Más artículos

Los autos 0Km, más caros: ¿qué modelos comenzarán a pagar el "impuesto al lujo"?

Los autos 0Km, más caros: ¿qué modelos comenzarán a pagar el "impuesto al lujo"?
A partir del 1 de marzo, los 0 km de más de $2.500.000 de precio al público deberán abonar Impuestos Internos. Muchos modelos quedan "topeados"
Por iProfesional
09.02.2021 13.14hs Autos

A partir del 1 de marzo, los 0 km de más de $2.500.000 de precio al público deberán abonar Impuestos Internos, cuando la AFIP actualice la base imponible como está prevista de forma trimestral. De esta forma, los 0 km cuyo valor se ubica en los u$s27.300, al cambio oficial actual, quedarán alcanzados por una alícuota del 20% correspondiente a la primera escala de este gravamen, considerado impuesto "al lujo". Si se toma la cotización del "blue", el valor imponible quedará aproximadamente en 17.300 dólares "billete".

Por su parte, la segunda escala tendrá un sobrecargo fiscal de 35% a partir de modelos de un valor de $4.550.000. Esto se debe a la aplicación del ajuste de 11,64% correspondiente al trimestre octubre, noviembre y diciembre que surge del Sistema de Índices de Precios Mayoristas (SIPM) y que regirá hasta fin de mayo.

Hasta fin de febrero, el impuesto se cobra a partir de unos $2.250.000 de valor al público. Por la forma de aplicación del tributo, una alícuota de 20% representa una suba del precio del 25% mientras que la de 35% dispara el precio en alrededor de 50%.

El valor del 0 km alcanzado por este gravamen, tomando su precio de venta de fábrica o importador a concesionaria, pasará de $1.580.935 a $1.764.955, para la primera escala, y de $2.917.700 a $3.258.379 para la segunda.

La carga impositiva de los autos varía según el segmento.
La carga impositiva de los autos varía según el segmento.

A estos valores hay que aplicarle el IVA, más el margen comisional de alrededor de 15%. Es por eso que, el precio final es orientativo porque depende de si la concesionaria resigna o no parte de sus ganancias. De ese ingreso, tiene que afrontar todos los costos de la concesionaria (laboral, alquiler, servicios, impuestos y demás). Lo que queda será su rentabilidad.

De esta forma, muchos modelos quedan "topeados" justo debajo de la base imponible para no sufrir ese recargo. En el caso de no poder sostenerlos en ese nivel, esos autos se dejan de comercializar en la práctica ya que quedan descolocados frente a la competencia. Esto es lo que está sucediendo desde hace unos días. A la escasez de unidades por las dificultades para importar, se suma la proximidad del cambio de la base imponible para los vehículos más caros. Ante eso, la oferta de estos 0 km se ve más restringida la espera de la actualización.

La mayoría de los modelos afectados son importados pero también alcanza a algunos de producción nacional. Hay que tener en cuenta que los 0 km más accesibles del mercado tienen un precio por arriba de $1 millón por lo que la franja que queda exenta es muy chica y eso hace que tributen modelos del segmento mediano.

Carga impositiva

La carga impositiva para los vehículos 0km es responsable de casi el 54% del valor de venta al público, pero a partir de este año, se observa una mayor diferencia según el tipo de segmento al que pertenezca cada modelo.

En la Argentina hay dos formas principales de importación de 0km. Una, la que realizan las marcas radicadas en el país bajo el régimen automotor del Mercosur o acuerdos bilaterales con determinados países. Por ejemplo, México. En esos casos, el nivel de impuesto es más bajo porque cuentan con beneficios arancelarios en el marco de convenios comerciales. La otra corresponde a los vehículos que llegan fuera de esos acuerdos, conocidos como de extrazona. En ese caso, deben abonar un arancel del 35%.

Los autos sufren una fuerte carga impositiva.
Los autos sufren una fuerte carga impositiva.

Los casos son diferentes.

Por un lado están los vehículos comerciales, como una pick up, que está en el nivel más bajo de la carga fiscal porque tiene un IVA diferencial de 10,5%. Se toma en este caso las situaciones más extremas (pero no por eso poco comunes) de la presión impositiva. Por ejemplo, si la empresa que importa las unidades no tiene, según la AFIP, suficiente IVA a favor, tiene que pagar un IVA adicional.

El segundo caso es de un auto que no está alcanzado por los Impuestos Internos. Este tributo se lo conoce como impuesto al lujo.

El tercer caso es de un modelo que paga la primera escala de este tributo (20% pero por la forma de cálculo tiene una tasa efectiva de 25%) y el cuatro se refiere a un 0km que está castigado con la segunda escala (de 35% pero con tasa efectiva de 53,8%).

El matutino pone el ejemplo de un modelo con un valor FOB de u$s29.000 que el importador debe pagar u$s60.859 para nacionalizarlo. De esta manera, esa unidad tiene un valor base de 89.859, de los cuales el 68% son impuestos. Si se toman los tributos que se suman en la cadena de comercialización, el Estado se está quedan con el 70% o más del valor de venta de esa unidad.

En los montos que se manejan en los ejemplos, más allá del precio FOB que se declaren los autos, la AFIP y la Aduana hace ajustes de valor sobre los que se calculan los impuestos.

Temas relacionados
Autos en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído