02.12.2021
DÓLAR
100.25 / 106.25 0.24%
BLUE
197.50 / 200.50 -0.50%

La denuncia de la familia de una joven que murió en Córdoba: "Le dijeron que no volviera si no tenía coronavirus"

La denuncia de la familia de una joven que murió en Córdoba: "Le dijeron que no volviera si no tenía coronavirus"
Pamela Nieto, de 24 años, comenzó con fiebre, vómitos y diarrea pero no le hicieron un test porque no tenía otros síntomas compatibles con el COVID-19
Por iProfesional
23.04.2020 08.32hs Actualidad

La familia de una joven cordobesa que murió luego de tener fiebre, vómios y diarrea pero no le hicieron un test porque no tenía otros sintomas compatibles con el COVID-19 denunció que en el hospital que la atendieron le advirtieron que "no volviera si no tenía coronavirus".

Silvina Pereyra contó día a día en su cuenta de Facebook cada parte médico de su hija, Pamela Nieto, hasta el lunes 20 de abril, cuando después de pasar una semana internada en un hospital de la capital de Córdoba ​falleció.

Ahora explicó cómo fue el calvario que afrontaron en La Falda, donde vive la familia, para que atendieran a la docente de 24 años. Según denunció, como el cuadro era de fiebre, vómitos y diarrea pero no incluía otros síntomas compatibles con el COVID-19 (dolor de garganta y/o cabeza y/o dificultad para respirar), le dijeron que no volviera si no tenía coronavirus.

Los problemas para la joven, una paciente inmunosuprimida, comenzaron el sábado 4 de abril, cuando llegó con vómitos y 38 grados de fiebre a la guardia del hospital municipal de La Falda. La médica que la atendió le dijo que siguiera con reliverán (un medicamento para las nauseas) y le recomendó paracetamol para la fiebre.

"Pero le dijo que no era coronovirus. Que no vuelva si no tenía coronavirus", recordó Diego Nieto, su padre.

Al día siguiente, el cuadro de la docente de 24 años empeoró y regresaron al hospital local. Una nueva médica la atendió y, sin revisarla, le dijo que era un problema en el hígado. Ante la queja de la madre, le aplicaron un suero pero la doctora se rehusó de indicarle análisis de sangre y otra vez la mandaron a su casa, según indicó el diario Clarín.

El lunes 6, al cuadro se le agregó diarrea. Acudieron al mismo hospital, por la cercanía y la imposibilidad de trasladarse a la capital en medio de la cuarentena, y el médico que la revisó tampoco le indicó análisis de sangre porque la paciente se había realizado un estudio el 4 de marzo, según indicó su madre. El diagnóstico aquel día fue gastroenteritis.

Esperaron esas 48 horas recomendadas por el especialista. Pero nunca mejoró y comenzó a perder la audición. Dos días después, finalmente, el doctor que la recibió en el hospital apenas la vio le hizo el laboratorio. "Me dijo 'están muy mal los análisis y la tengo que trasladar, porque necesitamos más complejidad' y nos llevaron al Hospital Transito Cáceres de Allende. Quedó en coma inducido y conectada al respirador automático. Nunca más volvió", recordó su madre.

El 14 de abril, seis días antes de la muerte de Pamela, Silvina escribió en su cuenta de Facebook: "De niña por una enfermedad auto inmune perdió su función renal, hace tres años su papá le donó un riñón. Hoy se encuentra internada en el Hospital Transito Cáceres de Allende con un cuadro infeccioso severo en asistencia ventilatoria y un grave trastorno de la coagulación, motivo por el cual presenta sangrados múltiples, requiriendo altas cantidades de transfusión de glóbulos rojos, plasma y plaquetas. Que gracias al esfuerzo de médicos y hemoterapistas logramos conseguir, pero sigue necesitando y las reservas se agotan".

Sus siguientes mensajes solo pedían oraciones para su hija hasta que el 20 comunicó el fallecimiento de Pamela: "Con todo el dolor del mundo y el corazón destrozado informamos que PAME nos dejó. Volá alto, hijita, te amamos y te amaremos para siempre".

"El médico que la atendió ese miércoles que pidieron el traslado nos pidió disculpas por la mala atención de los días anteriores. Yo llevé a mi hija para que le hagan unos análisis y me la devolvieron en un cajón", remarcó su papá.

Por su parte, Lucas Viotto, el director del centro de salud de La Falda, indicó que se inició una "averiguación interna" y comunicó que fue él quien ordenó la derivación a un hospital de Córdoba.

"No había camas en el Hospital Córdoba y, luego de varios llamados, pudimos conseguir un lugar en Tránsito Cáceres de Allende", dijo. Y argumentó que "los médicos experimentados que atendieron a la chica el domingo 5 y el lunes 6 dijeron que no había necesidad de pedir estudios porque la joven estaba estable, así lo señala la historia clínica del hospital".

Temas relacionados