Este truco te va a ayudar a aprobar los exámenes "multiple choice"

Este truco te va a ayudar a aprobar los exámenes "multiple choice"
Con este tip, vas a poder calcular cuántas preguntas debés contestar en los exámenes de opción múltiple para asegurar una calificación aprobada
Por iProfesional
31.05.2021 20.00hs Actualidad

Los exámenes de opción múltiple -o multiple choice, como se suelen denominar en Argentina- suelen ser una de las pruebas académicas más difíciles de pasar. La similitud entre las opciones y el hecho de que -a veces- las respuestas incorrectas resten puntaje, suelen aumentar la presión que sienten los estudiantes que lo están tomando.

Esta ansiedad puede aumentar en caso de que como última opción por pregunta haya respuestas del estilo "todas las anteriores son correctas" o "todas las anteriores son falsas". Si el tema no está bien estudiado, puede que esto termine en un colapso mental.

Este truco te va a ayudar a aprobar exámenes de opción múltiple
Este truco te va a ayudar a aprobar exámenes de opción múltiple

El truco para aprobar un examen "multiple choice"

Para el alivio de muchos alumnos, existe un método para aprobar este tipo de prueba. El secreto radica en la cantidad de respuestas que se marcan, según lo revela la plataforma de recursos educativos carlospes.com. Este atajo aplica tanto para exámenes de nivel primario, secundario, como universitarios y de posgrado. Cabe destacar que, más allá del truco, es necesario estudiar los contenidos para lograr una calificación aprobada, señala Business Insider. 

Primer ejemplo

El primer ejemplo presentado toma como base una prueba de 20 preguntas en la que cada respuesta correcta marcada suma 0,5 puntos y cada incorrecta resta 0,125. En este caso, las respuestas en blanco no puntúan.

En este ejemplo, se deberían responder para aprobar exactamente 15 o 20 preguntas, ni más ni menos. En otras palabras, no se debe contestar menos que 15, ni 16, 17, 18 o 19; es o 15 o 20.

Suponiendo que se aprueba con una nota de 5, la explicación se basa en quees obligatorio contestar 10 preguntas correctamente para aprobar, ya que 0,5 x 10 da 5. Pero arriesgarse a solamente contestar 10 consignas justas deja muy poco margen de error.

La clave del truco radica en la cantidad de preguntas que se deben contestar
La clave del truco radica en la cantidad de preguntas que se deben contestar

Lo mismo sucedería si contestás 11: 10 preguntas correctas x 0,5 puntos cada una, equivale a un 5, y restándole un 0,125 por fallo tendrías un 4,875. Sin redondeo, este puntaje sigue sin alcanzar el aprobado.

Siguiendo esta lógica, contestar un mínimo de 12 preguntas da más seguridad de que el resultado ser bueno. El hecho de que contestar a 15 y no a 13 o 14 se explica con que cada vez se puede permitir errarle a más preguntas. Entonces, si respondés 12 podés errarle a una, si respondés 13 podés equivocarte en 2, y si respondés 14 podrías fallar 3. En esta línea, si respondés 15, entonces podés equivocarte en 4.

El cálculo para las 15 preguntas sería: 4 respuestas erróneas x 0,125 equivale a 0,5. 5,5 menos 0,5 equivale a 5, permitiéndote obtener un aprobado con lo justo y necesario.

Si pensaras en contestar de más, este truco insiste en que responder 15 es mejor que 16, 17, 18 o 19 porque para eso, necesitás tener por lo menos 12 respuestas correctas. De esta manera, cuanto más contestes, más podés llegar a equivocarte.

Cómo calcular el número total de preguntas

Más allá del formato, siempre se puede calcular cuántas preguntas hay que responder para asegurarse de aprobar, y eso se puede hacer usando la fórmula: (N/2) + 1 +1 = número óptimo de preguntas a las que responder.

Leído de otra manera, hay que dividir en 2 el número total de preguntas (N) y sumarle 1, más el número de preguntas que mal respondidas restan una bien.

Por ejemplo, en el caso anterior la fórmula aplicada sería: (20/2) +1 + 4 (número de preguntas que respondidas mal, restan una bien) = 15.

Si sumas 1 al número óptimo quedaría así: 1 +4 + 15 =  20. La otra alternativa ideal serían, entonces, 20 preguntas.

Segundo ejemplo

Si se quisiera usar este atajo para aprobar exámenes en pruebas de oposición, la fórmula se aplicaría de la siguiente manera: suponiendo que el examen tiene 100 preguntas, cada consigna bien respondida suma 0,1 y cada respuesta mal resta la tercera parte, o sea un 0,033.

Entonces, la fórmula sería: (100(número total de preguntas) /2) + 1 + 3 (número de preguntas incorrectas que restarían una pregunta correcta) = 54.

Esto se lee como que el número óptimo a responder son 54 consignas. Es posible conocer el resto de números óptimos a responder sumando 1+3: 58, 62, 66, 70, etc.

Tercer ejemplo

En el último caso, si el test fuera de 40 preguntas y cada consigna bien respondida suma 0,25 mientras que cada incorrecta resta la quinta parte, 0,05, la cuenta para saber cuántas preguntas debería responder para aprobar sería (40/2) +1 + 5= 26; 1+ 5 + 26= 32; 1 + 5 + 32= 38

En este caso, habría que contestar a 26, 32 o 38 para acercarse lo más posible a un aprobado certero.

Temas relacionados