Ola de calor récord en Canadá deja al menos 130 muertos

Ola de calor récord en Canadá deja al menos 130 muertos
El martes, los termómetros alcanzaron los 49,5°C en el pueblo de Lytton, ubicado en la provincia de Columbia Británica, por tercer día consecutivo
Por iProfesional
30.06.2021 08.22hs Actualidad

Una inédita ola de calor dejó más de 130 muertos en menos de una semana Canadá, donde las temperaturas marcan récords históricos cercanos a los 50 grados.

Más precisamente, el martes, los termómetros alcanzaron los 49,5°C en el pueblo de Lytton, ubicado en la provincia de Columbia Británica, por tercer día consecutivo.

Las consecuencias han sido nefastas: desde el viernes, la policía de la ciudad portuaria de Vancouver ha tenido que atender a más de 130 muertes repentinas. La mayoría eran ancianos o tenían problemas de salud, y el calor fue un factor determinante.

El fenómeno ha traspasado las fronteras canadienses. El noroeste de Estados Unidos también ha registrado máximos históricos y una serie de víctimas fatales.

La causa de esta ola corresponde a un "domo de calor" de aire caliente estático a alta presión (que actúa como la tapa de una olla) que se extiende desde California hasta los territorios árticos. Las temperaturas son más bajas en las zonas costeras, pero las regiones del interior tienen poco respiro.

Antes del domingo, las temperaturas en Canadá nunca habían pasado de los 45°C.

Los expertos aseguran que se espera que el cambio climático aumente la frecuencia de estos eventos extremos. Sin embargo, es complejo vincular lo que está sucediendo hoy en Canadá con el calentamiento global.

Consecuencias desastrosas

El jefe de gobierno de Columbia Británica, John Horgan, dijo que este intenso calor ha tenido "consecuencias desastrosas para las familias y las comunidades".

Solo en Vancouver, se cree que el calor ha sido un factor que contribuyó a la muerte inesperada de 65 personas desde el viernes.

Es probable que el número de muertes aumente pues algunas áreas aseguran que han respondido a incidentes de muerte súbita, pero aún no han recopilado las cifras.

"He sido oficial de policía durante 15 años y nunca había experimentado el volumen de muertes repentinas que se produjeron en un período tan corto", dijo el sargento de policía Steve Addison.

El oficial agregó que la gente llegaba a las casas de sus familiares y los "encontraba muertos".

Por su parte, la forense jefe de Columbia Británica, Lisa Lapointe, dijo que se habían reportado 100 muertes más de lo normal en el período de viernes a lunes.

Meghan Fandrich, que vive en el pueblo de Lytton, a unos 250 km al este de Vancouver, indicó que ha sido "casi imposible" salir de su casa.

"Es intolerable", señaló al periódico canadiense Globe and Mail. "Intentamos permanecer adentro tanto como sea posible. Estamos acostumbrados al calor, y es un calor seco, pero 30 grados es muy diferente a 47".

Muchas casas en el área no tienen aire acondicionado, ya que las temperaturas suelen ser mucho menores durante los meses de verano. Por eso, se han instalado fuentes de agua temporales y centros de enfriamiento en Vancouver.

 el martes, los termómetros alcanzaron los 49,5°C en el pueblo de Lytton
El martes, por tercer día consecutivo, los termómetros alcanzaron los 49,5°C en el pueblo de Lytton

Emergencia en el noroeste de Estados Unidos

En Estados Unidos la situación es similar: este lunes las temperaturas alcanzaron los 46,1°C en Portland, Oregón, y los 42,2°C en Seattle, Washington. Según el Servicio Meteorológico Nacional, esto representa los niveles más altos desde que comenzaron los registros en la década de 1940.

Se cree que al menos una docena de muertes en Oregón y Washington están relacionadas con la ola de calor.

El médico de Seattle, Jeremy Hess, le dijo al periódico Seattle Times que el número de pacientes que ingresan con insolación era comparable al comienzo de la pandemia de covid-19.

Problemas renales o cardíacos, y hasta quemaduras de tercer grado por caminar sobre el asfalto en el caso de un hombre, son algunas de las dolencias con que estas personas han ingresado a los hospitales.

Además, el calor ha sido lo suficientemente intenso como para derretir cables. El servicio de tranvía de Portland, de hecho, tuvo que cerrar el domingo debido a problemas operativos.