Más artículos

Blindaje salarial

Aerolíneas Argentinas: la fórmula exitosa para proteger los salarios de sus 12.300 empleados

La fórmula exitosa de Aerolíneas Argentinas para proteger los salarios de sus 12.300 empleados
La paritaria incluyó un mecanismo de indexación que permitió mantener el poder adquisitivo de su personal. Ahora los gremios piden replicarlo en 2019
Por Juan Manuel Barca
26.10.2018 08.00hs Economía

El personal de Aerolíneas Argentinas y Austral se convirtió en el único sector de la economía que hasta ahora logró ganarle la carrera a la inflación. En los últimos 12 meses, la empresa otorgó un aumento salarial del 40% en promedio a sus 12.300 empleados por encima de la inflación oficial registrada en ese período, que fue del 38%. Esto fue posible gracias a un esquema de actualización automática que permitió recomponer los ingresos mes a mes, en función de los precios relevados por el INDEC.

Según pudo saber iProfesional, la línea de bandera pactó un aumento en dos etapas con un primer tramo del 17% entre octubre del año pasado hasta mayo pasado y desde ese mes hasta septiembre aplicó una cláusula de revisión con incrementos mensuales, equivalentes a la inflación del INDEC del mes previo y en forma acumulada. Así, los trabajadores percibieron este mes un retoque del 6,5% (igual al IPC oficial de septiembre), completando una suba promedio del 40%.

De esa manera, la indexación mensual de los salarios se convirtió en la práctica en una suerte de cláusula gatillo que permitió a los sindicatos superar en dos puntos el aumento del 38% en los precios registrado entre septiembre del año pasado y octubre del corriente. La negociación involucró al personal de tierra (APA), los pilotos (APLA y UALA), los técnicos (APTA) y el personal superior (UPSA y Aeronavegantes), quienes según el caso obtuvieron un aumento cercano al 38%. 

La paritaria aeronáutica contrasta con el resto de las actividades en donde los gremios, si bien incluyeron pautas de monitoreo, no contemplaron subas mensuales y negociaron en cambio aumentos en hasta tres tramos de entre el 15% y el 35%. A pedido del Gobierno, el grueso de los acuerdos de este año abandonaron las cláusulas gatillo que habían incorporado en 2017.

Como resultado, según un estudio del observatorio de la CTA difundido esta semana, el salario de convenio registró una caída real de entre el 10% y el 20% en 2018, siendo los más afectados la industria de la alimentación y la administración pública nacional, con bajas interanuales del 17%. Mientras que Comercio y Sanidad perdieron un 10%. 

En vistas del impacto inflacionario, el camionero Hugo Moyano volvió este jueves a realizar una protesta frente a la secretaría de Trabajo para exigir un aumento salarial del 42%, a tono con la inflación prevista por el Gobierno. Una cifra similar exigen los metalúrgicos y el gremio de la alimentación, que esta semana reabrieron sus respectivas negociaciones salariales bajo la amenaza de realizar medidas de fuerza si no llegan a un acuerdo.

Mientras tanto, los sindicatos aeronáuticos ya empezaron a negociar la paritaria del 2019, con la intención de replicar el mecanismo de actualización automática que según ellos garantizó la paz social. “Ante la dura situación económica que atraviesa el país, continuamos trabajando en unidad para sostener el nivel salarial que se ve ajustado mes a mes por la inflación, reafirmando el compromiso de proteger el bolsillo de nuestros afiliados”, adelantó el moyanista Juan Pablo Brey, líder de los Aeronavegantes, un sindicato que representa a 3.000 tripulantes.

Pero la crisis que atraviesa la industria aerocomercial promete fuertes tironeos. Además del recorte previsto de fondos para Aerolíneas en 2019, las competidoras también se ven afectadas por la caída de la demanda de pasajes y el fuerte aumento del combustible por la devaluación. Una ecuación que parece insostenible, con ingresos en pesos y costos dolarizados. En ese marco, las autoridades de Aerolíneas Argentinas ya le plantearon a los gremios la necesidad de negociar cambios en los convenios laborales para hacerlos más “competitivos".

En lo inmediato el Gobierno necesita cerrar el año con “paz social” en los hangares. Desde el 30 de noviembre hasta el 1 de diciembre, los líderes de las principales potencias participarán de la cumbre del G20 en Buenos Aires y los funcionarios están preocupados por la seguridad.

En ese marco, el Ejecutivo autorizó la colaboración de personal capacitado de la Fuerza Aérea en todos los aeropuertos en caso de que lo requieran las autoridades, tal como adelantó la semana pasada iProfesional. El objetivo es evitar la interrupción del servicio ante eventuales “amenazas”, pero algunos gremios temen que la medida termine por afectar el derecho de huelga.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar