Más artículos

Paritarias post bono de fin de año: crece la tensión y gremios exigen subas del 40%

Paritarias post bono: contra lo planeado por el Gobierno, la tensión no afloja y los gremios piden subas del 40%
Los gremios rechazan que el pago extra se considere a cuenta de futuros aumentos. Mientras los empresarios alegan dificultades sube el riesgo de conflictos
Por Juan Manuel Barca
21.11.2018 05.59hs Economía

El bono de fin de año calmó las aguas pero por unos días. El Gobierno aspiraba a que el pago de $5.000 en dos cuotas abriera una tregua con la CGT y disminuyera la conflictividad. Pero la decisión de los gremios de avanzar con pedidos de aumentos del orden del 40% para recuperar la pérdida de poder adquisitivo volvió a recalentar las paritarias en las últimas horas.

Se trata de organizaciones que representan a más de 2,5 millones de trabajadores del sector metalúrgico, construcción, empleados de comercio, ferroviarios, colectiveros y aeronáuticos.

La puja se desató luego de la publicación del decreto que el martes pasado fijó el pago por única vez de una cuota de $2.500 en diciembre y otra igual en febrero.

La idea de los sindicatos es recomponer primero los ingresos antes de fin de año y negociar el bono aparte. Pero las cámaras de la industria, comercio y construcción buscan que dicha suma sea a cuenta de futuros aumentos, una posibilidad contemplada en la norma, cuya reglamentación se conocerá en los próximos días, según adelantaron fuentes del Ministerio de Producción y Trabajo.

El gremio liderado por Antonio Caló tendrá este jueves una nueva audiencia con las entidades privadas de la actividad. Tras obtener un aumento del 24,5% en mayo, el sindicalista busca una suba del 15% en tres tramos (noviembre, diciembre y enero) para sumar un 40%.

“Nosotros planteamos que dentro de lo que pedimos puede estar el bono, pero no a cuenta sino que integre el salario y permita un porcentaje mayor”, dijeron a iProfesional fuentes de la UOM, quienes por ahora se mostraron proclives a evitar medidas de fuerza.

Como adelantó este medio, la discusión del bono impactó de lleno en la industria de la alimentación: el sindicato bloqueó el lunes de la semana pasada las plantas de Arcor, Mondelez, Bimbo, Felfort, Quaker, Molinos, PepsiCo y Nestlé. Los empresarios se reunieron ayer por la tarde en Trabajo con el titular del gremio, Rodolfo Daer, quien insistió en adelantar a noviembre el pago de un 6% de la suba pactada del 24% y cobrar el bono por separado. Pero la cámara del sector lo rechaza.

“Si las empresas se mantienen duras, vamos a realizar de nuevo bloqueos en 20 días”, dijo Daer a este medio.

Es que a principios de diciembre vence la conciliación obligatoria decretada la semana pasada por la Secretaría de Trabajo. Las negociaciones se complicaron en medio de la caída de la actividad y el aumento de la capacidad ociosa en la industria, que en septiembre subió al 40%. Por caso, en las ramas más afectadas -textiles, calzado, vestido y ceramistas- los gremios recibieron el bono con alivio ante la dificultad para reabrir sus paritarias.

Empresarios desfinanciados

En la vereda de enfrente, los empresarios alegan dificultades económicas ya no sólo para dar aumentos a tono con la inflación, sino para pagar el bono de fin de año.

El titular de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA), Camilo Alberto Kahale, advirtió el martes que el pago del bono para las Pymes es “inviable”, por lo que reclamó una herramienta para deducir dichas sumas del impuesto a las Ganancias, a la vez que sugirió que el incremento sea absorbido por las futuras paritarias.

En el caso de comercio, las cámaras empresarias ratificaron en las últimas horas a este medio que “el bono es a cuenta de futuros aumentos”. De ese modo, apuntan a compensar la suba del 15% pretendida por el mercantil Armando Cavalieri para alcanzar un incremento global del 40% para más de un millón de empleados.

El endurecimiento del sector privado le sumó más presión al sindicalista que en lo que va del año negoció un aumento del 25% y que ahora además enfrenta el reclamo de un ajuste del 45% por parte de la oposición dentro de su gremio.

Por lo bajo, los empresarios de la construcción también analizan plegarse al planteo de sus pares de la industria y comercio. “Veremos si es posible incluir el bono a cuenta, algunos no lo van poder pagar”, dijeron fuentes empresarias.

Como adelantó este medio hace dos semanas, el gremio encabezado por Gerardo Martínez pidió un adicional del 10% (que llevaría el aumento a cerca del 40%), luego de acordar en octubre un 10% en tres tramos y totalizar una suba del 27% para 450.000 albañiles. Con todo, la negociación no será fácil: el sector espera en los próximos meses una mayor caída de la actividad.

El rubro que sigue con atención el Gobierno es del transporte, donde se vive una escalada de la conflictividad. Los gremios aeronáuticos anunciarán hoy nuevas medidas de fuerza luego de conocerse ayer la suspensión de 370 trabajadores en el marco de un reclamo por el pago del último tramo de la cláusula gatillo en Aerolíneas (6,5%) que implicaría una suba anual del orden del 40%.

La Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), por otra parte, definió la semana pasada realizar asambleas el próximo 27 de noviembre en el transporte de carga, aviones, colectivos, trenes y puertos.

En ese contexto, los choferes de ferrocarriles, encabezados por Omar Maturano, buscan renegociar el próximo 18 de diciembre un 16% a tono con la inflación de septiembre, octubre y noviembre, y que se sumaría al 31% negociado previamente. De ser así, el gremio obtendría un 47% anual, el mayor aumento registrado en las paritarias hasta ahora. Por otra parte, el gremialista se reunirá en los próximos días con el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica para manifestarle su preocupación por el impacto de Ganancias sobre los salarios.

La inflación interanual del 46% en octubre encendió el alerta en los gremios. Los porteros, por caso, apuestan a empatar la suba de precios, que a fin de año llegará al 42,5% según sus estimaciones, mientras que el bancario Sergio Palazzo logró la semana pasada avanzar con las cuatro cámaras del sector privado en un incremento del 12% por octubre, lo que llevó el total al 40%.

La que resiste es la entidad que agrupa al sector público Abappra, aunque algunos bancos ya empezaron a pagar el aumento desacatando la postura de su cámara. Los docentes bonarenses, en tanto, realizaron ayer un nuevo paro tras rechazar una oferta del 30%.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas