Día Mundial de la Nutrición: Ciencia para mejorar nuestra vida

Día Mundial de la Nutrición: Ciencia para mejorar nuestra vida
La investigación nutricional es esencial para mejorar la calidad de vida de las personas en un contexto epidemiológico como el actual
Por Brian Cavagnari, Doctor en Ciencias Biológicas, Head of Science - Health Care Pediatrics, Nutricia. MN: 113.626
27.05.2021 14.14hs Actualidad

La investigación científica es un proceso por el cual se busca la respuesta a algo que desconocemos, mediante la aplicación del método científico. En otras palabras, busca la solución a un problema.

Si bien está claro que investigamos para expandir nuestro conocimiento, es muy importante remarcar que la investigación científica modifica sustancialmente la vida de las personas.

Basta solo con imaginar un mundo sin medios de transporte o sin electricidad para entender como la ciencia mejora nuestra calidad de vida. Pero, sobre todo, la investigación resulta esencial para mejorar la salud de la población, ya que es la ciencia quien estudia los mecanismos por los que se producen las enfermedades, así como los medios para prevenirlas (vacunas, potabilización del agua) y combatirlas (medicamentos y tratamientos para diversas patologías).

Particularmente, la investigación nutricional es esencial para mejorar la calidad de vida de las personas en un contexto epidemiológico como el actual, donde la doble carga de la malnutrición (coexistencia de desnutrición con exceso de peso en la población) constituye un desafío para nuestro país.

Históricamente, el rol de generador de evidencia científica ha sido ocupado por la academia. Qué mejor que recordar a nuestros tres premios Nobel de ciencia para encontrar excelentes ejemplos de cómo la investigación universitaria llevó a grandes avances para el entendimiento, diagnóstico y tratamiento de diversas enfermedades.

Bernardo Houssay ​fue galardonado en 1947 por sus descubrimientos sobre el papel de las hormonas hipofisarias en la regulación de la glucosa en sangre, lo que sirvió de base para entender cómo las hormonas hipofisarias y pancreáticas podrían estar involucradas en el control de la diabetes.

Por su parte, su discípulo Luis Federico Leloir, recibió el Premio Nobel en 1970 por investigaciones que permitieron entender cómo se fabricaban los hidratos de carbono, ayudando a comprender, entre otras cosas, la galactosemia, una enfermedad que provoca que quienes la padecen no puedan asimilar el azúcar de la leche.

Finalmente, César Milstein recibió el premio Nobel en 1984 por sus investigaciones sobre los anticuerpos monoclonales, quienes ofrecen una gran cantidad de opciones tanto diagnósticas como terapéuticas para múltiples enfermedades.

Si bien desde hace varias décadas comenzaron a verse diálogos científicos empresa-academia, inicialmente solo se trataba de hechos aislados. Afortunadamente, dados los buenos resultados de esta interacción que resultaba en una situación "ganar-ganar" para ambos, en los últimos tiempos esto ha dejado de ser una excepción. En el área de la nutrición, un claro reflejo de esto es el desarrollo de alimentos con propósitos médicos para aquellas personas que tienen requerimientos nutricionales específicos.

Hoy en día, las empresas innovadoras encuentran en la investigación y en la generación de evidencia local uno de los caminos principales para la generación de valor: los nuevos descubrimientos generan valor económico y nuevas tecnologías, pero a su vez la investigación local genera formación de recursos humanos con alta capacitación; ambas fundamentales para el desarrollo de un país.

Cuando una compañía entiende cabalmente las necesidades de los pacientes, la aplicación de los descubrimientos científicos termina trascendiendo la empresa y es la mejor calidad de vida de los pacientes la que se vuelve protagonista. Termina así generándose un círculo virtuoso donde cada vez hay mejores productos con mayor valor agregado.

En resumen, más allá de generar cambios en sus negocios, las empresas innovadoras deben generar cambios en la vida de las personas a partir de la investigación. De esta manera, invirtiendo en ciencia y aportando evidencia de nuevos y mejores tratamientos para distintas patologías (desde dispositivos médicos y fármacos hasta soluciones nutricionales específicas), las empresas logran cumplir un objetivo primordial: centrarse en las personas y mejorar su calidad de vida.