¿Qué es y cómo lidiar con el síndrome del impostor?

¿Qué es y cómo lidiar con el síndrome del impostor?
Estudiantes, profesionales, actores; no importa la profesión ni el oficio, el sentimiento de "ser un fraude" puede evadir a cualquier persona
Por iProfesional
29.08.2021 11.10hs Actualidad

El síndrome del impostor se puede definir como el malestar emocional asociado a la sensación de no merecer la posición que se ocupa a nivel laboral, académico, o social. En otras palabras, la persona que lo padece cree que no merece tener el puesto que tiene, algo que en general no es cierto.

El síndrome del impostor no es un trastorno con entidad clínica, es decir, no se puede encontrar en ningún manual de diagnóstico médico o psiquiátrico. Sin embargo, bajo este término se agrupan un conjunto de síntomas que pueden causar un significativo malestar.

Para entender de qué se trata esta condición es necesario saber que un impostor es una persona que finge ser alguien que no es de manera voluntaria y cuya conducta obedece a una razón, que suele estar asociada a la consecución de determinados objetivos. Justamente el síndrome del impostor implica lo contrario: alguien que está en una posición que cree no merecer, pero no se ha propuesto conseguir de manera deshonesta, como sí lo hacen los impostores. De hecho, se consideran un fraude y temen constantemente que los demás descubran su falta de mérito y competencias, precisamente porque sufren lo que se conoce como el síndrome del impostor.

El síndrome del impostor es mas frecuente en mujeres, pero también puede afectar a los hombres
El síndrome del impostor es mas frecuente en mujeres, pero también puede afectar a los hombres

La persona que padece esta afección está segura de que si los demás supieran que es alguien mediocre y que no reúne los requisitos necesarios para estar allí, tendrían una visión muy diferente de ella. De esta manera, cesarían los privilegios o beneficios que tiene, en caso de que los tuviera, y tendría una mala imagen a los ojos de sus compañeros o colegas.

Como consecuencia de este síndrome, las personas se la pasan desvalorizando sus éxitos y capacidades. Este síndrome, que suele aparecer en estudiantes con buenas notas y, en mayor medida, en profesionales con éxito, tiene que ver con la baja autoestima y el pobre autoconcepto que el individuo tiene de sí mismo. La actitud despectiva o crítica de personas del entorno del sujeto que envidian los logros que ha obtenido es un factor que también puede contribuir a la aparición del síndrome.

¿Quiénes son más propensos a padecer este síndrome?

Se trata de un fenómeno que fue identificado por primera vez en el año 1978 por las psicólogas Pauline Rose Clance y Suzanne Imes. Si bien afecta a 70% de las personas, de acuerdo con el estudio "The impostor phenomenon", que fue publicado en la revista conocida como International Journal of Behavioral Science, las mujeres son más propensas a padecerlo.

De acuerdo con un informe de Access Commercial Finance en Reino Unido, las mujeres tienen un 18% más de posibilidades de sufrir este síndrome.

Mujeres
Las mujeres son más propensas a desarrollar este síndrome

Expertos atribuyen el mayor riesgo a padecer este síndrome a la histórica diferencia entre géneros que hubo -y todavía persiste- en el mercado del trabajo. 

Cuáles son los síntomas del Síndrome del impostor

Las personas que sufren el síndrome del impostor suelen presentar los siguientes síntomas:

  • Creencia de que sus logros o éxitos no son merecidos; consideran que son debidos a la suerte, al azar, o a que otros que consideran más poderosos que ellos los han ayudado a conseguirlos
  • Falta de confianza en las propias competencias que les han llevado a conseguir sus éxitos
  • Miedo a que los demás descubran el fraude que creen ser
  • Inseguridad en el ámbito académico, laboral, e incluso en las relaciones sociales
  • Expectativas de fracaso ante situaciones similares a las que previamente han superado con éxito
  • En algunas ocasiones puede haber una reducción de la motivación de logro asociada a la falta de confianza en sí mismo
  • Sintomatología emocional negativa sin causa aparente: ansiedad, tristeza, desesperanza, etcétera