Más artículos

Productores de bioetanol donarán 150.000 litros para la fabricación de alcohol en gel

Productores de bioetanol donarán 150.000 litros para la fabricación de alcohol en gel
Desde la cámara del sector afirman que se trata de una cuestión de "responsabilidad social empresaria". Coordinarán con gobiernos provinciales
19.03.2020 15.27hs Actualidad

La Cámara de Bioetanol de Maíz (Biomaíz) anunció este jueves que productores de Córdoba, San Luis y Santa Fe donarán 150.000 litros del producto a los respectivos gobiernos provinciales para la fabricación de alcohol en gel, a fin de prevenir el coronavirus.

Los productores que integran la entidad empresaria aportarán así un insumo básico para la producción alcohol en gel, ya que con el maíz se produce etanol, del cual tras algunas destilaciones se obtiene alcohol.

"Nadie está ajeno a lo que está sucediendo en la Argentina y en el mundo, y queremos poner nuestro granito de arena para que no haya faltantes en la provisión de este producto básico que sirve para la protección de todos y cada uno de los argentinos", sostuvo el director ejecutivo de la entidad, Patrick Adam.

"Es una cuestión de responsabilidad social empresaria que va mucho más allá del difícil momento que está atravesando nuestro sector", agregó Adam.

Según detalló en un comunicado, la actividad "vive momentos complicados por un persistente congelamiento del precio del bioetanol".

Alcohol en gel: quién lo inventó y para qué

En 1966, Lupe Hernández, una estudiante de enfermería de Bakersfield, una pequeña ciudad ubicada 160 kilómetros al norte de Los Angeles, en California, tuvo un sueño: estaba trabajando en un lugar donde no había jabón ni agua caliente. ¿Cómo hacía para desinfectarse las manos? Entonces la joven pensó que podía salvar la situación con alcohol en gel. Sólo que el alcohol en gel no existía.

Al despertarse, se propuso convertirlo en realidad. Ahora Bakersfield no se distingue sólo por la cantidad y la calidad de su música country, ni tampoco por sus abundantes pozos petroleros. Ahora es, sobre todo, la tierra natal del alcohol en gel. Y ese, qué duda cabe es su principal aporte a la historia de la humanidad.

La historia cuenta que se dio cuenta de que el alcohol suministrado a través de un gel podía limpiar las manos en una situación en la que no había acceso a jabón y agua caliente. Llamó a una línea telefónica sobre inventos de la que había oído hablar en la televisión y registró la patente. Su invento comenzó a producirse al poco tiempo, en el ámbito restringido de hospitales, clínicas y profesionales de la salud, que son muchos, pero no toda la humanidad.

En 1988, sin embargo, una empresa se animó a producir alcohol en gel para todo el mundo, es decir, a producirlo para su venta comercial en la farmacia de su barrio.

La empresa se llamaba Gojo, y el nombre de fantasía del producto fue Purell. 21 años después, en 2009, de la mano de la gripe porcina H1N1, el  producto se convirtió en el mejor amigo de los precavidos. Fue entonces cuando el invento de Lupe explotó definitivamente.

Pasada la gripe, su uso quedó establecido en cada lugar donde sea especialmente necesario cuidar las condiciones sanitarias. La pandemia de coronavirus, posiblemente, es la mayor oportunidad que ha tenido el alcohol en gel en toda su historia.

El alcohol en gel llegó para quedarse y aquella estudiante de enfermería o sus descendientes seguramente recibirán una cantidad muy razonable de regalías anuales. Bien merecidos se los tienen.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Actualidad
Te puede interesar