La Ciudad decidió que las familias que no manden a sus hijos a la escuela no tendrán planes sociales

Así lo confirmó el gobierno porteño. Los menores de 18 años deberán ser alumnos regulares y contar con al menos un 85% de asistencias
Por iProfesional
08/08/2022 - 21,42hs
La Ciudad decidió que las familias que no manden a sus hijos a la escuela no tendrán planes sociales

Tras varias críticas sobre la cantidad de planes sociales otorgados y en medio de un eventual ajuste de gastos públicos, el gobierno porteño confirmará este martes que las familias que no envíen a sus hijos a la escuela, no recibirán ningún beneficio del Estado.

Así lo indica la resolución N°3732/MEDGC/22 del Ministerio de Educación de la Ciudad, que define cuáles son las condiciones que deberá cumplir un estudiante a partir de ahora para ser considerado "alumno regular".

Esta nueva definición impactará en el acceso al programa social Ciudadanía Porteña que requiere como contraprestación asegurar la escolaridad de los menores de 18 años del hogar.

Planes sociales: educación como condición

La titular de la cartera educativa de la ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, expresó: "El mejor lugar en el que pueden estar los chicos y las chicas es en la escuela. Y el Estado tiene que garantizar que así sea. Y si no empezamos a tomar las decisiones que verdaderamente hagan la diferencia, no vamos a poder sacar al país adelante".

La medida —publicada en el boletín oficial el 1 de agosto de 2022— implica que para ser un "alumno regular" los estudiantes deberán asistir en cada bimestre un mínimo del 85% de los días efectivos de clases durante el ciclo lectivo, según las fechas establecidas en la agenda educativa. Asimismo, no podrán tener más de 25 faltas injustificadas en el año.

Quienes pierdan la condición de alumno regular podrán recuperarla luego de haber asistido un mínimo del 85 % de días efectivos de clases en el siguiente bimestre y una vez abordador los contenidos dictados en su ausencia.

El gobierno de la ciudad busca ponerle un freno a los planes sociales, o al menos exigir requisitos más exhaustivos.
El gobierno de la ciudad busca ponerle un freno a los planes sociales, o al menos exigir requisitos más exhaustivos.

Para esto, los docentes y el equipo directivo arbitrarán los medios necesarios para garantizar el derecho de los estudiantes a la enseñanza obligatoria a través de nuevas instancias y/o actividades de acompañamiento y apoyo a sus trayectorias escolares.

El estudiante que pierda la condición de regular a lo largo del bimestre deberá continuar asistiendo a clases, es decir que deja de existir la condición de estudiante libre por inasistencia y el alumno conserva siempre su matriculación.

En los casos donde se presuma la vulneración del derecho a la educación de un estudiante debido a inasistencias injustificadas, llegadas tarde o retiros anticipados, y habiendo perdido comunicación con el adulto responsable, la escuela dará intervención al Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Convertir planes en trabajo: la medida para el ajuste

Entre los ejes fundamentales para asegurar la estabilidad económica, el ministro Sergio Massa aseguró que intentará convertir planes en trabajo de una manera paulatina.

Este lunes, el funcionario puso en marcha auditorías para conocer si las empresas estarán aptas para recibir beneficiarios, quienes podrán mantener el beneficio hasta por un año mientras trabajan.

El 15 de agosto próximo, el Ministerio de Desarrollo Social empezará una auditoría que realizarán las universidades. "Quien no cumpla recibirá la suspensión del plan", advirtió Massa, lo cual puso en guardia a las organizaciones que administran esos subsidios. Poner a punteros políticos a cargo de los planes es algo que nunca debió hacerse, sostienen especialistas.

Temas relacionados