28.11.2021
DÓLAR
99.75 / 105.75 0.00%
BLUE
198.00 / 201.00 0.25%

Cómo recuperar la concentración en medio de tantas distracciones hogareñas

Cómo recuperar la concentración en medio de tantas distracciones hogareñas
La mente es distraída por naturaleza, pero la tecnología ha profundizado esto. En esta nota expertos comparten algunos consejos evitar distracciones
Por iProfesional
05.02.2021 20.59hs Actualidad

Existen estudios que dicen que la mente se distrae por lo menos durante el 47 por ciento del día. Y que una persona se distrae cada 40 segundos y volver a concentrarse le demanda 26 minutos. Como resultado, la que pierde es la productividad.

Para Guillermo Miguenz, Psicólogo Social y Consultor Psicológico, "nunca en la historia de la humanidad estuvimos tan sobre estimulados. La exposición a las pantallas y el hecho de hacer muchas más actividades al mismo tiempo tiene sus consecuencias. El cerebro no está preparado ya que no tiene la capacidad de estar en dos elementos a la vez, lo que hacemos es ir picando de uno a otro y eso genera estrés".

En la misma línea, Bárbara Toth, CEO FESA Group Argentina, comparte que las personas que naturalmente se focalizan más, son perseverantes y organizados, tienen una capacidad mayor de concentrarse en cada tarea. "Las personas que procrastinan más y tienen mayor dificultad de focalizarse, sufren más. Estar en casa y no tener un jefe, hace que el tiempo ‘se pase’ para estas personas y tengan la sensación de que no hicieron nada en todo el día".

A veces puede ser difícil concentrarse a la hora de hacer home office
A veces puede ser difícil concentrarse a la hora de hacer home office

Distractores

Leydis Aponte, Recruitment Specialist de intive, explica a iProfesional que la concentración es un proceso cognitivo asociado al razonamiento y la atención consciente y total, que consiste en dejar de lado todos aquellos pensamientos o recuerdos no asociados a la tarea principal. "Para que la concentración tenga lugar, todas nuestras necesidades básicas deben estar cubiertas como alimentación, hidratación, socialización y sueño saludable", expone.

Entre los factores que generan distracción figuran los estados de pensamiento que como seres humanos tenemos, y la obligación de mantenerlos "activos" de forma paralela. "Cocinar, por ejemplo, activa el pensamiento práctico mientras que redactar un mail activa el modo de pensamiento creativo", explica Aponte. "Si nosotros intentamos establecer ambos al mismo tiempo, es probable que podamos, pero alguna de las dos tareas no tendrá los mejores resultados y eso se debe a que el cerebro se agota el doble".

Otro factor que incide es el espacio que nos rodea. "Si no hacemos una correcta división de nuestros entornos para cada actividad, la concentración estará en peligro. Y no es menor tampoco el poder contar con un espacio decorado como nos gusta, con nuestros materiales de trabajo accesibles y buenas condiciones que influyen en nuestra motivación y, por ende, en nuestra concentración y productividad", agrega la vocera de intive.

Martín Gerding, Executive Manager en PageGroup Argentina & Uruguay, de PageGroup, enumera los principales factores que sus clientes y candidatos manifiestan como principales:

El uso del celular es uno de los principales distractores
El uso del celular es uno de los principales distractores
  • Smartphone: el uso de Whatsapp personal y redes sociales.
  • La TV y la radio trae problemas cuando queda encendida de testigo y nos desconecta de lo que podemos estar haciendo.
  • Responsabilidades familiares: en este contexto todos estamos de manera remota, atendiendo en casa responsabilidades ya sea tanto profesionales como académicas, y es complejo mantener una organización perfecta, para ello es importante administrar la flexibilidad.
  • Los pequeños breaks que se extienden: la falta de control o métrica de comparación con nuestros compañeros nos puede dificultar administrar el tiempo productivo versus el de descanso.
  • Trámites personales: la flexibilidad que implica esta modalidad nos puede animar a dedicar más tiempo a trámites personales pero si no logramos administrar el tiempo esto puede complicar la jornada.

Trabajo remoto, ¿enemigo de la concentración?

Si bien dependerá de cada persona, no hay dudas que el hogar tiene más distracciones que una oficina. "Uno de los enemigos más importantes del ser humano es la distracción", dice el Dr. Marcelo Suárez (MN 73796) médico, clínico, especialista en Medicina Interna. "Y al haber tenido que transformar nuestro hogar en oficina, la distracción aumenta y mucho". Frente a ello, "la organización es esencial", dice.

Para Bárbara Toth, vale la pena diferenciar trabajo remoto de trabajo en casa en pandemia. "Cuando trabajamos de home office, ese factor es mucho más controlable. Incluso, muchas personas dicen que consiguen trabajar de forma más eficiente, porque tienen menos interrupción. Pero, por otro lado, el trabajo remoto en pandemia aumenta la posibilidad de desconcentrarnos. Los hijos con sus zooms, el almuerzo, las tareas del hogar, el perro, etc. hacen que los límites se mezclen dándose interrupciones naturales y constantes".

Al respecto, Natalia Mariel Terlizzi, CEO de hucap, sostiene: "El e-Work puede ser motivo de distracciones y esto hace que muchas organizaciones, y sus líderes, al no contar con sus colaboradores físicamente, sienten que están ‘perdiendo el control’, y no llegan a comprender que el teletrabajo parte de un ‘contrato laboral basado en la buena fe, confianza y transparencia de ambas partes’". Yendo específicamente a los factores que podrían ser generaros de distracción, sigue la vocera, "el espacio de trabajo es uno de ellos, es decir si se tiene un ambiente separado de donde se encuentre el resto de la familia, para el caso de que convivamos con otras personas, ayudará mucho en la concentración. Es importante que cualquier cosa que tengamos que hacer del hogar, podamos realizarla por fuera de la jornada laboral o días de trabajo para evitar tener que interrumpir lo que estamos haciendo".

Sumado a ello, Elsa Wolfberg, psicoanalista de Apa y vicepresidenta del Capítulo de Prevención Cuaternaria, Psiquiatría Preventiva y APS de Apsa, plantea la importancia de no perderse de vista a sí mismo. "Seguir habitando la propia subjetividad con sus matices y gustos, no rehuir sentimientos de incertidumbre, temor y fatiga porque el costo es robotizarse. Cada tanto tomar un recreo, preguntarse ‘¿cómo estoy?’, dar una vuelta, asomarse a la ventana. Ese es el camino para concentrarse"

¿Cómo vuelvo a mi foco?

Frente a tantos distractores dice Miguenz, "el cerebro necesita compensación. ¿Cómo se logra esa compensación? "Meditación y mindfulness son algunas de las opciones que hoy se están usando", propone el especialista. "Y existen algunas técnicas. Por un lado, separar la institución hogar de la de trabajo. Hay separarlas en ámbitos espaciales y ámbitos temporales. Otra opción es observar fijamente un objeto por un tiempo o concentrarnos en nuestra respiración".

Elsa Wolfberg agrega que la concentración se recupera fijándose un foco de interés específico y sostenido. "Por, ejemplo ordenar los papeles, escribir a los amigos, leer los libros de un autor que interesa y compartir comentarios con una persona cercana. Hacer caminatas con alguien cercano en forma regular, investigar un tema por Internet".

Esto mismo dice Teresita de Velazco Directora de Hire. Según ella, "hay que tener un plan, enfocarse en una hoja de ruta diaria. Seteando objetivos alcanzables y no dejarnos llevar por expectativas que estén alejados de nuestra realidad. Un cronograma con horarios nos puede ayudar a enfocarnos", asegura.

Para Marcelo Suárez hay que rutinar la tarea por horarios, considerando que en esta situación los descansos/desconexiones serán mayores. "La técnica pomodoro nos ayudará mucho", asegura el especialista. "Consiste en alternar tiempos de tarea de 25' con 5' de descanso y cada 4 bloques el descanso será de 20/30'. La idea es que los descansos signifiquen desconexión total de la tarea. Una buena estrategia para aprovecharlos al máximo es entrenar en varios de esos 5' ejercicios que involucren varios grupos musculares (sentadilla, flexiones de brazos y plancha), al máximo de repeticiones que puedan. De esta forma, optimizo mi trabajo, mi cuerpo, mi mente y mis relaciones familiares".

Para la vocera de Intive, una vez que te das cuenta de que perdiste el enfoque en la tarea, la única manera de empezar un proceso de recuperación de tu atención es parar. "Sí, parando o pausando por un breve lapso de 10 a 15 minutos puedes reiniciar un poco tu cabeza para lograr enfocar de nuevo. Otra técnica es no enfocarte en enfocarte; no repetirte ‘tengo que concentrarme’ de manera reiterada y dándote una orden, porque ese proceso cognitivo funciona de manera fluida y si lo forzamos, no surge. La mejor manera es interesarte por la tarea que estás a punto de realizar; organizarte, colocar esa música que te gusta o prepararte esa infusión, y comenzar de nuevo sin la expectativa elevada en cuanto a tu nivel de concentración".

Finalmente, la ejecutiva enumera qué hacer para que esas distracciones no impacten en la productividad laboral:

  • Buscá tu espacio ideal dentro de casa para las tareas laborales; lejos de la mesa de comer o de la cama. Si no contás con otro espacio, que un rincón de esa mesa se convierta en tu mini oficina, pero solo úsalo para eso.
  • Seguí los consejos de la ergonomía sobre la luz, la postura y los elementos de trabajo.
  • Llevá una agenda y organización de las diferentes tareas es un plus para evitar distracciones.
  • Intentá establecerte alarmas para las pausas activas, tomando en cuenta que La capacidad máxima de concentración total de nuestro cerebro es de 90 minutos. Sabiendo eso, intentá no pasar más de 90 minutos enfocado a una sola actividad.
  • Aprovechápara usar dos minutos de esas pausas activas para hidratarte, es fundamental esto para la concentración.
  • Mantené una alimentación balanceada que solo tú conoces según tus gustos y tus necesidades y un sueño de entre 7 y 8 horas mínimo.
  • Intentá tener un ritmo laboral dentro de las horas acordadas. Es clave saber parar.
  • No olvides que somos seres sociales; también podemos pegar un llamadito telefónico a aquel familiar o amigo para saber cómo anda y eso aunque parezca que no está relacionado, va a ayudar a descontracturar y volver a enfocar.
  • Evitar que las distracciones no impacten en la productividad va a depender pura y exclusivamente de nuestra correcta administración del tiempo. Y para lograrlo, "es importante priorizar en todo momento el bienestar general físico y mental", concluye Martín Gerding.