Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Para expendedores, suba de nafta es insuficiente y meten presión para otro aumento: ¿cuánto sale el litro de súper?

Para expendedores, suba de nafta es insuficiente y meten presión para otro aumento: ¿cuánto sale el litro de súper?
Desde el sector presionan por un mayor incremento ya que, según aseguran, los valores de venta de los combustibles siguen con un atraso cercano al 25%
19.09.2019 10.48hs Economía

Sin haberse cumplido el plazo previsto de 90 días de congelamiento,  el Gobierno oficializó el aumento del 4% en los combustibles, que comenzó a regir este jueves, y que apunta a "amortiguar el impacto en los precios de las recientes  variaciones del tipo de cambio y de precios del crudo". De esta forma, en las  estaciones de servicio de la Ciudad de Buenos Aires el litro de nafta súper se conseguirá a partir de los $45,40 el litro.

Sin embargo, a pesar de los aumentos, desde el sector aseguran que a pesar de la suba implementada, los precios de los combustibles siguen con un atraso cercano al 25%.

"Históricamente el precio de un litro de nafta súper equivale a un dólar y con este aumento quedó en u$s0,75 aproximadamente", destacó Hernán Landgrebe, secretario de la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra).

Por su parte, Gabriel Bornoroni, presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines (Fecac), indicó que, teniendo en cuenta el contexto nacional, habría que hablar de "un 20% de atraso antes de la suba, porque el 80% del crudo que nosotros consumimos es argentino y el 20% es importado".

"Ahora, luego del aumento, faltaría actualizar un 16%. Pero esta medida repercute primero de manera negativa en el bolsillo de los ciudadanos y también hay problemas de abastecimiento de algunas petroleras, no son todas, para las estaciones de servicio blancas, las que no pertenecen a ninguna red", explicó Bornoroni.

El presidente de Fecac afirmó que "un aumento como el que se dispone no solucionará el problema de abastecimiento que están sufriendo muchísimas estaciones de servicio".

"Hoy existen unas 1.000 estaciones de servicio que no reciben naftas desde hace 4 días. Antes que una suba de precios se necesita más que se les exija a las petroleras retomar la provisión", expresó.

Sobre un total de 4.850 puntos de venta operativos en la Argentina, las estaciones "blancas" representan casi el 20 por ciento de la torta total.

Bornoroni expuso también, que incluso la mayoría de los estacioneros que operan bajo la bandera de algunas de las principales petroleras tienen impuesto un cupo que complica la disponibilidad de naftas llegando a los últimos días de cada mes.

"YPF está haciendo un esfuerzo enorme por cubrir los agujeros que están dejando muchas compañías que directamente se retiraron de determinados canales. Algunas empresas tomaron la decisión de no vender combustibles a distribuidores o mayoristas hasta tanto hace una modificación en los precios", dijo.

Bornoroni consideró que si el aumento del 4% en los precios de los combustibles -vigente desde este jueves- "viene a dar una solución al desabastecimiento, sería una medida acertada. Pero si sólo va a afectar el bolsillo del consumidor, el problema será mayor".

"Es que se registró un 5% en la baja de consumo en lo que va del año y ese es un problema a revisar", alertó el dirigente.

Días atrás, la Fecac realizó una denuncia ante la secretaría de Energía de la Nación, que conduce Gustavo Lopetegui, y ahora reclama que "se empiece con las multas por el desabastecimiento para que de una vez por toda aparezca el combustible que tienen y no lo están entregando".

Con respecto a la ley de abastecimiento, el directivo comentó que "todavía no se aplicó y a cambio de eso, se aumentó un 4% el  precio, teniendo en cuenta que hace cinco días que hay más de mil estaciones de bandera blanca sin combustible y una denuncia presentada en la Secretaría de Energía".

Bornoroni recordó, además, que los expendedores de combustible habían apoyado la decisión del Gobierno de congelar los precios de los combustibles, pero aclaró: "el contexto internacional es grave, pero a nivel nacional hay una ley para cumplir".

"Pedimos que se regularice el suministro y después hablemos de aumento, sería lo lógico", concluyó.

Por su parte, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) pidió al Gobierno un "sinceramiento" en el precio del combustible dado que a este sector le aumentó un 10% el gasoil en las últimas semanas, generando un descalabro en la cadena comercial porque otros eslabones rechazan el incremento de las tarifas de fletes.

La entidad solicitó establecer "políticas que ayuden a preservar la actividad; y a las refinadoras de gas oil el normal abastecimiento y el retroceso de los precios de acuerdo con la forma de compra".

El autotransporte de cargas impacta sobre más del 90% de los bienes que hacen a la economía del país, y en sus precios.

El sector se ve afectado por el desabastecimiento de combustible, y la reducción de los descuentos y los cupos que procuraban las refinadoras a las empresas, como resultado de la medida de congelamiento del valor del combustible en surtidor establecido por decreto.

La incidencia del costo del combustible en el costo total de la actividad supera el 36% promedio.

Cuánto cuesta el litro de nafta compañía por compañía

Desde la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha) explicaron que el nuevo cuadro tarifario de referencia para las estaciones de servicio de la Ciudad arrancará en $45,40 para los surtidores de Puma, seguido por YPF, que la venderá a $45,46 el litro, mientras que en Shell, tendrá un precio final de $ 45,67 y Axion, a $45,98.

Tras oficializarse la medida, YPF dio a conocer los nuevos precios de venta para sus productos: $45,59 para el litro de nafta súper (cerca de $2 más que el precio anterior); $52,69 para la nafta premium; $42,69 para el diésel y $50,05 para el diésel premium.

En el caso de la red de estaciones Axion, los valores en los surtidores a partir de este jueves son: $45,64 para el litro de nafta súper; 52,92 para la nafta premium; $43,82 para el diésel y $50,66 para el diésel premium.

En las pizarras de las estaciones Shell, los precios son $45,91 para la nafta súper; $51,93 para la nafta premium; $43,96 para el diésel y $49,92 para el diésel premium.

Mientras tanto, en Puma la nafta súper cotiza a $45,40, la premium se ubica en los $52,30 y el gasoil  cuesta a partir de ahora $ 42,53.

La medida se formalizó a través de una resolución de la Secretaría de Energía publicada este jueves en el Boletín Oficial.

"Establecer que durante la vigencia del decreto 601 del 30 de agosto de 2019 los precios de naftas y gasoil en todas sus calidades, comercializados por las empresas refinadoras y/o los expendedores mayoristas y/o minoristas, que tengan como destino final el abastecimiento de combustibles por pico de surtidor en bocas de expendio podrán incrementarse en hasta 4% respecto de los precios vigentes al 9 de agosto de 2019", según el texto oficial.

Además, el Gobierno dispuso que durante la vigencia del decreto 601/2019, las entregas de petróleo crudo efectuadas en el mercado local deberán ser facturadas y pagadas al precio convenido entre las empresas productoras y refinadoras al día 9 de agosto de 2019, aplicando un tipo de cambio de referencia de 49,30 pesos, equivalente a un 5,58% de incremento sobre el valor de referencia vigente, y un precio de referencia BRENT de 59 dólares por barril.

Energía justificó esta decisión al señalar que "los recientes acontecimientos sucedidos en el mercado internacional de petróleo, conllevan a una situación imprevista y significativa de incremento de precios de referencia internacionales que podrían impactar en la producción y el desarrollo de los hidrocarburos en nuestro país".

Medida breve

El 15 de agosto pasado, cuatro días después de las PASO, el Gobierno decretó un congelamiento de los precios de los combustibles "por los próximos 90 días" aunque teniendo como referencia los valores al 9 de agosto, es decir, con un dólar a $45.

Sin embargo, el impacto de la derrota de Juntos por el Cambio en las en las elecciones primarias provocó una devaluación, que llevó a la divisa a tocar los $63, aunque esta semana bajó a $58.

El atraso cambiario causado por la incertidumbre electoral, sumado al aumento del precio del barril de crudo del tipo Brent, que pasó de u$s58 a u$s64 en septiembre, pondrían en peligro inversiones en Vaca Muerta, por lo que se iniciaron negociaciones para ponerle fin al congelamiento, según fuentes oficiales.

Mientras tanto, el líder de los petroleros privados, Guillermo Pereyra, confirmó la semana pasada que las empresas suspendieron a mil trabajadores por el nuevo contexto internacional. Las compañías definen si abandonan algunas perforaciones en Vaca Muerta.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Te puede interesar