Más artículos

Brasil crea unidad especial para impulsar exportaciones a China

Brasil crea unidad especial para impulsar exportaciones a China
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, apunta al gigante asiático para poder venderles nuevos productos, más allá de la soja y la carne de res
29.01.2020 13.45hs Comex

Una especialista comercial de 36 años que habla mandarín es la apuesta más reciente de Brasil para impulsar las exportaciones de alimentos a China justo cuando el país latinoamericano lucha con Estados Unidos por una mayor participación en el mercado de productos básicos más grande del mundo.

Larissa Wachholz, magister de la Universidad Renmin de China, fue nombrada en diciembre por el Ministerio de Agricultura brasileño para dirigir una unidad comercial dedicada al país asiático, la primera de su tipo en Brasil.

Su misión es diversificar las exportaciones brasileñas a su principal socio comercial más allá de la soja y la carne de res, como parte de una estrategia para suavizar los altibajos en los flujos comerciales entre los países.

En su primera entrevista en el nuevo cargo, Wachholz dijo que Brasil carece de conocimiento sobre China, incluso cuando ambos países comercian más de u$s100.000 millones en bienes por año y son miembros del grupo BRICS. "Necesitamos aprender a tratar mejor con este socio", indicó la agencia Bloomberg.

El impulso de Brasil llega en un momento en que la demanda china puede tambalear a medida que el país asiático se enfrenta al brote de un coronavirus mortal. También se realiza justo cuando EE.UU. está a punto de desplazar algunas exportaciones brasileñas de soja tras la firma de un acuerdo comercial con China.

Wachholz dijo que el acuerdo entre Washington y Pekín es "motivo de preocupación", pero que Brasil está considerando escenarios antes de reaccionar. "Estamos intentando comprender el alcance del acuerdo y lo que podría cambiar a partir de ahora".

Se espera que las ventas de soja brasileña a China, que se habían expandido desde que el presidente Donald Trump impuso aranceles a Pekín hace dos años, vuelvan a los niveles anteriores a la guerra comercial.

Las exportaciones de carne brasileña también están subiendo. Se dispararon en más de 50% en 2019, elevando los precios de la carne y la inflación de Brasil a fines del año pasado, mientras China luchaba por satisfacer la demanda interna de proteínas después de que la propagación de la peste porcina africana diezmara su población de cerdos.

Sin embargo, los chinos ahora buscan renegociar los contratos existentes dado que el aumento de los precios frenó la demanda allí también.

Cambio de estrategia

La creación de una unidad comercial sin precedentes dedicada a un solo país resalta un cambio crucial de estrategia por parte del presidente Jair Bolsonaro.

Mientras hacía campaña, calificó a los chinos de "despiadados" e, incluso después de asumir el cargo, dijo que eran depredadores que no solo querían invertir en Brasil, sino también adueñarse del país.

Desde entonces, las relaciones se han suavizado a medida que China continúa devorando una porción cada vez mayor de las exportaciones brasileñas, actualmente alrededor de 40% de ellas.

Desde que asumió el cargo a principios de 2019, Bolsonaro se reunió dos veces con su homólogo chino Xi Jinping. A pesar de buenas relaciones con Trump, hasta ahora se ha negado a inclinarse ante las demandas estadounidenses de prohibir que Huawei Technologies Co oferte en una futura subasta para la implementación de la tecnología 5G en Brasil.

El gran apetito de China por productos básicos ayudó a aumentar el comercio total con Brasil a aproximadamente u$s100.000 millones en 2018.

Las empresas chinas también invierten mucho en Brasil, que busca inversionistas extranjeros para participar en su programa de privatización para acelerar su crecimiento económico.

Para reducir su exposición a los cambios en la demanda de una pequeña cantidad de productos, Brasil tiene la intención de abrir nuevos mercados en China, dijo Wachholz, y agregó que impulsar las exportaciones de frutas es una prioridad.

La semana pasada, Brasil obtuvo luz verde para vender melones al país asiático, que consume la mitad de la producción mundial de fruta. Brasil duplicaría el volumen de melones que exporta a nivel mundial con solo asegurar 1% del mercado chino, dijo. Las uvas y las pacanas también están bajo consideración, agregó.

Por otro lado, la inversión adicional de China en la infraestructura de Brasil ayudaría a consolidar los intereses de Pekín en el país, dijo Wachholz.

"China valora la planificación a largo plazo", dijo.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Comex en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Te puede interesar