Acusan a Juul de vender un millón de cápsulas para cigarrillos electrónicos contaminadas

La denuncia la realizó Siddharth Breja, quien demandó a la empresa por su despido cuando se desempeñaba como vicepresidente senior de finanzas
Por iProfesional
31/10/2019 - 10,50hs
Acusan a Juul de vender un millón de cápsulas para cigarrillos electrónicos contaminadas

Juul, líder del mercado de cigarrillos electrónicos en Estados Unidos, habría vendido un millón de cápsulas contaminadas, sabiendo que el producto no se encontraba en buen estado.

Así lo denunció el ex directivo Siddharth Breja, quien demandó a la empresa por su despido y explicó detalles de la estrategia comercial de los cigarrillos electrónicos saborizados, un producto polémico debido a que su consumo y el de otros artículos electrónicos de tabaco han sido considerados una epidemia entre los jóvenes de Estados Unidos y un problema de salud pública.

Breja aseguró que Juul retiró el año pasado del mercado sus populares sabores como el de mango y nata, con gran éxito entre los más jóvenes, porque tenían la certeza de que estos consumidores se pasarían al mentolado, una respuesta comercial para la que ya se habría preparado previamente la compañía.

Sin embargo, el cofundador de Juul Adam Bowen dijo en ese momento públicamente que la compañía estaba dispuesta a reducir las ventas para "hacer lo correcto y evitar el uso entre los menores" de Juul, cuando en el ámbito interno afirmaba que "sólo es necesario tener un coeficiente intelectual de 5 para saber que cuando los clientes no encuentran mango comprarán el sabor mentolado", según la denuncia.

Las ventas de cartuchos sabor mentolado aumentaron después de que los sabores dulces fueron retirados de las tiendas. Las cápsulas representaron aproximadamente dos tercios de las ventas totales de Juul en febrero de 2019, frente a aproximadamente un tercio del septiembre anterior, añade la demanda.

Breja era vicepresidente senior de finanzas y fue despedido a inicios de 2019. Luego presentó una demanda en la que alega que le fue rescindido su contrato después de oponerse a las prácticas de la compañía, incluido el envío de las cápsulas con sabor contaminadas y no enumerar las fechas de vencimiento de los productos Juul.

La denuncia revela una supuesta política de intimidación al interior por parte de la compañía formada en 2015, y asegura que fue despedido en represalia por ir en contra de la política empresarial. Además, describió una cultura "imprudente" en Juul, impulsada principalmente por el ex CEO de la compañía Kevin Burns, quien fue reemplazado en una reestructuración administrativa el mes pasado.

Si bien no detalla cómo ocurrió el problema de contaminación de los cigarrillos electrónicos, el ex empleado sostuvo que la compañía vendió a sabiendas al menos un millón de cápsulas contaminadas con sabor a menta y se negó a retirarlas.