptoactivos.

¿Se aplica un impuesto sobre el patrimonio a las participaciones? ¿Los beneficios se clasifican como ingresos ordinarios, como ganancia de capital o, tal vez, como hecho imponible?

En segundo lugar, los inversionistas tendrán que acumular los fondos necesarios. Gastar todos los beneficios generados por las criptomonedas en lujosas vacaciones podría acarrear sorpresas desagradables cuando llegue el momento de la próxima declaración de impuestos.

Temas relacionados