Más artículos

Paritarias "cero": los datos "secretos" de Dujovne anticipan tercera fase de la crisis y nuevo round con gremios

Paritarias "cero": los datos "secretos" de Dujovne anticipan tercera fase de la crisis y nuevo round con gremios
Las cifras de inflación y actividad que se filtraron suponen un fuerte impacto sobre salarios y empleo. Reapertura de las negociaciones y paro express
Por Juan Manuel Barca
04.09.2018 04.13hs Economía

Estamos en una situación de emergencia”. Esa fue una de las principales definiciones que deslizaron ayer los hombres de Nicolás Dujovne a la prensa en una sala del quinto piso del Ministerio de Hacienda. La reunión a puertas cerradas ocurrió minutos después de la breve conferencia de prensa encabezada por el titular de la cartera, en la que expuso su plan de “déficit cero” y reconoció como propias las proyecciones económicas filtradas horas antes de su presentación, que anticipan un panorama de estancamiento y alta inflación mucho peor al previsto hasta ahora.

En ese documento que circuló de manera no oficial, el equipo de Hacienda estimó en un pie de página una inflación del 42% y una caída de la actividad del 2,4% en 2018, y del 25% y 0%, respectivamente, en 2019. Todas estas cifras fueron excluidas de la versión presentada por Dujovne, pero el ministro admitió que "es material de trabajo no público que no podemos comentar” y que su área hizo “muchas estimaciones” en los últimos días. “Los números con los que trabajamos son los que estamos presentado aquí", aseguró al ser consultado.

La última etapa de la crisis será su impacto sobre la situación social en los próximos meses, con una caída del salario real, el deterioro del empleo y un agravamiento de la pobreza.

La confesión de Dujovne es clave porque indica las mayores dificultades que enfrentará en las próximas horas en Washington durante las negociaciones con el FMI para adelantar fondos adicionales de los u$s50.000 millones acordados. Es que los datos filtrados sepultan definitivamente las pautas comprometidas en junio con el organismo. En ellas se preveía una inflación para este año de entre el 27% y el 32%, y de un 17% para 2019. Mientras que el crecimiento de la actividad estimado era del 0,4% en 2018 y del 1,5% el próximo año.

Por otra parte, los números secretos que manejan en Hacienda son un anticipo de lo que algunos economistas ya describen como el comienzo de "la tercera fase de la crisis" en curso. Según esta lectura, luego del empeoramiento de los indicadores financieros (acciones, bonos, riesgo país y dólar) y los económicos (actividad e inflación), la última etapa será su impacto sobre la situación social en los próximos meses, con una caída del salario real, el deterioro del empleo y un agravamiento de la pobreza, hoy del 25% a nivel nacional y del 30% en el Gran Buenos Aires.

“La dinámica de la crisis se está dando en tres etapas: primero en los indicadores financieros, y ahora esta mayor caída del PBI se va a empezar a ver en los datos de empleo en forma rezagada y en la pérdida de poder adquisitivo”, explicó a iProfesional Martín Vauthier, economista de la consultora Eco Go.

"Paritarias cero"

En ese contexto, el anuncio de un ajuste superior a los $500.000 millones y la eliminación del Ministerio de Trabajo convertido, ahora en secretaría de la cartera de Producción, desataron un estado de deliberación en la CGT. Según pudo saber iProfesional, ayer hubo reuniones en todos los sectores para definir sus próximos pasos. Mientras los sectores dialoguistas se reusan a adelantar el paro previsto para el 25 de septiembre, los sectores duros amenazan con concretar este semana la medida anunciada por el triunvirato antes de la última megadevaluación, que arrimó al dólar a casi $40 y depreció el peso un 100% en lo que del año.

“Estamos charlando con el Hugo Yasky (titular de la CTA de los Argentinos) y con el sector de Hugo Moyano para adelantar el paro, nuestra idea es hacerlo este jueves con una movilización a la Plaza de Mayo”, anticipó a este medio el titular de la CTA Autónoma, Pablo Michelli. Los tres espacios lo definirán este martes en una reunión en la buscarán presionar al triunvirato, dentro del cual hasta ahora solo Juan Carlos Schmid se mostró a favor de acelerar los tiempos.

La decisión del Gobierno de redoblar el ajuste y sus cálculos no públicos complican aún más a los gremios, que por estas horas debaten qué hacer frente a lo que reconocen como el fracaso rotundo de las paritarias. Frente a una inflación prevista del 42%, hasta los más dialogistas prevían ayer una reapertura masiva de paritarias, que hoy en promedio acordaron subas del 20% en promedio en hasta tres tramos.

Ese es el caso del petrolero Guillermo Pereyra, uno de los sindicalistas más valorados por el Gobierno por haber sido el primero en firmar un acuerdo de productividad, que contempló un aumento de las inversiones en el yacimiento de Vaca Muerta a cambio de la resignación de beneficios en el convenio laboral. “La CGT va a pedir la reapertura de paritarias, porque lo que se acordó es insuficiente”, aseguró a este medio el titular del sindicato de petroleros privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, quien sin embargo rechaza la realización de un paro general.

Frente a una inflación prevista del 42%, hasta los más dialogistas prevían ayer una reapertura masiva de paritarias, que hoy en promedio acordaron subas del 20% en promedio en hasta tres tramos.

En las últimas horas, los metalúrgicos acordaron un 5% adicional que se suma al 15,5% ya negociado. Los bancarios, por otra parte, lograron la semana pasada un plus del 8% en dos tramos, que elevó el incremento anual al 28% y los colocó a la cabeza del ranking salarial. El acuerdo incluyó la activación de la cláusula de revisión apenas la inflación supere esa cifra, un mecanismo que empezó a generar ruido entre los empresarios que ahora se quejan del estado de “paritarias permanentes” y extrañan la cláusula gatillo automática.

Con todo, la eventual incorporación de aumentos adicionales será insuficiente para recomponer los salarios en el 2018. Eco Go estima que el poder de compra de los ingresos de los asalariados sufrirá este año una pérdida del 9,9% con una inflación del 42% y paritarias en torno al 28% por efecto de un ajuste extra, mientras que la caída sería del 15% si las negociaciones se mantuvieran cerradas. Para Econviews, en tanto, el golpe sobre el poder adquisitivo sería del 4%.

Los economistas estiman que el poder de compra de los ingresos de los asalariados sufrirá este año como mínimo una pérdida del 9,9% con una inflación del 42%.

En cuanto al empleo, las proyecciones privadas giran en torno al 9% para el último trimestre del 2018. Se trata de una cifra superior al 7,2% registrado en el mismo período del año pasado. Para alcanzar esa caída, el PBI debería retroceder un 2,5% en el tercer trimestre y 1,2% en el cuarto en términos desestacionalizados y en relación al trimestre previo. “Todo eso suponiendo que ingresas al último trimestre con el mercado de cambios estabilizado”, precisó Vauthier.

La aclaración no es menor. Ayer, el dólar minorista cerró en promedio a $38,99, un peso por encima del viernes pasado. Así, horas después de la presentación del nuevo plan de ajuste, la divisa superó los $38 que utilizó Dujovne en sus cálculos para definir las "acciones para alcanzar el equilibrio fiscal".

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído