NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

El bolívar soberano

“Le quité cinco ceros al precio del pollo y listo, no aumenté nada”: la estrategia de Maduro para disimular la hiperinflación en Venezuela

“Le quité cinco ceros al precio del pollo y listo, no aumenté nada”: la estrategia para "disimular" la hiperinflación en Venezuela
La nueva moneda debutó el lunes. El salario mínimo subirá 35 veces, y también aumentarán los impuestos. Los comerciantes no saben cómo afrontar esos gastos
21.08.2018 10.54hs Economía

Venezuela estrenó este lunes su nuevo bolívar soberano, la moneda con la que prevé combatir la inflación, prevista en 1.000.000% por el FMI para este año. La llamada reconversión monetaria comenzó luego de un fin de semana en que la mayoría de los negocios permanecieron cerrados hasta tanto los sistemas electrónicos se actualizaran con los nuevos valores y se minimizaran los inconvenientes a la hora de pagar.

Le quité cinco ceros al precio del pollo y listo, no aumenté nada”, describió José Mejías, un vendedor la situación por la que comenzaron a transitar los miles de comerciantes una vez que se oficializó la entrada en vigencia de la nueva moneda.

Mejías no acató la orden del presidente Nicolás Maduro de no trabajar el lunes para facilitar la entrada en vigencia del nuevo signo monetario con cinco cifras menos. Se trató del único negocio abierto en varias manzanas del centro de Caracas.

Los cajeros automáticos de los bancos privados más grandes ya este lunes comenzaron a dispensar los nuevos billetes sin mayores inconvenientes. Las dudas permanecen entre los millones de venezolanos sumidos en una profunda crisis no sólo signada por la inflación sino también por la caída de la producción.

Banesco, el banco privado más grande, fue el primero en terminar el proceso de incorporación de los nuevos billetes en la mañana del lunes.

Los nuevos billetes de dos, cinco y 10 bolívares soberanos ya están disponibles pero con ninguno de ellos se puede pagar siquiera un café.

Los acontecimientos del fin de semana, como los sucedidos en clínicas y sanitorios, llevaron a que los pacientes que tuvieran que acudir a un centro de salud tramitaran sus pagos recién el lunes por la mañana en los bancos operativos.

La confusión, igualmente, fue una constante. En un intento por simplificar, lo que antes costaba un millón ahora cuesta 1.000. Pero el problema no pasa por ahí, sino por aplicar el aumento del sueldo mínimo de los empleados al nuevo monto ordenado por el presidente, 35 veces superior al que tenían un mes atrás.

En cifras significa pasar de ganar menos de un dólar al mes a u$s30 en el mismo lapso, salario que deberán cobrar a partir de septiembre. Esto, sin dejar de lado, que el Gobierno también actualizó los impuestos como parte del nuevo paquete de medidas presentado.

Para los comerciantes, el presidente Nicolás Maduro se equivocó en esto de aplicar esos incrementos a los salarios. Y confían en que se retractará en los próximos tiempos.

Las cosas no se quedaron acá, sin embargo. En otro barrio, otro comerciante fue a su negocio a hacer los carteles con los nuevos precios y fue visitado por un sargento del Sebin (Servicio de Inteligencia) que le advirtió que había aumentado los precios del sábado al lunes, y que volvería el martes para desplegar las fuerzas de seguridad y evitar la remarcación de precios.

El comerciante justificó su aumento en que todo lo que venga de ahora en adelante también llegará con subas.

Maduro, que realizó el anuncio oficial sobre los cambios a través de Facebook Live, pidió a los ciudadanos defender los nuevos precios justos e insistió a los comerciantes que no aumentenLa razón es que el Gobierno asumirá los gastos de los empleados de la pyme durante tres meses, hecho que es visto como una medida contraria a combatir la hiperinflación.

Te puede interesar