iProfesional

Conversamos con Cecilia Sagol de Educ.ar sobre acceso, apropiación, uso y aprendizaje en el entorno de las tecnologías digitales.
Por iProfesional
06/10/2016 - 00,10hs

Las nuevas tecnologías digitales impactan en diversos aspectos de nuestra vida en sociedad. Principalmente por haber cambiado nuestras formas de informarnos, de entretenernos y también de comunicarnos entre nosotros. Pero sin dudas, una de las áreas que mayores cambios está viviendo es la educación. No solo desde el punto de vista de la introducción de herramientas digitales al ámbito escolar, sino también por los diferentes modos de aprender que traen aparejado estas tecnologías.

A Cecilia Sagol, semióloga, autora y editora de contenidos educativos (especialmente digitales), su trayectoria la convierte en una voz autorizada para el análisis del impacto de las TIC (Tecnologías de la información y comunicación) en el aula. Desde hace más de 15 años trabaja en el Ministerio de Educación. Ha sido, durante muchos años, la coordinadora de contenidos del Portal Educ.ar, uno de los principales sitios con recursos educativos digitales que existen en Argentina, y actualmente es la coordinadora de proyectos especiales.

TIC: acceso, apropiación, uso y aprendizaje en red

Una de las primeras cuestiones a analizar es el acceso que se tiene a los dispositivos. En ese sentido, Sagol sostiene que "la apropiación por parte de los chicos de estas herramientas ha avanzado mucho en los últimos años. Los programas educativos han apoyado mucho esto, no solo a partir de garantizar el acceso material a computadoras, sino también de generar capacidad en docentes y escuelas para acompañarlos."

Es decir, que una vez que se tiene acceso, es importante empezar a plantear la cuestión de las competencias y su desarrollo. Y para ello, los docentes, tutores o mediadores juegan un papel clave, ya que se requiere que tomen el desafío de introducir lo digital en los procesos de enseñanza.

Solo así se podrá explotar las grandes posibilidades que nos ofrecen estas tecnologías para desarrollar la creatividad y la innovación de los chicos y chicas "deberíamos esperar que la apropiación no pase por manejar una computadora, sino por hacer algo a partir de ese medio, y de la información a la cual nos permite acceder". (...)

Cuando buscamos ejemplos concretos acerca de cuál sería una forma de apropiación de las TIC para fomentar la innovación en materia educativa encontramos que "fomentar el acceso de los chicos a la programación, es una forma muy avanzada de apropiación".

Existen numerosos proyectos en donde se busca que los más jóvenes se involucren y aprendan de programación, por ejemplo Program.ar/ que es llevada adelante por la Fundación Sadosky, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. El mismo propone acercar la enseñanza y el aprendizaje significativa de computación a las escuelas argentinas.

Al aprender a programar, se desarrollan habilidades de pensamiento que sirven para cualquier tipo de actividades tales como: la capacidad de abstracción y de planificación, la descomposición de problemas y el trabajo en equipo, entre otras. La comprensión acerca del funcionamiento de tecnología informática resulta como fundamental para la construcción de una ciudadanía en el presente.

A su vez, la autora nos invita a reflexionar también acerca de "la cultura del autoaprendizaje, o el aprendizaje a través de comunidades de pares, prácticas cada vez más habituales entre los jóvenes". Al respecto, podemos remarcar como muestras de esto la cantidad de adolescentes que estudian o hacen sus deberes escolares apoyándose en los recursos web, como ser tutoriales de Youtube, artículos de Wikipedia, o bien la búsqueda de contenidos en diversos sitios o redes sociales. Siendo importante el rol del docente, que debe fomentar el uso reflexivo y crítico de estas herramientas. Esto es, tener un análisis acerca de la veracidad de las fuentes y los contenidos que se presentan.

Ciudadanía y Participación en los medios digitales

"La ciudadanía digital es un campo muy interesante, porque combina un espacio de reflexión y estudio, pero también de práctica. Se podría definir como un campo multidisciplinario de saberes, para redefinir las relaciones y los intercambios de los ciudadanos y los grupos sociales con el Estado, y unos con otros, y sobre todo crear nuevas formas para contribuir a la inclusión, el trabajo colectivo y la innovación."

Son numerosas las iniciativas, programas o proyectos que buscan fomentar el desarrollo y la construcción de la ciudadanía en el ambiente digital. Para que sean espacios en donde las personas puedan ver garantizados sus derechos (a la educación, comunicación, al acceso, a la salud, a la participación, al entretenimiento, a la privacidad y seguridad, etc.) y en donde también deban cumplir con sus respectivas obligaciones (uso ético, respeto hacia el otro y hacia la comunidad, etc.). El foco está puesto en fomentar el uso de las TIC, empoderando a los sujetos para que lo hagan de una manera responsable, apropiándose de las oportunidades y teniendo en cuenta los posibles riesgos que pueden devenir de su uso.

En cuanto a la participación, Cecilia Sagol nos cuenta "se producen, todos los días y en todas partes, muchísimas prácticas espontáneas que sirven para que la ciudadanía tome protagonismo. Ejemplos: las convocatorias a movilizaciones por redes sociales, sitios comunitarios, Chequeado.com. Hasta los Estados tuvieron algunas iniciativas, sobre todo a partir de la famosa campaña de Obama". Y es contundente en su postura positivista "la verdad es que si uno piensa en los jóvenes de hoy en formación, y estas posibilidades, todo lo que pueden hacer, no puede menos que entusiasmarse. Es una gran oportunidad, hay mucho futuro".

Rol de los adultos

Cuando reflexionamos acerca del mundo digital, vemos que existen grandes diferencias en cuanto al uso de estas herramientas entre chicos y adultos. No siendo por esta razón que los más grandes deban excluirse del tema, sino por el contrario. "Hay un texto de Henry Jenkins que plantea que, si bien parece que los chicos manejan muy bien la tecnología y el mundo digital, el rol de los adultos es central en tres aspectos: 1) ayudarlos a construir una perspectiva crítica sobre la información del mundo digital; 2) acompañarlos en un plano ético de uso responsable de las TIC, para no dañar y no ser dañados; y 3) conjurar de alguna manera la brecha digital, porque no todos los chicos tienen las mismas oportunidades de experimentar y adquirir competencias con dispositivos por su cuenta.", plantea Sagol. Llegando a la conclusión que el acompañamiento del adulto debe ser permanente, sobretodo para alimentar con conocimiento y experiencia estas prácticas juveniles.

En cuanto a lo específico de las familias, "la idea es, como en todos los aspectos de la paternidad o la maternidad, acompañar a los chicos lo más que uno pueda, de acuerdo a sus posibilidades y a lo que los propios chicos permitan. Aplica a todos los planos, y cada uno tiene sus medidas de acuerdo a sus criterios, a su evaluación de los hijos, etc." El estar con los más jóvenes, acompañarlos, fomentando el diálogo y logrando en suma empatía con ellos, puede darse sin tener conocimientos técnicos acerca de la web y el mundo digital. "De todos modos, lo ideal es que padres y docentes nos convirtamos también en usuarios responsables, críticos innovadores del mundo digital. En este caso, se va a producir un diálogo riquísimo."

El desafío de la integración

A modo de conclusión podemos afirmar que para los próximos años los esfuerzos en materia educativa deben estar dirigidos hacia la integración completa de los dispositivos digitales en la enseñanza y aprendizaje de los chicos. "Creo que el desafío pasa por la integración de la TIC en forma natural y curricular, a los procesos de enseñanza. No que sea simplemente un "chiche" para hacer mejor el power point, sino que sea el ambiente principal del aprendizaje, potenciando todas sus opciones". En este sentido, Cecilia nos señala diversos temas que debemos fomentar "seguir temas científicos en tiempo real, trabajar con big data, formar comunidades globales, alentar los PLE (Entornos Personales de Aprendizaje), utilizar para ajustar y actualizar fuentes y como dije antes el tema de la programación, como una nueva matemática y forma de soberanía".

El desafío entonces es, sin lugar a dudas, aprender y enseñar de otra manera. Y en eso, no cabe otra opción que incluir a las tecnologías digitales.