Qué hacer si llenás con nafta el tanque de tu auto diésel

Qué hacer si llenás con nafta el tanque de tu auto diésel
Llenar el tanque del automóvil con el combustible equivocado puede ocasionar graves daños en la mecánica. Qué medidas tomar ante el error
Por iProfesional
09.04.2021 16.45hs Autos

Cargar nafta en un automóvil diésel es un error que puede costar caro y que ocurre con mucha mayor frecuencia de lo que se cree.

De hecho, la equivocación inversa es casi imposible, dado que la boquilla de la manguera diésel no entra en la boca del depósito de un coche naftero.

Un análisis que el Real Automóvil Club de España (RACE) llevó a cabo en más de 1,1 millones de asistencias realizadas durante el año 2015 reveló que más de 72.700 conductores se habían confundido de combustible al repostar. Es decir, sus servicios de asistencia recibieron 200 avisos diarios por este motivo, nada menos que ocho casos por hora, uno cada 7 minutos y medio.

Los surtidores informan acerca del combustible que sirven cada uno de ellos. Pero incluso así, se producen errores a diario a causa del apuro o el despiste de los conductores, sobre todo cuando llevan un auto alquilado o que no es el suyo. No se dan cuenta de que están cargando el combustible equivocado.

La confusión ha quedado reducida en la actualidad a aquellos casos en los que el conductor introduce gasolina en el depósito diésel de su vehículo. Al revés es muy improbable, porque las anchuras de las bocas de los depósitos y de las boquillas de las mangueras son diferentes. La manguera diésel no entra en el tanque de un vehículo de gasolina.

Si tenés un diésel tenés que estar muy atento a qué combustible cargan en tu auto.
Si tenés un diésel tenés que estar muy atento a qué combustible cargan en tu auto.

Qué hacer ante una carga equivada de combustible

Si ocurre que por una causa o por se ha cargado nafta en un auto diésel, existen soluciones. Es probable que el yerro se haga evidente en la propia estación de servicio. En este caso, no hay que mover el auto: ni siquiera poner la llave en contacto. De esta forma se impedirá que el combustible equivocado entre en el complejo circuito de combustible diésel.

Inmediatamente hay que acudir al personal de la estación de servicio para informarles del problema. Así podrán cerrar la zona para que el resto de conductores se dirijan a otros surtidores.

Una vez avisados los empleados del local, hay que llamar a una grúa -puede ser la que provee el seguro automotor- para solucionar el problema. La grúa podrá llevar el auto al taller mecánico que se le indique. Los mecánicos se encargarán de desmontar el depósito, bombear la gasolina equivocada y sacar el filtro principal. 

Para evitar riesgos personales y no dañar la mecánica del coche, la operación debe ser realizada por un profesional. Hay que tener en cuenta que hay talleres que atienden tanto autos diésel como nafteros y también lugares especializados en diésel.

Un vehículo diésel moderno no puede circular con nafta en el tanque.
Un vehículo diésel moderno no puede circular con nafta en el tanque.

Qué hacer si el auto ya está en marcha

Si ya se dio arranque al motor, el error en la carga de combustible pronto se hará evidente. Si bien años atrás y en autos más antiguos era posible circular con algo de gasolina en un motor diésel, ahora es imposible dado el refinamiento del carburante y los motores actuales. Enseguida, el auto comenzará a comportarse de forma anómala. Lo más probable es que dé tirones y no acelere hasta detenerse por completo.

En este caso también habrá que contactar con el servicio de asistencia para que se lleven el vehículo a un taller. Una vez allí, el mecánico comprobará los daños causado en el filtro o en la bomba de inyección del motor diésel. Es muy probable que esta última pieza haya quedado dañada y tenga que ser sustituida -o sometida a una buena limpieza-, lo que sin duda supondrá tener que hacer frente a una costosa reparación.

Lo más aconsejable ante una situación como esta es dejar el trabajo a profesionales. Intentar extraer el combustible sin los medios adecuados es una temeridad. No hay que tratar de aspirar el líquido mediante un tubo de goma o con otros métodos similares. Hay que considerar que la gasolina es un líquido inflamable y que se requieren ciertas medidas de seguridad para su manipulación, señala La Vanguardia. 

Por último, cabe recordar que las compañías aseguradoras no se hacen cargo de las averías provocadas por echar el combustible equivocado. No obstante, si el error lo cometió un empleado de la estación de servicio que llegó el tanque, el establecimiento deberá asumir el costo de la reparación.

Temas relacionados