NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Más de 3.500 préstamos

Repunte: volvió a crecer en julio la demanda de créditos hipotecarios en el Banco Nación

Créditos hipotecarios tuvieron leve rebote en julio y González Fraga prevé normalización para fin de año
El presidente de la entidad, Javier González Fraga, sostuvo que vuelve a recomponerse el pedido de este instrumento para acceder a la primera vivienda
Por Andrea Catalano
09.08.2018 05.54hs Economía

Julio volvió a alimentar la esperanza de tener la casa propia mediante un crédito hipotecario. Después de un mayo en caída y un junio estable, el mes pasado volvió a crecer la cantidad de créditos hipotecarios UVA en el Banco Nación. Se tomaron más de 3.500 préstamos de este tipo y pese al remezón de la crisis cambiaria, los montos solicitados son muy superiores a los que se registraron hace un año.

Así lo reveló el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, quien en diálogo con iProfesional aseveró que, si bien no se va a llegar en lo que resta del año a los niveles de abril, sí se estima que se alcance un otorgamiento de unos 5.000 créditos hipotecarios UVA por mes.

En abril se tocó el récord máximo de uso de esta herramienta en esta entidad. Se dieron más de 7.500 créditos por más de $9.000 millones. El ritmo fue fenomenal: un préstamo hipotecario cada 39 segundos, todo un récord en la historia argentina en ese rubro.

Pero luego, con la corrida cambiaria iniciada luego de Semana Santa, mayo cayó fuertemente, en junio se estabilizó y en julio volvió la curva ascendente.

“Hacia fin de año tendría que comenzar a verse una estabilización. Si se llega a un otorgamiento de unos $80.000 a $90.000 millones anuales se alcanzará un 0,5% del PBI”, dijo González Fraga.

A partir de la corrida cambiaria que se registró en mayo, en la entidad financiera tomaron nuevas medidas para evitar que las operaciones se cayeran. En ese sentido, el directivo sostuvo que los límites de valuación superaron los $5 millones y que se flexibilizaron otras medidas siempre que no signifiquen un riesgo para el Banco.

En ese marco, sostuvo que entre los requisitos para acceder a un crédito hipotecario para primera vivienda se exige que la cuota no exceda el 25% del salario, aunque a veces puede extenderse hasta el 30 por ciento.

Parte de esta explicación reside en que, mientras los créditos hipotecarios UVA se actualizan de acuerdo a la inflación, los salarios siguen de atrás ese ritmo. Y, hasta tanto se equiparan, se aceptan esas brechas.

El otorgamiento de estos instrumentos para acceder a la casa propia demanda entre 100 y 120 días. González Fraga no sólo aseguró que esos tiempos vienen reduciéndose sino que, además, responsabilizó a la cadena de intermediarios conformada por tasadores, escribanos y demás, que se llevan unos 55 días de todo ese tiempo.

Y en ese sentido, indicó que aquellas escribanías que estaban listadas en el Banco Nación que en enero pasado se tomaron vacaciones y ni siquiera dejaron a una persona de turno, a cargo de llevar las operaciones correspondientes, fueron dadas de baja. “No veo el momento en que haya un Catastro en la nube para que todo sea más rápido”, confesó.

Los créditos UVA, como los que entrega el Banco Nación, fueron ampliamente valorados este miércoles, durante una jornada organizada por Mercado Libre y la desarrolladora Eidico, donde además de iniciar la venta conjunta de propiedades por la plataforma de comercio electrónico y reservar con una tarjeta de crédito, se debatió sobre el mercado inmobiliario en general.

Foto en números

La crisis de los últimos dos meses sobrevoló todo el encuentro. Y quedó patentizado en cifras e impresiones que dieron los diversos referentes que llegaron hasta el Hotel Alvear, en el barrio de Recoleta.

Y uno de los datos más llamativos fue que el Indice de Acceso a la vivienda en la Ciudad de Buenos Aires que elabora Reporte Inmobiliario mostró que mientras en 2017 llegó al 75%, cayó al 71% en lo que va de 2018. Pero en estos días ese nivel se ubica en el 53%, una muestra de cómo se frenaron las operaciones inmobiliarias en este tiempo.

“Lo que pasó en el país no fue bueno. Hay menos ventas, menos crédito hipotecario, sólo se venden productos chicos, los precios están más o menos estables y los costos de la construcción bajaron un poco. Pero si el mercado quiere que haya movimiento los precios deberían bajar entre 10% y 20% en dólares. Pero esto no está pasando ni sabemos si va a pasar”, dijo Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario.

En junio pasado, se anotaron 761 ventas con hipoteca en la Ciudad de Buenos Aires contra 1.015 registradas en el mismo mes de 2017, siguiendo el mismo informe.

Aún así, el precio del metro cuadrado de departamentos usados en la Capital alcanza en este 2018 los u$s2.349 contra u$s2.142 totalizados el año pasado. De darse la baja considerada por Gómez Picasso, ese valor debería al menos ubicarse en un valor cercano al de 2017.

Claro que esto no es tan lineal pues, luego, tendrá que responder a otras variables según se trate de un departamento de uno, dos o tres ambientes.

Raros pero optimistas

Y si estos números no hacen más que describir de manera contundente al mercado inmobiliario de hoy, la imagen se vio reforzada cuando tomó la palabra Eduardo Elsztain, CEO de IRSA, quien arrancó su exposición describiendo el achique de la financiación cuando este sector depende casi exclusivamente del crédito.

“Tener un activo financiado es normal y estamos por debajo del 1% (del total del PBI). Tenemos mucho para crecer. El endeudamiento de los argentinos en este sector es bajo en comparación con otros países. No actuamos como país normal ni nos financiamos como país normal. Aún así, hay para crecer”, expresó insistentemente Elsztain.

El empresario subrayó que el mercado inmobiliario sigue siendo el mejor recurso de valor para proteger un bien. Especialmente porque, destacó, la sobreemisión genera efecto de sobretasas en el mundo y eso termina siempre en inflación. Frente a ello, el arma sigue siendo acudir a este sector para defenderse.

No obstante, el empresario sostuvo que “tener moneda es una prioridad” y que, para ello, hace falta tiempo y consistencia. Punto en el que coincidió Marcos Galperín, fundador y CEO de Mercado Libre que, en esta jornada donde presentó su alianza con Eidico, y en la que aprovechó para ratificar que las oportunidades existen no sólo en el mercado inmobiliario sino también en el de blockchain aplicado a esta actividad y en la logística, entre otros.

La empresa de comercio electrónico avanza con su proyecto para establecer un centro de distribución de 35.000 metros cuadrados en el Mercado Central, con chance de ampliarlo a 70.000 metros cuadrados. Será un centro de logística de paquetería –la que se compra justamente a través de su plataforma de e-commerce- cuya fecha de inauguración se prevé para marzo de 2019.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas