Más artículos

Automotrices y un enero negro: la producción se derrumbó y tocó el peor registro en 13 años

Automotrices y un enero negro: la producción se derrumbó y tocó el peor registro en 13 años
El primer mes del año culminó con preocupantes caídas en todos los frentes. El sector se prepara para enfrentar meses difíciles
Por Juan Diego Wasilevsky
05.02.2019 19.34hs Comex

Enero reflejó la peor cara de la crisis que enfrenta la industria automotriz. Es que ADEFA, la entidad que nuclea a las terminales locales, difundió el informe correspondiente al arranque del año en el que se observan fuertes caídas en todos los frentes. 

En el caso de la producción, de las líneas de montaje salieron apenas 14.800 vehículos, lo que implicó un derrumbe del 32% respecto del mismo mes de 2018. 

El dato es por demás inquietante: hay que retroceder hasta enero de 2006 para encontrar un nivel más bajo. En ese entonces las automotrices habían fabricado tan solo 12.300 unidades. 

En lo que respecta a exportaciones, el "efecto Brasil" tampoco alcanzó para reactivar al sector: según los datos de las terminales, se despacharon al exterior apenas 7.400 unidades, lo que implicó un desplome interanual de casi 29%. 

Para ponerlo en contexto, se trata del peor nivel desde enero de 2016, cuando se exportaron menos de 3.900 unidades. En ese entonces, el país vecino -el principal comprador de autos nacionales- estaba sumido en una profunda crisis a nivel político y económico. Además, en la Argentina se acababan de dejar atrás todo el proceso de elecciones, lo que había generado una parálisis en los sectores productivos estratégicos. 

Frente a estos preocupantes desplomes, Luis Fernando Peláez Gamboa, presidente de ADEFA, señaló que el desempeño de enero estuvo marcado por el efecto arrastre que dejó diciembre.

"En 2018, el mercado y la industria arrancaron con una inercia que llevó a las estimaciones hacia volúmenes records. No obstante, las turbulencias financieras llevaron a concluir el año con números de ventas y producción más cercanos al comportamiento promedio histórico local", afirmó el directivo. 

 

Precios versus salarios

A la hora de brindar razones, el titular de ADEFA afirmó que "con las paradas de diciembre y su extensión en el primer mes, la producción bajó, un impacto que se vio en las exportaciones". 

Sin embargo, esto estuvo explicado por el preocupante escenario que atraviesan las ventas de 0Km en el mercado doméstico y con las flojas perspectivas con las que están trabajando las terminales en el país. 

De hecho, en enero, las ventas desde las terminales a la red de concesionarios corrieron con peor suerte: sufrieron una contracción nada menos que del 53% en relación a enero del año pasado. 

Las causas detrás de este desplome se explican por la fuerte caída a nivel patentamientos que se viene dando en los últimos meses: los argentinos compraron un 50% menos de autos en el arranque del 2019, tocando así uno de los registros más flojos de las últimas dos décadas.

Y lo que más preocupa es la inercia. Si bien 2018 culminó con una contracción del 11% respecto de 2017, con cerca de 803.000 vehículos comercializados, el dato a destacar es que, a partir de la segunda mitad del año pasado, la tasa de caída interanual se fue profundizando: en agosto fue del 25% y para diciembre había alcanzado el 40%.

Una de las principales causas que explican este derrumbe es el encarecimiento que sufrieron los 0Km frente a los salarios, que crecieron cerca de un 28% durante el año pasado.

Sin embargo, como consecuencia de la disparada del dólar, los valores de los diez autos más vendidos tuvieron un aumento del 75%. Es decir, 47 puntos por encima del crecimiento de las remuneraciones, según un relevamiento de Economía & Regiones.

De acuerdo con la consultora, modelos como el Gol Trend, por ejemplo, experimentaron un salto cercano al 95%. El Fiat Argo, en tanto, para diciembre se había encarecido un 93%; apenas por encima del Ford Ka, cuya cotización se disparó un 80,5%.

Y si bien las marcas volvieron a apelar a promociones y descuentos para reactivar las alicaídas ventas, está claro que las bonificaciones no fueron suficientes para amortiguar semejantes subas.

La coyuntura adversa, en un contexto de altas tasas, también arrastró a los planes de ahorro. Las cuotas mensuales se encarecieron al menos un 50% el último año, también muy por encima de los salarios. 

En medio de esta floja performance, desde las marcas vienen alertando que el nivel de stock de vehículos alcanza para cubrir unos seis meses de ventas, como mínimo. Y esto se está sintiendo en las fábricas.

Malas perspectivas 

Tras el descalabro que dejó enero, desde ADEFA pidieron "aguardar el comportamiento que tendrá el mercado una vez concluido el primer trimestre" como para trazar las primeras proyecciones, la realidad es que las marcas están trabajando con un escenario muy preocupante. 

Tal como adelantó iProfesional, las principales marcas proyectan un 2019 muy poco alentador. 

Desde la consultora Abeceb, el analista Franco Roland, especialista en el mercado automotor, plantea un escenario en el que "los patentamientos caerían un 15% respecto a los niveles de 2018". 

En concreto, estiman un volumen cercano a las 680.000 unidades para los próximos 12 meses. De concretarse, serían unas 122.000 menos que en el último año.

En Volkswagen Argentina manejan un escenario bastante similar, con un mercado que, en el mejor de los casos, rondaría los 700.000 vehículos. 

Con estas mismas cifras coincide Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Argentina, quien considera que "si las condiciones macro no se alteran significativamente, lo previsible es que el mercado de 2019 esté en línea con el nivel de ventas del segundo semestre de 2018". 

Es decir que, en términos anualizados, daría un mercado de autos comerciales más livianos en torno a las 650.000 a 700.000 unidades aproximadamente, según el empresario. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar