LEÉ AHORA Inmunes a la crisis: cobran mejores sueldos, las empresas se pelean por ellos y prevén otro aumento del 45% Más información
Más artículos

El turismo de Carnaval se vende bien, con signos de recuperación para destinos internacionales

El turismo de Carnaval se vende bien, con signos de recuperación para destinos internacionales
Aunque aún la actividad está un 37% debajo de los niveles de hace un año, agencias marcan que hay una notoria mejora respecto al momento post devaluación
Por Andrea Catalano
28.02.2019 11.01hs Economía

El Carnaval salvará las papas de una industria en caída, como es la del turismo. A tono con la recesión económica imperante, los destinos nacionales concentrarán el 80% de las preferencias de quienes pueden tomarse unos días de descanso en estas fechas.

Aún así, la opción del destino internacional, que hace seis meses se descartaba por el impacto de la devaluación, ahora genera menos temor. Y, según marcan desde algunas agencias, destinos como Río de Janeiro, la reina de esta celebración, experimentará un interesante crecimiento.

En enero, la industria del turismo cayó 37% interanual, de acuerdo a los datos del mercado. El impacto es significativo, aunque debe hacerse una salvedad: se compara con enero de 2018, considerado el mejor verano de los últimos cinco años.

El dólar que, para ese entonces, apenas acariciaba los $20, determinó que se tomaran decisiones de compra de destinos internacionales sin dudarlo. Hoy hay que tener afinadas las matemáticas.

Los lugares más elegidos 

El Norte argentino, la Costa Atlántica y las Cataratas son los principales destinos domésticos elegidos para esta fecha. Quienes cruzan la frontera, en tanto, optan por Río de Janeiro, mientras que Uruguay queda en segunda lugar. 

Los destinos domésticos vienen funcionando muy bien durante los fines de semana largos. El de los primeros días de marzo no será la excepción. Aunque sí hay una salvedad: el inicio inmediato del ciclo lectivo de la escuela primaria desalentó a muchos a elegir esta fecha para concretar alguna escapada o realizar viaje un poco más largo e invertir sólo tres días hábiles.

Y estos aspectos no podrán ser obviados en esta próxima festividad. Mucho menos cuando en 2018 el Carnaval marcó un récord histórico de actividad dentro del país, con un movimiento de 2,19 millones de turistas y una ocupación hotelera promedio de 85%.

Esos datos habían confirmado un crecimiento del 32% respecto a lo sucedido en 2017, según las cifras del Ministerio de Turismo de La Nación.

"En el último tiempo notamos un cambio en las preferencias de nuestros clientes, quienes se volcaron a destinos más cercanos. Antes se armaba un estilo de viaje y hoy se arma otro. Observamos que las alternativas internacionales más elegidas por los argentinos son Brasil y el Caribe. Sin embargo, también hubo un gran crecimiento en el plano doméstico", aseguró Sebastián Mackinnon, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay.

Aunque la predominancia de los viajes dentro del país se hace sentir en el grueso de las agencias online, en esta oportunidad, las opciones para volar dentro de la región mostraron una recuperación.

De hecho, en Despegar, la opción de Río de Janeiro para el próximo feriado creció un 12% respecto al Carnaval de 2018.

Los agregadores de turismo también dan cuenta de esta situación. Río de Janeiro se encuentra en el tope de los destinos más buscados de Turismocity, seguido por Córdoba e Iguazú. Santiago de Chile -que supo liderar años atrás- recién reaparece en cuarto lugar. 

En Viajala, en tanto, el ranking se comporta de manera coincidente en líneas generales. Iguazú estaba al tope, seguido por Buenos Aires, Córdoba, Jujuy y Bariloche.

Una muestra de cómo Santiago de Chile perdió terreno es que en 2018 estaba en el top 10 de ese buscador. Ahora, en cambio, no logró colarse entre las 10 opciones más solicitadas. 

Crecimiento lento pero positivo

"Se está vendiendo muy bien la fecha. El 80% se concentra más que nada en destinos de cabotaje y el restante 20%, en regional e internacional. Comparado con 2018 se vende un poco menos pero lo cierto es que se cumple con la expectativa", detalló Nicolás Posse, gerente comercial de producto de Avantrip.

"Creemos que existe una demanda contenida, fruto de la inestabilidad del año pasado, de gente que esperará hasta último momento para analizar si compra vuelos y paquetes al exterior para el Carnaval. Lo estamos viendo en las búsquedas", agregó. 

Respecto de lo sucedido en esta misma fecha en 2018, desde la empresa señalaron que no hubo muchos cambios, puesto que la proporción entre opciones nacionales e internaciones se ubicó en 75% y 25%, aproximadamente. Una diferencia escasamente significativa.

"Se viene vendiendo. Estamos lejos aún de los niveles del año pasado. Hay que recordar que la industria cayó un 37%. La gente hoy privilegia el precio y ese factor influye más que antes. De hecho, mucha gente optará por la costa. Pero hay una leve reactivación de lo que es turismo emisivo", sostuvo Martín Romano, country manager de Atrapalo.

Más allá del dólar

¿Cuál es la razón por la que, pese al dólar a $40, destinos como Río de Janeiro se mantienen o más argentinos están evaluando alguna plaza en la región para tomarse un descanso durante el receso de Semana Santa? 

Tal como dijo Romano, el precio define todo. Más allá del destino. Y los datos de la economía son claros: mientras en los últimos cuatro meses la cotización del dólar casi no ha tenido variantes, la inflación acumulada ha sido de 14%. La conclusión es que, a la hora de hacer el cálculo final del paseo, los precios de los destinos internacionales se fueron abaratando en términos relativos frente algunas opciones dentro del país.

Y, a medida que lleguen las primeras actualizaciones salariales, esto se hará más evidente. 

Claro que la irrupción de las "low cost" permitió que algunas plazas domésticas se impusieran gracias a los bajos precios. 

"Cuando se observa el costos de los pasajes a Iguazú, el lugar más buscado para este Carnaval, vemos que en comparación con marzo de 2018 el valor del viaje desde Buenos Aires bajó un 40%. Esto está ligado a las nuevas aerolíneas low cost, que ahora llegan a esta ciudad y las diversas modalidades de viaje que presentan las aerolíneas tradicionales, que no incluyen equipaje, selección de asiento, y demás", señalaron desde Viajala.

"La gente privilegia el precio", insistió Romano. Y si se trata de familias, mucho más. La apertura de nuevas rutas que conectan a los distintos destinos habilita una competencia desconocida hasta ahora y eso hace que ciertos precios tiendan a la baja.

Estos aspectos son bien observados por los usuarios. El problema para el turismo doméstico, según fuentes de la industria, más allá de lo interesante que puede resultar el dólar a $40 para los extranjeros, es que mientras las aerolíneas acomodan los valores de los vuelos de cabotaje a la coyuntura local y bajan, además de continuar ofreciendo financiación hasta en 12 cuotas, no sucede lo mismo con la hotelería.

"Estamos empezando a ver que los paquetes a Estados Unidos o al Caribe están empezando a crecer nuevamente, y que los regionales también se mueven. Pero ya estamos detectando casos preocupantes, como que para esta Semana Santa un paquete a  Iguazú cueste lo mismo que a Punta del Este. Los pasajes bajaron de precio, pero los hoteleros locales no están haciendo su parte", dijo una de las fuentes consultadas, que prefirió el off por la sensibilidad que genera el tema.

En otras palabras, mientras las aerolíneas ajustan sus valores, sea para vuelos domésticos o regionales, no sucede lo mismo con el hospedaje y los servicios en general. 

Y si bien extender el pago de los tickets aéreos también tiene su impacto en el bolsillo de los turistas locales, pues el costo financiero total ronda el 40% cuando se quiere"cuotificar" en 12 meses, la otra parte del cálculo se debe realizar sobre el alojamiento, más allá de la comida. Si ese aspecto no mejora, o no cierra, la balanza comenzará a inclinarse, nuevamente, hacia la alternativa fuera del país, alertaron desde el sector. 

Expectativa por los últimos días

Expertos del sector señalan que aquellos que puedan tomarse unos días antes del inicio de la celebración y unos posteriores lograrán mejores ofertas.

"A partir del análisis de más de 2,4 millones de búsquedas, pudimos identificar que viajar en día de la semana dentro de la Argentina permite ahorrar hasta un 20% en el costo del pasaje", destacaron desde Viajala.

Su country manager para la Argentina, Marino Basile, señaló, justamente, que "lo mejor para aprovechar los feriados largos como el de Carnaval es poder volar durante los días hábiles anteriores y volver unos días después. De esa forma se aprovechan los días no laborales, haciendo una semana larga de vacaciones, y además se consigue el mejor precio en los vuelos".

De ahí que haya expectativa sobre lo que suceda en estos días que quedan. En Avantrip aseveraron que, de sostenerse el mismo nivel de ventas para las próximas semanas, los resultados logrados para estos cuatro días de Carnaval serán un cierre más que aceptable para el fin de la temporada de verano 2019. Meses atrás nadie se animaba a especular con que podían llegar a estos niveles de compra.

De cómo queden los precios ahora y de cómo se muevan de cara al fin de semana largo de Semana Santa, dependerán las perspectivas para el turismo doméstico.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas