De limpiar pisos y ser camarera en Europa, a tocar con Ricky Martin: la vida de una argentina expatriada

De limpiar pisos y ser camarera en Europa, a tocar con Ricky Martin: la vida de una argentina expatriada
Los comienzos de Laura Fares fueron difíciles. Empezó bien de abajo y hoy, viviendo en Barcelona, se codea con reconocidos artistas
Por Rocío Bravo
22.04.2021 16.56hs Actualidad

Laura Fares nació en Argentina y se mudó al Reino Unido. "En 1999 mi familia, como muchos otros argentinos, estaba atravesando una dura crisis económica y yo no veía otra salida más que irme a probar suerte a Europa", dice a iProfesional la artista. "Sentía que sería más útil yéndome al exterior y que tendría más oportunidades", agrega.

En Reino Unido es un personaje importante en la escena del pop, actuando como baterista de sesión para artistas como Sam Sparro, Ricky Martin, Taio Cruz y Big Black Delta. Es co-fundadora del influyente sello Synthwave/Synthpop Aztec Records entidad que lanzó las carreras de Bright Light Bright Light, NINA, Owlle y Sunglasses Kid, entre otros. Hoy vive en Barcelona y acaba de lanzarse como solista.

Lau siempre admiró bandas y artistas del UK como Queen, David Bowie, Tears for Fears y The Police, "así que era un lugar que me atraía mucho musicalmente hablando", cuenta. "Londres es una ciudad hermosísima con mucho para hacer y descubrir. Yo sentía en ese momento que para hacer música a un nivel internacional los destinos eran Londres o Los Ángeles", explica.

Un comienzo duro

Lo primero que hizo fue trabajar de "lo que sea" y estudiar música. "Hice de todo, desde lavar pisos, o ser camarera, hasta tocar en el subte (tuve que audicionar para que me den una licencia) y todo eso ayudó a pagar mis años en la universidad, más unos préstamos del gobierno británico que daban a estudiantes en ese momento", detalla.

Los comienzos de Laura Fares fueron difíciles. Empezó bien de abajo y hoy se codea con reconocidos artistas

Luego vino la creación de Aztec Records, su propio sello discográfico. "Lo fundamos a con mi amigo Ariel Amejeiras hace más de 10 años. Nos dimos cuenta de que teníamos los mismos gustos musicales en música Pop y Electrónica y realmente teníamos (y seguimos teniendo) pasión por descubrir talento nuevo, nutrirlo y desarrollarlo", dice Lau.

"Así que invertimos muchos años de trabajo y dinero propio, apostando a talento emergente, hasta que por fin pudimos ir creciendo y ahora tenemos más de 30 artistas internacionales. También acabamos de lanzar nuestra rama Aztec Latin, dedicada principalmente a la música Pop y Electrónica en castellano".

Según cuenta "en Reino Unido es muy fácil armar una compañía, sin tener que pagar nada de antemano, ni tener grandes costos administrativos o burocracia de por medio. Es un país donde realmente ayudan, apoyan y fomentan a los emprendedores autónomos y a los artistas y eso se nota mucho".

Y como hay muchísimo talento en Londres, "no nos costó mucho encontrar artistas emergentes", agrega. "Y cuanto más fuimos creciendo y la gente fue viendo nuestros resultados y la calidad de nuestra música, más artistas se fueron acercando para formar parte de nuestro sello".

Del hobby a la profesionalización

Cuando Lau se fue de Argentina estaba estudiando Diseño Gráfico en la UBA y la música era un hobby. Recién en Londres decidió dedicarse "de lleno, allí comencé mi carrera y mis estudios", cuenta.

Laura Fares dice que extraña muchas cosas de la Argentian, excepto la burocracia y la inestabilidad

"Lo de armar un sello surgió en Londres, pero no sé qué habría sucedido de intentarlo en Argentina. Creo que hubiera sido más difícil tal vez. Siento que las cosas se mueven un poco más despacio en Latinoamérica y los tiempos de espera son más largos en general".

Sin embargo, sigue la cantautora, "los argentinos somos gente luchadora, trabajadora y seguimos adelante siempre, más allá de los obstáculos. Somos muy originales a la hora de resolver problemas y cuidadosos a la hora de invertir. Y también no tenemos miedo a conectar con gente, a preguntar. No hay nada que perder con intentar cosas nuevas. Yo soy muy de tirarme a la pileta y si algo sale mal, aunque sea aprendí algo. Todo suma a la experiencia".

Lau está muy contenta con dónde la ha llevado la vida. "Visité muchos países, conocí y trabajé con artistas increíbles, cumplí muchos sueños. Emigrar implicó un dolor muy grande en ese momento, y una bronca e impotencia de no poder hacer mucho si no me iba. Pero creo que al irme se me presentaron muchas oportunidades que en Argentina no hubiese tenido en ese momento. Si viajas con ambición y ganas de trabajar duro hacia un objetivo, está buenísimo. Estoy muy orgullosa de haber tenido el coraje de viajar tan joven y experimentar otra realidad", remarca.

Lau extraño a su familia y amigas. Tomar mate con facturas con ellas y "contarnos todo en persona". Pero su sentimiento no es el mismo con la burocracia, la inestabilidad, el machismo, la injusticia y la impunidad.

"Eso no lo extraño", sostiene. Y si bien vuelve al país cada uno o dos años, "prefiero visitarlo como turista", remarca. "Siento que las cosas son un poco inestables Argentina, y no me gusta arriesgarme". Pero nunca se sabe, "tal vez en unos años cambio de parecer", concluye.

Temas relacionados
Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído