Calentamiento global: qué es, causas y consecuencias

Calentamiento global: qué es, causas y consecuencias
Los términos calentamiento global y cambio climático hacen referencia al aumento de la temperatura del planeta y a sus severos efectos
Por iProfesional
08.10.2021 08.00hs Actualidad

Los términos calentamiento global y cambio climático se refieren al aumento, observado en más de un siglo, de la temperatura del sistema climático de la Tierra y sus efectos.

¿Qué es el calentamiento global?

El calentamiento global consiste en el aumento de la temperatura de la tierra, mismo que se refleja en los océanos y la atmósfera principalmente causado por la emisión de gases de efecto invernadero expedidos por la actividad humana.

Calentamiento global: qué es, causas y consecuencias

Ha existido desde siempre, pero debido a las actividades y emisiones masivas del hombre este fenómeno se ha incrementado, especialmente la quema de combustibles fósiles y los cambios en el uso del suelo, tales como la deforestación, así como varias otras fuentes secundarias.

Cuáles son las causas del calentamiento global

El calentamiento global es causado por dos tipos de causas: naturales y artificiales

El calentamiento global tiene causas naturales y artificiales
El calentamiento global tiene causas naturales y artificiales

Causas naturales 

Los naturales a pesar de estar presentes desde hace miles de años, no son suficientes como para realizar cambios climáticos.

Causas artificiales 

Las causas artificiales se refieren principalmente a los gases de efectos invernadero, los cuales son provocados en su mayoría por las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de metano (CH4), aunque existen muchas otras:

  • Quema de combustibles fósiles
  • Deforestación
  • Aumento del vapor de agua en la atmosfera

Cuáles son las consecuencias del calentamiento global

Los efectos del calentamiento global incluyen efectos ambientales, sociales, económicos y de salud.

Algunos ya se observan y otros se esperan a corto, mediano o largo plazo (con diverso grado de certeza); pueden ser localizados y otros globales; graduales y otros abruptos; reversibles y otros no; algunos pueden tener consecuencias positivas pero la mayoría son adversos.

Los efectos ambientales incluyen:

  • el aumento de la temperatura oceánica,
  • la acidificación del océano,
  • el retroceso de los glaciares,
  • el deshielo ártico,
  • la subida del nivel del mar,
  • una posible parada de la circulación oceánica,
  • extinciones masivas,
  • desertificación,
  • fenómenos meteorológicos extremos,
  • cambios climáticos abruptos
  • y efectos a largo plazo.

Los efectos económicos y sociales incluyen:

  • cambios en la productividad agrícola,​
  • expansión de enfermedades,
  • una posible apertura del paso del Noroeste,
  • inundaciones,
  • impacto sobre pueblos indígenas,
  • migraciones ambientales
  • y guerras climáticas.

Los efectos futuros del cambio climático variarán dependiendo de las políticas y el desarrollo social.

Políticas a adoptar para enfrentar el cambio político

Las dos principales políticas para enfrentar el cambio climático son la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (mitigación) y la adaptación a sus efectos.

La ingeniería climática es otra opción.​

Las políticas en el corto plazo podrían afectar significativamente los efectos a largo plazo. Políticas de mitigación estricta podrían limitar el calentamiento global para en cerca de 2 °C o menos, en relación a niveles preindustriales.

Sin mitigación, un aumento en la demanda energética y el uso amplio de combustibles fósiles podrían llevar a un calentamiento global de alrededor de 4 °C. Con magnitudes superiores sería más difícil adaptarse​ e incrementaría el riesgo de impactos negativos.

Posibles respuestas frente al calentamiento global

Mitigación

La mitigación del cambio climático es el conjunto de acciones destinadas a disminuir la intensidad del forzamiento radiativo con el fin de reducir los efectos potenciales del calentamiento global.

En general, la mitigación supone la reducción de las concentraciones de gases de efecto invernadero, ya sea mediante la reducción de sus fuentes​ o aumentando la capacidad de los sumideros de carbono para absorber los GEI de la atmósfera.

Hay diversas respuestas frente al calentamiento global
Hay diversas respuestas frente al calentamiento global

Existe un gran potencial para reducciones futuras de las emisiones mediante una combinación de actividades, tales como la conservación de energía y el aumento de la eficiencia energética; el uso de tecnologías de energía baja en carbono, como la energía renovable, la energía nuclear y la captura y almacenamiento de carbono; y la mejora de los sumideros de carbono a través de, por ejemplo, la reforestación y la prevención de la deforestación.​

Un informe de 2015 por Citibank concluyó que la transición a una economía baja en carbono produciría un rendimiento positivo a las inversiones.

Las tendencias a corto y largo plazo en el sistema energético no son compatibles con la limitación del calentamiento global bajo 1,5 o 2 °C (en relación a niveles preindustriales).

Los compromisos realizados como parte del acuerdo de Cancún son ampliamente concordantes con una posibilidad probable (66-100 %) de limitarlo bajo 3 °C en el siglo XXI.​

Al limitar el calentamiento a 2 °C, reducciones de emisiones más estrictas en el corto plazo permitirán reducciones más lentas después de 2030. Muchos modelos integrales son incapaces de lograr el objetivo de 2 °C si se realizan suposiciones pesimistas sobre la disponibilidad de tecnologías mitigantes.

La mitigación se distingue de la adaptación, que implica actuar para minimizar los efectos del calentamiento global.

Adaptación

La adaptación al cambio climático es la respuesta al calentamiento global que busca reducir la vulnerabilidad de los sistemas sociales y biológicos a los efectos.

Esta puede ser planificada, ya sea en reacción o anticipación al cambio climático, o espontánea, es decir, sin intervención del gobierno.​ La adaptación planificada ya se está produciendo de forma limitada. Las barreras, límites y costos de la adaptación futura no se comprenden completamente.

Un concepto relacionado con la adaptación es la capacidad de adaptación, que es la habilidad de un sistema (humano, natural o gestionado) para ajustarse al cambio (incluidos la variabilidad y extremos climáticos), moderar los daños potenciales, aprovechar las oportunidades o hacer frente a las consecuencias.​

La adaptación al cambio climático es especialmente importante en los países en desarrollo ya que se prevé que son los más afectados por los efectos.​

La capacidad de adaptación se distribuye de manera desigual en las diferentes regiones y poblaciones, está estrechamente relacionada con el desarrollo social y económico,​ y los países en desarrollo tienen en general menos capacidad de adaptación.

Los costos económicos de la adaptación al cambio climático probablemente costarán miles de millones de dólares anuales durante las próximas décadas, aunque se desconoce la cantidad real de dinero que se necesita.

Los países donantes prometieron una anual de 100 millones de dólares en 2020 a través del Fondo Verde para el Clima para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático.

Sin embargo, mientras que el fondo fue creado durante la COP16, los compromisos concretos de los países desarrollados no han sido inminentes.

Organizaciones medioambientales y personajes públicos han hecho hincapié en los cambios en el clima y los peligros que conllevan, además de fomentar la adaptación de la infraestructura y la reducción de las emisiones.

El desafío de la adaptación crece con la magnitud y la velocidad de cambio climático. Un límite fisiológico teórico para la adaptación es que los seres humanos no pueden sobrevivir a temperaturas medias de más de 35 °C (95 °F).

Otra respuesta política, conocida como la mitigación del cambio climático,​ es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar la eliminación de estos gases de la atmósfera (a través de los sumideros de carbono). 

Sin embargo, incluso las reducciones más eficaces en las emisiones no evitan más impactos, por lo que la necesidad de adaptación es inevitable.​ Incluso si las emisiones se estabilizan relativamente pronto, el cambio climático y sus efectos durarán muchos años, y la adaptación será igualmente necesaria.​

Si el calentamiento global no se mitiga entonces, a largo plazo, probablemente excederá la capacidad de adaptación de los sistemas humanos, naturales y gestionados.​

Para los sistemas humanos, los costos económicos y sociales del cambio climático no mitigado serían muy elevados. Si el calentamiento global no se mitiga entonces, a largo plazo, probablemente excederá la capacidad de adaptación de los sistemas humanos, naturales y gestionados.

Geoingeniería

La geoingeniería, ingeniería climática o intervención climática, es la modificación deliberada y a gran escala del clima terrestre para combatir el calentamiento global.

Se ha investigado como una posible respuesta al calentamiento global, por ejemplo, por la NASA​ y la Royal Society.​ Las técnicas bajo investigación generalmente pertenecen a las categorías de gestión de la radiación solar y reducción del dióxido de carbono, aunque se han sugerido varias otras estrategias.

Un estudio de 2014 investigó los métodos de ingeniería climática más comunes y llegó a la conclusión de que o son ineficaces o tienen efectos secundarios potencialmente graves y no se pueden detener sin causar un rápido cambio climático.

¿Cómo surgió el término calentamiento global?

En la década de 1950, la investigación sugirió un aumento de las temperaturas y un periódico de 1952 comunicó un "cambio climático".

Después, esta frase apareció en un informe de noviembre de 1957 en The Hammond Times que describe la investigación de Roger Revelle sobre los efectos del aumento de las emisiones antrópicas de CO2 en el efecto invernadero: "puede resultar en un calentamiento global a gran escala, con cambios climáticos radicales".

Se usaron ambas frases solo ocasionalmente hasta 1975, cuando Wallace Smith Broecker publicó un artículo científico sobre el tema: "Cambio Climático: ¿Estamos al borde de un calentamiento global pronunciado?".

La frase comenzó a entrar en uso común y en 1976 la declaración de Mijaíl Budyko que "ha comenzado un calentamiento global" fue ampliamente difundida.​

Otros estudios, como el informe del MIT de 1971, se refirieron al impacto humano como una "modificación climática inadvertida", pero un influyente estudio de 1979 por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, encabezado por Jule Charney, siguió a Broecker en el uso de calentamiento global para el aumento de las temperaturas superficiales, mientras que describió los efectos más amplios del aumento de CO2 como cambio climático.

En 1986 y noviembre de 1987, el climatólogo de la NASA James Hansen dio testimonio ante el Congreso sobre el calentamiento global, pero ganó poca atención.

Hubo problemas crecientes de olas de calor y sequía en el verano de 1988 y cuando Hansen testificó en el Senado el 23 de junio provocó el interés internacional.​

Dijo: "El calentamiento global ha llegado a un nivel tal que podemos atribuir con un alto grado de confianza una relación de causa y efecto entre el efecto invernadero y el calentamiento observado".​ La atención pública se incrementó durante el verano y calentamiento global se convirtió en el término popular dominante, utilizado comúnmente tanto por la prensa como en el discurso público.

En un artículo de la NASA de 2008 sobre los términos, Erik M. Conway definió calentamiento global como "el aumento de la temperatura superficial media de la Tierra debido a los crecientes niveles de gases de efecto invernadero", mientras que cambio climático es "un cambio a largo plazo en el clima de la Tierra o de una región de la Tierra".

Ya que los efectos en los patrones de precipitaciones y el aumento del nivel del mar probablemente tendrían más impacto que solo las temperaturas, consideró cambio climático global un término más científicamente exacto y, al igual que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el sitio web de la NASA enfatizaría este contexto más amplio.​

Buena parte de la comunidad científica ha empezado a usar los términos crisis climática y emergencia climática en lugar de calentamiento global o cambio climático, con el fin de precisar la gravedad de la situación actual.

En junio de 2019, tales expresiones han sido incorporadas a las recomendaciones de Fundéu BBVA a los medios de comunicación en español.375​ Oxford Dictionary eligió emergencia climática como la palabra del año 2019

Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído