Más artículos

BMW Serie 1: precios, equipamiento y cómo anda el más chico de la marca

BMW Serie 1: precios, equipamiento y cómo anda el más chico de la marca
El hatch de entrada de gama a la marca alemana se renovó completo y cambió elementos claves de su estructura. Lo probamos y te contamos cómo anda
Por Guillermina Fossati
13.10.2020 07.25hs Autos

Los modelos de entrada de gama a las marcas premium son, muchas veces, el máximo aspiracional de quienes desean, en algún momento de su vida, subirse a ese segmento. Y el Serie 1 de BMW representa a esa camada de consumidores.

El modelo más chico de la alemana es el puntapié inicial para empezar a trepar en una escala de vehículos que ofrece la marca, entre los cuales se encuentran clásicos como el Serie 3 y Serie 5, además de otros productos que integran su oferta.

Se puede decir que, a pesar del contexto, la marca ha estado muy activa en los últimos meses, y uno de los últimos lanzamientos más importantes ha sido este hatch que llegó hace pocos meses al país, el cual no cambió de imagen, sino que cambió de filosofía

BMW Serie 1, renovado.
BMW Serie 1, renovado.

En detalles, el Serie 1 que debutó en el año 2011 en el país, estrenó la tercera generación con una modificación fundamental que es la tracción delantera, renunciando a la trasera que tuvo hasta ahora. Quizás para muchos es un cambio menor, pero realmente, es una modificación significativa para la marca y el modelo.

Además, utiliza una nueva plataforma, la cual influyó en cambios fundamentales como es la posición de manejo más elevada, conservando de todos modos sus dotes deportivos (que siempre hablan de vehículos y posturas más bajas).

En cuanto a sus dimensiones, su distancia entre ejes es 20 mm menor que su antecesor, de modo que el espacio para las piernas de los pasajeros de atrás se acortó, pero su ancho se incrementó (40 mm), lo que se tradujo en mayor comodidad para que 2 adultos se ubiquen mejor.

Ahora si, todos los detalles.

Contacto

Probamos el BMW Serie 1 por una semana, en diferentes caminos y contextos. Sin dudas, el nuevo diseño llama mucho la atención, con una parrilla que se modificó y los riñones son ahora muchos más grandes. El auto quedó más llamativo e impactante que antes, y como siempre decimos cuando probamos un nuevo modelo, la sensación térmica la marca la gente al darse vuelta para mirarlo, y realmente en este caso, hizo girar a varias cabezas.

En tamaño, el Serie 1 mide de largo 4.319 mm; de ancho 1.799 mm y de alto 1.434 mm. La distancia entre ejes es de 2.670 mm y la capacidad de baúl de 380 litros.

La estética está definida por el sello distintivo de BMW con la parrilla acompañada de las nuevas ópticas delanteras más oblicuas, un capot más corto y su nuevo paragolpes con múltiples ángulos. Con todo esto, el Serie 1 es más llamativo que nunca.

De costado mantiene sus formas con nervaduras que terminan en la parte de atrás, donde se destaca su luneta pequeña, el alerón por encima de esta, las ópticas que avanzan sobre el portón y un paragolpes bien abultado.

Por dentro

El Serie 1 sigue apostando por los relojes a aguja, tanto para el velocímetro como el cuenta vueltas (la mayoría de sus rivales ya ofrece instrumental digital). Entre ambos relojes, presenta una computadora de a bordo.

Nuevo diseño interior para el Serie 1.
Nuevo diseño interior para el Serie 1.

En el centro de su consola central, sobresale su pantalla digital, la cual se puede comandar por la clásica ruedita-mouse ubicada junto a la palanca de cambio. Increíblemente, es solo compatible con Apple Car Play, pero no con Android Auto.

En general, es un auto que por dentro también marca la diferencia, llamativo, confortable y cómodo. Nada que decir de este modelo.

Motorización y andar

La versión de prueba que llegó a iProfesional fue la 118i, la cual tiene un motor naftero de 3 cilindros en línea, de 1.500 cc y 140 CV, con un torque de 220Nm entre las 1.480 y las 4.200 vueltas. Se trata de propulsor sobre alimentado con un turbo de geometría variable. La caja de cambios es automática de 7 marchas, doble embrague, con modo secuencial, pero sin levas en el volante. La tracción, dejó de ser trasera y ahora son las ruedas delanteras las que traccionan.

El cambio más notorio, comparándolo con su antecesor, es el gran salto en el confort de marcha. Sorprende el imperceptible sonido de su motor, consecuencia del muy buen aislamiento de toda la cabina, y la serenidad en el andar. 

Colabora también el trabajo de sus suspensiones que se encargan de absorber y no transmitir los desperfectos del pavimento, pese a sus neumáticos de perfil bajo. Da placer interactuar con su caja automática, de la cual destacamos la rapidez y lo bien escalonandas que están las marchas, según el modo de conducción por el que se opte (Sport, Confort y Eco/Pro). En el modo Sport, nos quedó grabado en nuestra memoria, las relaciones de la caja, las cuales no dejan caer en vueltas el motor.

En síntesis

Esta nueva generación ha sido muy bien recibida en el mercado y, realmente, es un auto que gusta. En estética, adoptó una apariencia mucho más deportiva, algo que siempre llama la atención.

Contradictoriamente quedará en la historia como el primer modelo de la marca que abandona la clásica tracción trasera, por una delantera. 

De todos modos es un auto ideal para quien puede darse el lujo de comenzar en este camino de las marcas premium, más aún, en este momento donde puede aprovechar el dólar blue, que los hace más económicos (para quien tiene esos ahorros).

Precio: u$s51.800 (la gama se inicia en los U$S 45.900 (Advantage) y asciende hasta los U$S 64.900 (M Performance)

Autos en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído