Ramiro Castiñeira: "El mercado se le ríe en la cara a Alberto Fernández de que sea distinto a Cristina y Kicillof"

El economista jefe de Econométrica dialogó con iProfesional, donde consideró que cualquier Presidente deberá realizar un ajuste en el 2020
Por Mariano Jaimovich
10/08/2019 - 00,04hs
Ramiro Castiñeira: "El mercado se le ríe en la cara a Alberto Fernández de que sea distinto a Cristina y Kicillof"

A días de decidirse el rumbo político y económico que buscará seguir el país, el mercado financiero espera los datos del escrutinio para decidir si sigue exponiéndose al riesgo país argentino o si acudirá a los clásicos refugios hasta que se despeje la incertidumbre.Ramiro Castiñeira, economista jefe de Econométrica, la tradicional consultora fundada por Mario Brodersohn, le dijo a iProfesional que las cartas de los dos principales candidatos están sobre la mesa y que se discute entre volver al populismo o seguir por una senda de "normalización".Y alerta que "Argentina está evitando todo tiempo el ajuste, pero después del FMI no hay más nada que nos contenga", por lo que considera que "cualquier Presidente va a tener que hacer un ajuste en 2020".De esta forma, asegura que al mercado sólo le gustan las políticas que aseguren el repago de la deuda, y que eso se empieza a poner en juego el domingo.

-¿Qué situación de fondo se decidirá el domingo en las PASO?

-Creo que permitirá analizar dos aspectos. El primer punto de las elecciones es ver la diferencia que parecería tener Alberto Fernández y cuánto le faltaría para llegar a los 40 puntos, o bien, cuan cerca está de los 45%. Y en segundo término, se deberá ver qué diferencia de votos existe entre él y Macri. Es decir, cuanto más cerca de los 40 puntos esté Frente de Todos, Juntos por el Cambio deberá estar más cerca de ese partido. Si no ocurre eso, hay mayor posibilidad que no haya balotaje. Por ese lado, el mercado evaluará a las elecciones polarizadas, donde entre los dos candidatos se define el 80% de los votos, y cada uno de ellos maneja agendas diferentes.

-¿Cómo considera que va a reaccionar el mercado luego de los resultados del domingo?

-Al mercado sólo le gustan las políticas que aseguran el repago de la deuda y la única manera de ser solvente es impulsar más las exportaciones. Si gana Alberto Fernández no va a ser un buen presagio ya que tiene que convencer al mercado que no va a hacer el peronismo de vieja escuela y que aprendió de los errores, es decir, que no va a pisar al dólar, a las tarifas y a la economía, algo que generó las mayores crisis de la historia nacional con inflación. Una inercia de suba de precios que seguimos pagando tantos años después. De hecho, el kirchnerismo defiende esta política económica, incluso Cristina lo hace en su libro. De hecho, ahora no se habla de programa económico. En resumen, es imposible que el mercado piense que Alberto Fernández va a hacer otra cosa si tiene a Cristina de un lado y a Kicillof del otro. Se le ríe en la cara de que se vea algo distinto a ellos.

-¿Y con Macri qué puede pasar?

-Se reduce el riesgo a que Argentina se corra del lado institucional, que no virará a Rusia, China e Irán, eso quita tensión. Pero más allá de eso, va a tener que seguir haciendo ajuste. Su margen de maniobra dependerá de cómo sea el resultado electoral y cómo esté conformado el Congreso.

-¿Cómo definiría las agendas de cada uno de los candidatos?

-La agenda de Cambiemos versus la agenda del kirchnerismo son diametralmente opuestas en apoyo político. Mientras a Macri lo apoya Trump o Merkel, a los Fernández los apoya Lula desde la cárcel o se identifica con Venezuela. Asimismo, el convenio entre Unión Europea-Mercosur será una parte importante de la agenda para Macri, y es la llave para impulsar las exportaciones. En cambio, el kirchnerismo cuando era gobierno tuvo un acuerdo de esa magnitud al alcance la mano con Bush y el ALCA, pero le respondieron "Alcarajo" con una propuesta que le vinieron a alcanzar para toda América.

Asimismo, el kirchnerismo ya tiene un pasado para ser juzgado: tuvo un default, cepo cambiario, mentiras en el INDEC y haber usado todas las reservas. En tanto, por el lado del macrismo falló el gradualismo y ahora están viendo arreglar los problemas dejadas por la herencia con los propios despelotes de haber tomado tanta deuda de corto plazo con las Letes del Banco Central. El gradualismo implica tomar deuda y eso implica afrontar problemas ahora.

-¿Solamente el aspecto económico puede decidir el futuro político?

-Mas allá de haber un problema económico hay un problema cultural del rol del Estado en la economía, y ahí también se pone en discusión a estos dos grandes bloques políticos (Juntos por el Cambio y Frente de Todos). El rol paternalista del Estado, el "yo te cuido"  y "subsidio a todos", algo que no debe ser, porque ese camino te lleva al déficit fiscal indomable y una creciente inflación, porque no hay forma de financiarlo sin emitir. El rol del estado debe ser garantizar las libertades económicas, que el sector privado genere sus propios ingresos y que se respete la libertad privada.

-¿Será difícil volver a recomponer las tarifas de servicios públicos?

-Es exagerado decir que están atrasadas porque antes, con el kirchnerismo, 80% de la factura era subsidio, en cambio hoy es al revés: 80% es tarifa y el 20% subsidio. Es decir, el proceso es de una recomposición tarifaria en el tiempo, no en un lapso de pocos meses.

-¿Y el dólar, se podrá mantener bajo control?

-Después que colapsaron las Lebac y el tipo de cambio pasó de $20 a $40 se dejaron a todos los precios atrás, entonces el Fondo Monetario aceptó que se mueva el billete en una banda que no supere los $50 porque no quiere que haya un contexto caótico. Es decir, quiere que se elija Presidente en un ambiente tranquilo.

-¿Gane quien gane la elección deberá hacer ajuste o se puede evitar?

-Argentina está evitando todo tiempo el ajuste. Tenemos que entender que después del FMI no hay más nada que nos contenga, no hay nadie que financie un déficit del 3,5% del PBI. Es decir, cualquier Presidente va a tener que hacer un ajuste en 2020, no se puede vivir gastando más de lo que se tiene. El populismo tremendo que hubo hasta 2015 subió el gasto público en todos los rubros y no explica ahora cómo lo va a pagar. Por eso, los mismos que incendiaron la casa ahora dicen que saben cómo apagarlo, y no queda claro cómo aquellos que hicieron populismo y vivieron de las reservas del Banco Central van hacer otra cosa.

-Entonces, ¿qué posibilidad tiene el país de entrar en default?

-El riesgo está y es una realidad, por eso el riesgo país se encuentra en torno a los 900 puntos, porque Argentina debe demostrar rápidamente que debe corregir el déficit fiscal y acomodar las cuentas públicas, sino termina en default. De hecho, el macrismo corrigió la situación recién cuando llegó el Fondo Monetario, porque antes tapó con gradualismo la herencia recibida, y ahora empezó a bajar algunos déficit en el camino, a pesar de la recesión. Nadie quiere hacer ajuste. Diría que lo único que asegura el macrismo es que la institucionalidad seguirá estando presente y habrá un camino.