iProfesional

Polémica por la ley de alquileres: Alberto Fernández evalúa suspenderla a través de un decreto

A poco más de un año de estar en vigencia, la ley de alquileres es resistida por propietarios, inquilinos y hasta por el sector inmobiliario
Por iProfesional
30/11/2021 - 21,22hs
Polémica por la ley de alquileres: Alberto Fernández evalúa suspenderla a través de un decreto

El presidente Alberto Fernández le pidió al titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que trabajen el Congreso de la Nación y el Poder Ejecutivo para "encontrar una solución" a la Ley de alquileres.

El pedido se gestó durante un almuerzo que compartieron este mediodía en la Casa Rosada en donde le indicó que trabajen el Congreso y el Ejecutivo para encontrar una solución que puede ser a través de un DNU o de una Ley o de una Comisión Especial del Congreso.

En ese punto, lo más probable es que se resuelta a través de una Comisión Especial del Congreso, a partir de la asunción de los nuevos diputado, informó una fuente de NA. De esta manera, se buscaría reformar la ley de alquileres "con un primer artículo que suspenda la ley por 180 días y ponga en vigencia la anterior".

En tanto, Alberto Fernández y Sergio Massa aprovecharon la oportunidad para dialogar sobre la agenda parlamentaria de fin de año.

"Estuvieron hablando de los proyectos que se van a tratar de acá a fin de año en el Congreso de la Nación y que le interesan tanto al Ejecutivo como al Legislativo", resaltó la portavoz presidencial Gabriela Cerruti en declaraciones a los medios acreditados en Casa Rosada.

Durante la reunión, que se extendió por casi dos horas y el tigrense almorzó "milanesas con puré", Fernández y Massa charlaron sobre el avance de un paquete de leyes que son claves para el Gobierno nacional.

La agenda parlamentaria tiene como "leyes prioritarias" a sacar antes de fin de año el Presupuesto, la ley Automotriz, la de Electromovilidad, la de Agroindustria y la prórroga de la Ley de Régimen de Incentivo a la Construcción Federal Argentina.

Además, confiaron que "entre las prioridades" también aparece el plan plurianual que el Ejecutivo nacional enviará en los próximos días, con el objetivo de de delinear un plan económico junto al arco político opositor.

En ese maro, la portavoz indicó que "se conversa mucho y se busca puntos de acuerdo" con la oposición, y explicó que muchas de las ideas que contendrá el plan plurianual fueron tratadas en el Consejo Económico y Social (CES) y se vienen conversando "con diferentes sectores, como empresarios y sindicatos".

El presidente Alberto Fernández pidió una solución a la Ley de Alquileres

Suspensión anticipada

La semana pasada, el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, había anticipado suspenderla por 180 días y que paralelamente se elabore una nueva norma basada en un acuerdo parlamentario, con amplio consenso entre el oficialismo y la oposición.

El funcionario había planteado que "en el Gobierno anterior, el Congreso sancionó -no con mala fe, sino buscando una solución a un problema- una ley que fracasó: la Ley de Alquileres, que pretendía asegurar a inquilinos y propietarios y terminó disminuyendo la oferta, retrayendo la posibilidad de desarrollar el negocio y además generando incertidumbre y dificultades para el inquilino".

En realidad, la ley fue votada y aprobada durante la actual gestión de Alberto Fernández, en junio de 2020 y votada por el oficialismo.

"Tenemos también que discutir una nueva Ley de Alquileres, que le dé certeza al propietario y garantías y tranquilidad al inquilino para que el sector pueda desarrollar libremente ese emprender noble que tiene a lo largo y a lo ancho del país", dijo en su momento.

El propio ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, indicó que la idea oficial para la ley "no es derogarla sino mejorarla".

"En una Argentina tan heterogénea tiene que haber leyes más particulares y leyes provinciales, una ley así no se puede aplicar igual en la zona más rica del país que en la más pobre", indicó el ministro. La nueva norma podría funcionar como una ley marco que adecuaría cada provincia a su situación.

La ley fue votada y aprobada durante la actual gestión de Alberto Fernández, en junio de 2020

Puntos conflictivos

1) El plazo de los contratos: la nueva ley lo elevó a tres años pero el oficialismo pretende que vuelva a dos años.

2) El coeficiente de ajuste: si bien los inquilinos buscan una cláusula de ajuste más vinculada al Coeficiente de Variación Salarial (CVU), también está la pretensión de los propietarios de no aplicar ajustes anuales con una fórmula que toma en cuenta salario e inflación, sino en forma semestral o la que se pacte entre las partes.

3) Registro de los nuevos contratos ante la AFIP

4) Las garantías. Los propietarios quieren que se mantenga la garantía propietaria como se utilizaba anteriormente o que ellos puedan elegir la que les resulte más conveniente.

Por qué alertan que no alcanza con modificarla

A poco más de un año de estar en vigencia, la ley de alquileres es resistida por propietarios, inquilinos y hasta por el sector inmobiliario (tanto que muchas inmobiliarias no quieren ni tomar casas para rentar). Estamos ante la mayor suba de precios de la última década, y eso encendió la alarma de los legisladores oficialistas, que ahora propone suspender la norma por 180 días. ¿Alcanza esta reacción? ¿Servirá de algo? ¿Qué opinan los involucrados?

"Tanto la oposición como el gobierno de turno tienen que empezar a trabajar en conjunto y comenzar a ser creíbles. Parte de la angustiante situación que vivimos se debe a que los gobiernos no son creíbles. Esto abarca desde temas como la inflación hasta situaciones como las generadas a partir de la ley de alquileres", dispara sin más Miguel Di Maggio, director de la inmobiliaria Depa.

Desde el sector inmobiliario vienen reclamando certeza en la toma de decisiones. "Tanto para que la oferta crezca como para que los alquileres tengan valores un poco más reales y acordes a la economía que tenemos, en primer término van a tener que crear credibilidad. Sumado a esto, deben repensar qué es lo que realmente necesita la gente a la hora de alquilar. Me parece que esto es lo primordial", añade Di Maggio.

Y agrega: "la ley de alquileres generó en un muy corto plazo una desaceleración de la oferta y una gran aceleración en los valores (entre el 70 y el 100% en algunos casos). A partir de esto, se creó un escenario en el que va a ser muy difícil que los propietarios hagan frente a los valores de las propiedades. Incluso, será complicado, si vuelve la voluntad de las partes de sentarse y acordar un incremento cada seis meses, que el propietario no vaya a pedir un incremento que cierre en un 50% (o sea, un 25% semestral)".

"La ley de alquileres fue un fracaso absoluto. Leer que Sergio Massa pida el tratamiento de su modificación es una buena noticia", se esperanza Sebastián Cantero, empresario y referente del sector.

Falta de escucha

Esta ley la impulsó Daniel Lipovetzky, en ese momento legislador del PRO. "El, en su relato, dice: me equivoqué. Pero no se equivocó nada, lo que no hizo fue escuchar a los actores centrales del mercado, desde el Colegio de Corredores Inmobiliarios, que en ese momento era presidido por Armando Pepe y se cansó de pedir mesa para poder aportar la opinión de quienes realmente estamos en el mercado hace muchísimos años y conocemos la problemática de la vivienda", afirma Cantero.

En la falta de escucha todas las partes coinciden en que está el gran problema, incluso los inquilinos hoy se sienten no escuchados ni representados por una ley que, supuestamente, llegaba para acercarles un poco más de igualdad al momento de negociar contratos de renta.

"Seguramente ahora se hará con criterio la modificación de la ley de alquileres, que lo único que hizo fue arruinar familias enteras porque se quedaron sin propiedades, porque los dueños ante tal atropello, retiraron las viviendas del mercado", describe Cantero.

La ley de alquileres no logró ni uno de los objetivos que supuestamente tenía entre sus intenciones.

Por su parte, Daniel Zampone, asesor inmobiliario, titular de Zampone Propiedades, expone su molestia al reafirmar algo que muchos repiten: "no nos equivocamos cuando encendimos las alarmas, por desgracia resistimos un archivo".

"Hay distintas maneras de buscar soluciones: derogarla, modificarla. Lo único que queda claro es que no sirvió, entonces hay que generar un cambio, que a mi entender habría que hacer una mesa de profesionales idóneos del tema, en la que expongan las distintas teorías y ver qué es lo mejor", dice Zampone.

Pero el tema no queda ahí, advierte este especialista. "Esta ley vino a empeorar un mercado deprimido. Habrá que dar un debate sobre si se deroga la ley de alquileres o si se modifica, y cómo se reactiva el mercado, ya sea con créditos u otra herramienta. Ahora están pensando en impuestos a la propiedad ociosa, que es algo que tampoco funcionará", resalta.

Para Di Maggio, para que la oferta crezca, "lo primero que tiene que plantearse el gobierno de turno y la oposición (todo el arco de la oposición) es cómo lograr credibilidad. Hasta que eso no pase va a ser muy difícil que la Argentina encuentre un rumbo claro y vuelva a tener una oferta inmobiliaria alcanzable para las distintas clases sociales en el tema de alquileres".