Más artículos
El drama del coronavirus en Nueva York: más de 3.500 muertos, morgues colapsadas y hospitales de campaña

El drama del coronavirus en Nueva York: más de 3.500 muertos, morgues colapsadas y hospitales de campaña

El drama del coronavirus en Nueva York: más de 3.500 muertos, morgues colapsadas y hospitales de campaña
Con más de 400 mil casos positivos, Estados Unidos es el epicentro global de la covid-19, que ya causó un total de 12.936 muertes en el país
08.04.2020 17.49hs Actualidad

Estados Unidos sobrepasó hoy los 400.000 infectados por el brote de coronavirus, que tiene prácticamente paralizado al país, mientras la Casa Blanca advirtió que podría haber una segunda ola de contagios si no se respetan las medidas de aislamiento.Con 401.166 casos, Estados Unidos es el epicentro global de la covid-19, que ya causó un total de 12.936 muertes en el país, según datos de la universidad norteamericana Johns Hopkins.

Pese a la expansión acelerada de la enfermedad y a que la Casa Blanca dijo que espera por lo menos 100.000 muertos en el país por la pandemia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechazó declarar una cuarentena nacional y delegó esa decisión en los gobernadores de cada estado.

La crisis sanitaria ya se cobró 701.000 puestos de trabajo por la caída de la actividad económica, que ha disparado el desempleo a 4,4%, el peor índice desde la última crisis financiera en 2008.

Para paliar esta situación, el Congreso de Estados Unidos analizaba hoy un paquete de asistencia adicional para contener el impacto económico del coronavirus, apenas días después de la entrado en vigor del mayor estímulo fiscal de la historia de 2 billones de dólares.

La situación es particularmente crítica en la ciudad de Nueva York, epicentro nacional de la pandemia, donde más de 3.500 personas fallecieron por la enfermedad, que ha golpeado con fuerza a las minorías.

El alcalde de la ciudad, el demócrata Bill de Blasio, reconoció hoy una "clara desigualdad" en cómo la pandemia está afectando a las diferentes comunidades, en especial a los latinos.

 

Según los primeros datos preliminares difundidos por el intendente, 34% de los neoyorquinos muertos eran latinos -que a su vez representan el 29% de la población local-, 28% eran afroamericanos -22% del total de habitantes-, 27% blancos -32% de la población local-, y 7% asiáticos -14% del total de habitantes-.

Estas cifras parciales sobre los decesos, al igual que las del parte oficial, no incluyen a cientos de personas que murieron por el coronavirus en sus casas, según recordó hoy De Blasio a la cadena Fox 5.

Nueva York colapsado

Philip Tassi advierte que el cementerio donde trabaja está desbordado de pedidos, pero aquí no hay tiempo para pausas: el gobierno de Nueva York acaba de anunciar que entre el lunes y martes se registró un nuevo récord de 731 muertes por el coronavirus en el estado.

"El número de solicitudes de entierros y cremaciones que tenemos está subiendo 300% probablemente", dice Tassi sobre el camposanto de Ferncliff en Westchester, pocos kilómetros al norte de Manhattan.Por ese crematorio pasan ahora hasta 20 cuerpos en jornadas laborales de 16 horas, los siete días de la semana. Pero incluso así, operando al máximo de capacidad, la agenda está colmada hasta fines de la próxima semana.

La historia se repite en otros lugares de Nueva York, el epicentro de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, el país con más casos confirmados de covid-19 en el mundo.

"La mayoría de los cementerios no tienen unidades de refrigeración para una pandemia. Entonces, el problema más grande ahora es que no tenemos almacenamiento refrigerado para mantener los cuerpos aquí por largos períodos", informa BBC News.

Las funerarias también están rebasadas, y las autoridades han enviado decenas de morgues móviles o tráilers con refrigeración a hospitales y otros puntos de la ciudad para evitar que los cadáveres se acumulen sin un lugar que los reciba, como ha ocurrido en otros países golpeados por el virus.

La pandemia ha transformado Nueva York: nunca la ciudad estuvo tan quieta y callada por tanto tiempo, al punto que puedes cruzar sus avenidas sin esperar a que el semáforo se ponga en verde o escuchar una moneda caer en la acera desierta.

El silencio apenas se rompe cuando pasa alguna ambulancia con la sirena encendida.

 

Las autoridades locales extendieron al menos hasta el 29 de abril el cierre de escuelas y comercios no esenciales, así como la prohibición de reuniones, con multas de hasta US$1.000 previstas para los infractores.

Aunque la policía no controla de forma ostensible el desplazamiento de personas, los 8,6 millones de neoyorquinos han acatado en gran medida el pedido de que permanezcan en sus domicilios todo el tiempo que puedan.La emergencia sanitaria es imposible de soslayar, incluso para quien va a ejercitarse un rato a Central Park.

Un hospital de campaña instalado allí por una organización religiosa humanitaria recibe decenas de pacientes de covid-19, y ver esas carpas blancas sobre el césped de esta ciudad rica puede estremecer.

En el Central Park de Nueva York se instaló un hospital de campaña para pacientes con coronavirus.

También han comenzado a convertir en hospital la catedral de San Juan el Divino, en Manhattan, considerada la mayor iglesia gótica del mundo.

Y los militares han transformado el centro de convenciones Javits, en la misma isla, en otro nosocomio temporario con 2.500 camas disponibles.

El objetivo es aumentar la capacidad de atención médica, que está al límite en un estado con más de 138.800 casos confirmados de coronavirus y más de 17.400 personas hospitalizadas por la enfermedad.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído
Más sobre Actualidad