Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Ocho puntos sobre la economía: el informe del macrismo que defiende la herencia

Ocho puntos sobre la economía: el informe del macrismo que defiende la herencia
El documento, armado por la Jefatura de Gabinete, expone la mirada actual del macrismo sobre la inflación, el empleo, la deuda y los impuestos, entre otros
04.11.2019 18.00hs Economía

El Gobierno se está preparando para entregar la banda presidencial el 10 de diciembre, y como justificación a las primeras medidas que tomará el próximo presidente en un escenario de crisis económica, presentó este lunes un informe de estado de situación actual para diferentes áreas, si bien el foco es la economía.

Bajo el título "Ocho puntos sobre la economía", se trata de lo que ellos consideran que es la herencia económica que Mauricio Macri le dejará a Alberto Fernández. Creado por la Jefatura de Gabinete, que conduce Marcos Peña, incluye los siguentes tópicos: "La herencia económica que dejamos", "Sobre nuestro programa económico", "Sobre la inflación", "Sobre la situación fiscal", "Sobre los impuestos", "Sobre la deuda", "Sobre la energía" y "Sobre el empleo".

Sobre la herencia económica que dejamos. Este es el primero de los puntos sobre el que se refiere el documento. En el mismo, señala que "a fin de 2019 el país está listo para crecer. Sin magia, sin mentira, sin ficción", y añade que "hemos revertido la herencia de 2015, cuando recibimos: un Banco Central sin reservas y restricciones cambiarias para importar y viajar, un déficit fiscal brutal (7% del PBI) con una presión impositiva récord, un desempleo mentiroso y una pobreza estructural altísima, una inflación ya alta durante 8 años y en ascenso, un tipo de cambio atrasado, que perjudicaba la actividad productiva; un Estado arrasado, dominado por punteros y copado por militantes, empresas públicas quebradas; una crisis energética con tarifas atrasadas que se sostenía con permanentes cortes de luz y gas y se abastecía con carísimos barcos de gas licuado que venían de Venezuela bajo contratos muy dudosos".

Si bien reconoce que "es cierto que en 2019 hay problemas. Y que no hemos podido cumplir las mejoras de bienestar que todos anhelamos", que "la inflación sigue alta" y que "a pesar de haber creado 1.250.000 puestos de trabajo en esta gestión (incluyendo formales, informales y autónomos), no fue suficiente, porque hay más gente que busca trabajo.
El punto de partida para 2020 es mucho más sano".

Y enumera una serie de razones que explican esta situación: equilibrio fiscal primario ("el déficit total es la mitad del de 2015"); una menor presión tributaria, que sigue alta, pero es mucho menor que en 2015 (3% del PBI); la baja de impuestos provinciales; un tipo de cambio competitivo; cuatro año de suba de exportaciones; mejor infraestructura; y el retorno de la producción de energía.

"El esfuerzo de este último año y medio fue muy exigente para todos. Pero no es menos cierto que veníamos recuperándonos, la actividad en julio creció 1,2% mensual y la inflación de agosto apuntaba a 1,8%, y que la incertidumbre electoral interrumpió la recuperación", describe el informe.

También se refiere al cepo: "En la economía, la confianza sobre el futuro define el presente. Al principio de nuestra gestión pudimos levantar los controles cambiarios porque la gente mira al futuro para decidir hoy. Ahora los tuvimos que reponer, contra nuestra voluntad, porque esa misma gente tiene miedo a qué pueda pasar en el futuro". 

2- Sobre nuestro programa económico. El documento señala que por primera vez en mucho tiempo, "Argentina tuvo una idea de largo plazo basada en reglas claras, estabilidad económica e inserción al mundo", y agrega que "a fines de 2019 las condiciones estructurales de la economía argentina habrán mejorado sustancialmente. En 2020, las exportaciones serán el motor más dinámico del crecimiento, con las cantidades exportadas cerca de su máximo histórico, con previsiones de una buena siembra y cosecha, la maduración de algunas inversiones (como Vaca Muerta) y la tracción de Brasil como destino principal de nuestras manufacturas industriales".

Además, menciona que el consumo privado también impulsará el crecimiento, que se recuperará el salario real "cuando la economía retome el proceso de reducción de la inflación que se dio hasta julio de 2019, interrumpido por el salto cambiario de agosto", y que un tipo de cambio competitivo, la mejora de las exportaciones y el impulso a las inversiones tendrán un impacto en el empleo privado, que lleva 8 años estancado.

3- Sobre la inflación. "Lamentablemente, no se puede eliminar la inflación de un día para el otro, pero en estos cuatro años hemos dado los pasos necesarios para empezar a ver una reducción sostenida y sostenible de la inflación: corregimos las tarifas y el tipo de cambio; y equilibramos las cuentas públicas", advierte el reporte.

Señala que se empezó a "corregir los problemas de fondo, y sin atajos como un tipo de cambio fijo. Las tarifas ya valen casi lo mismo que lo que cuestan. El dólar, más allá de las restricciones recientes, vale lo que se dice que vale. Y, lo más importante, vamos a terminar 2019 con un Estado cerca del equilibrio".

4- Sobre la situación fiscal. "En 2019 el Estado argentino prácticamente va a alcanzar el equilibrio primario, tanto a nivel nacional como provincial. Esto es algo que no se ve
hace una década y que es prácticamente una excepción en la historia económica de los últimos 70 años", según el Gobierno.

"El desequilibrio de las cuentas públicas ha sido en las últimas décadas uno de los principales factores de la volatilidad de la economía argentina: en los últimos 60 años el
Sector Público Argentino consolidado tuvo, en promedio, un déficit fiscal primario de 2% del PIB, con máximos de 12% y un déficit financiero promedio de 4% del PIB. Por este
motivo, un sector público equilibrado fiscalmente es esencial para reducir las vulnerabilidades de la economía ante shocks y evitar crisis recurrentes, tales como las que vienen aquejando a la economía argentina hace décadas", advierte.

"El déficit primario del Sector Público consolidado en 2015 era de casi 4% del PIB", mientras que de acuerdo al informe, "en 2019 el Sector Público Nacional habrá prácticamente eliminado el déficit primario. El esfuerzo fiscal se logró preservando la inversión social, devolviendo recursos a las provincias y reduciendo la presión tributaria. Así en 2015-2019 el gasto primario excluyendo prestaciones sociales, tuvo una reducción de 5,1 puntos del PIB, regresando a los niveles de 2006".

Asimismo, advierte que "se dejó de usar a los recursos como un mecanismo de disciplinamiento de los gobiernos locales. Mientras en 2015 las transferencias automáticas a las provincias representaron el 40,5% de la recaudación nacional (excluyendo Comercio Exterior y Seguridad Social), este año cerrarán en 49,5%. El porcentaje de transferencias automáticas a Provincias es el más alto en 30 años".

5- Sobre los impuestos. El Gobierno indica que "entre 2016 y 2019, la presión tributaria total habrá bajado en 3 puntos del PBI" y que se produjo una reducción tributaria "por 3,1 puntos del PBI y hoy está en 28%, aproximadamente, el menor valor desde 2011".

"Esto fue posible gracias a haber subido el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y haber automatizado el ajuste de las escalas, a bajar las alícuotas del impuesto para las empresas que inviertan; a haber creado el mínimo no imponible para las contribuciones patronales para empleos de bajas remuneraciones, a subir el mínimo no imponible del impuesto a los bienes personales y bajar las alícuotas; a haber bajado las retenciones a las exportaciones, que siguen siendo menores a las de 2015, más allá de la reimposición en 2018; y a haber eliminado el IVA de los bienes de la canasta básica, entre otras medidas", señala.

6. Sobre la deuda. Este es un tema clave para el oficialismo. En el documento, advierten que "en estos años tuvimos que pedir prestado, porque heredamos un déficit enorme y porque habían quedado muchas cuentas sin pagar del gobierno anterior, como la deuda con los holdouts", y agrega que hicieron "un gran esfuerzo para equilibrar nuestras cuentas. Si mantenemos el compromiso de tener un presupuesto equilibrado en los próximos años, la deuda pública dejará de ser un problema".

Asimismo, según su visión, "si se considera el período entre 2009 y 2015, el déficit financiero fue superior a los 100.000 millones de dólares e implicó que la deuda pública creciera 65.000 millones de dólares. La totalidad de ese incremento la aportó el BCRA, a través de mayores tenencias de letras intransferibles y el crecimiento de los adelantos transitorios. Durante el período 2016-2019, el déficit acumulado será de 110.000 millones de dólares y el incremento de la deuda de 75.000 millones de dólares (la deuda con el Banco Central medida en dólares se redujo 12.000 millones)".

"Dos de cada tres dólares que tomamos de deuda fueron para mejorar los plazos o las condiciones de deudas viejas o, también, para cambiar los acreedores", dice.

7- Sobre la energía. El Gobierno se refiere a haber recibido una "situación dramática", mientras que ellos se plantearon "un rumbo claro: lograr el abastecimiento, que estaba destruido, diversificar la matriz, normalizar mercados, asignar mejor los recursos del Estado y garantizar un suministro confiable para los hogares y las empresas argentinas".

"En todas las áreas dimos vuelta la situación con la que arrancamos: volvieron a crecer la producción de petróleo (después de 20 años de caída) y la producción de gas, que en
los primeros nueve meses del año tuvo la mayor producción de la última década, 16% más que en 2015. En 2018 volvimos a exportar gas a Chile después de once años. El
desarrollo de Vaca Muerta estaba frenado y este año va a recibir inversiones por más de 7.500 millones de dólares y generar miles de puestos de trabajo en la provincia de
Neuquén" enumera.

"Volvieron a crecer la producción de petróleo, después de 20 años de caída, y la producción de gas, que en los primeros nueve meses del año tuvo la mayor producción de la última década, 16% más que en 2015. En 2018 volvimos a exportar gas a Chile después de 11 años. El desarrollo de Vaca Muerta estaba frenado y este año va a recibir inversiones por más de US$7500 millones y generar miles de puestos de trabajo en la provincia de Neuquén", manifiesta.

8- Sobre el empleo. El último ítem se refiere al empleo, donde sostiene que "el desempleo está en niveles similares a los que dejó el gobierno anterior", y si bien reconoce que "debería ser más bajo", advierte que es probable que "baje a medida que la economía vuelva a crecer. De todas maneras, la cantidad de personas que trabajan sigue creciendo".

En cuanto a números, sostiene que durante su gestión "se crearon 1.250.000 puestos de trabajo, incluidos los informales", y que el "aumento del desempleo no se da por una destrucción del empleo sino porque más personas se vuelcan a un mercado laboral que no puede crear la cantidad de puestos necesarios".

Sostiene que "integrarnos al mundo también nos permite generar más y mejor empleo. Por eso logramos un acuerdo histórico con la Unión Europea. En particular, este acuerdo tiene la capacidad de potenciar fuertemente las exportaciones argentinas y así estimular el desarrollo de sectores generadores de valor agregado y empleo".

"Sabemos que todavía falta mucho, pero este es el camino correcto para tener un país mejor, generando confianza y trabajando a la par del mundo", concluye el documento.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Economía
Te puede interesar