¿Cuánta energía gastás por los dispositivos en stand by? Esto representa en tu factura

¿Cuánta energía gastás por los dispositivos en stand by? Esto representa en tu factura
Expertos afirman que el costo económico que generan los aparatos electrónicos en esta función ronda los 60 mil millones de euros en todo el mundo
Por iProfesional
22.08.2021 10.11hs Actualidad

Aunque los televisores, aires acondicionados, u otros dispositivos domésticos, se hayan apagado con en control remoto, es probable que sigan consumiendo energía. ¿Cómo? Por el modo en que quedan. 

Muchos de estos aparatos quedan en modo stand by, es decir, no se apagan por completo. Ese es el motivo por el que muchas veces tienen una luz indicadora de color rojo o verde, que incluso en algunos casos titila. 

Esa lucecita pequeña que parece inofensiva representa un gran gasto a nivel doméstico y a nivel mundial.

Según la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por su sigla en inglés) el costo económico que generan los aparatos eléctricos y electrónicos que se mantienen en esa función podría rondar actualmente los 60.000 millones de euros a nivel mundial. De acuerdo a los datos brindados por este organismo internacional, si no se toman las medidas necesarias para combatir tan elevado derroche de recursos económicos y energéticos, en 2025 la cifra superará los 100.000 millones de euros y supondrá casi un 4% de las emisiones globales de CO₂ asociadas al consumo doméstico de electricidad.

Para evitar este problema, la Unión Europea aprobó tiempo atrás una normativa al respecto que obliga a los fabricantes a recortar el consumo del modo stand-by para que los aparatos en esa posición consuman menos de 1 W, aunque admite excepciones en función de las características y los usos del aparato, puede haber excepciones que den pie al derroche energético.

Claro que fuera de la Unión Europea el resto del mundo tiene normativas diversas y casi no existen regulaciones similares, por lo que el consumo por los dispositivos en este modo sigue creciendo. 

Es importante tener en cuenta que los expertos señalan que este gasto representa entre un 10 y un 20% de la factura de energía que el usuario paga. 

Al ahorrar energía también se evitan emisiones de Co2
Al ahorrar energía también se evitan emisiones de Co2

¿Eliminar el stand by?

Por las consideraciones expuestas, muchas organizaciones de consumidores han propuesto un acuerdo internacional por el que todos los fabricantes se vean obligados a eliminar por completo esta opción de apagado y los equipen con un único sistema de desconexión total, que mantenga al aparato sin consumo alguno, pero que permita reiniciarlo en el modo en el que estaba y sin tener que volver a realizar todos los ajustes. 

El diseño busca enfocar la innovación tecnológica hacia electrodomésticos que consuman menos electricidad. Las categorías serán ahora más sencillas de entender.

En el mientras tanto, y con el objetivo de evitar ese gasto oculto y ese volumen de emisiones, los expertos indican que es necesario hacer el esfuerzo de apagar los aparatos desde el interruptor en lugar de desde el control remoto, o desenchufar el cargador del celular equipado con señal luminosa cuando la batería esté llena.

A su vez, es posible enchufar los aparatos en una zapatilla de las que vienen equipadas con interruptor y apagar desde allí todos los aparatos conectados a la vez. 

¿Qué dispositivos suelen malgastar la energía?

Años atrás, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) habilitó en su página web una calculadora para conocer el gasto de cada aparato que quedan en modo stand-by indicando su potencia, el consumo energético (KWh) mientras permanece en espera, el CO₂ que produce y el gasto, en euros, que supone ese derroche de energía al año. Estos serían algunos ejemplos:

Las impresoras suelen gastar enegía si quedan en este modo
Las impresoras suelen gastar enegía si quedan en este modo

La impresora, por ejemplo, con una potencia de 8W, consume 70 kWh al año, lo que supone un derroche de 11,91 euros al año -poco más de unos 13  dólares- y unas emisiones de 45,6 k de CO₂.

El televisor, con una potencia de hasta 6W, consume 52 kWh cuando la apagamos desde el mando a distancia y se deja con la luz roja encendida, lo que supone un costo anual de 8,94 euros -casi 11 dólares- y emite 34,2 kilos de CO₂.