Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Alberto Fernández tendrá que "arreglar el caos" de Mauricio Macri, según Financial Times

Alberto Fernández tendrá que "arreglar el caos" de Mauricio Macri, según Financial Times
Cuando Macri asumió el cargo hace cuatro años, Argentina se estaba quedando sin reservas. Hoy, la gestión económica que deja es "calamitosa"
09.12.2019 16.01hs Economía

El 10 de diciembre, el presidente electo Alberto Fernández, comenzará un trabajo difícil. Mauricio Macri, su predecesor, logró lo que hace cuatro años parecía imposible: empeorar la horrible situación económica que heredó de la nueva vicepresidenta de Fernández, Cristina Fernández de Kirchner, quien gobernó entre 2007 y 2015.

Cuando Macri asumió el cargo hace cuatro años, Argentina se estaba quedando sin reservas. Las importaciones de piezas y maquinaria esenciales para la industria se retrasaron o simplemente se bloquearon, y el banco central se vio obligado a financiar un déficit fiscal de aproximadamente el 5% del producto interno bruto. Sin embargo, el gobierno de Fernández continuó alimentando la demanda interna subsidiando el consumo.

Como era de esperar, la inflación se disparó, y la combinación de alta inflación, infraestructura pública decadente, corrupción desenfrenada y políticas inconsistentes hicieron de Argentina una zona prohibida para los inversores, según un artículo de Financial Times.

Las expectativas para el mandato de Macri eran altas. Pero en gran medida no pudo cumplir con ello. Es cierto que la calidad de algunas instituciones (especialmente del Indec) mejoró, mientras que hizo que la contratación pública fuera más transparente.

Sin embargo, la gestión económica de Macri fue calamitosa. Pidió ser juzgado por su éxito en la lucha contra la pobreza y la inflación, ambos aumentaron bajo su administración. Su gobierno se jacta de que este año la cuenta corriente saldrá del rojo; pero este "éxito" ha llegado al precio de una recesión de dos años y una fuerte caída en las importaciones.

Macri era el favorito de los mercados y asumió que esto vería inundaciones de dinero en Argentina. Pero en el caso, la inversión extranjera directa se quedó estancada en niveles similares a los observados durante la administración de Fernández. Solo el capital financiero especulativo a corto plazo ingresó (y salió). Para complicar aún más las cosas, Macri deja el cargo con Argentina esposada a un gigantesco programa de préstamos del FMI.

Mientras tanto, la orientación de la política económica de Fernández aún no está clara, dice Financial Times. El FMI y los acreedores privados han estado tratando de dar sentido a sus declaraciones. Prometió no imponer austeridad adicional a los argentinos ya empobrecidos, y afirmó que los acreedores privados no deberían tener que soportar el corte de pelo. Fernández también dejó en claro que no está interesado en pedir prestado del saldo (alrededor de 13 mil millones de dólares) que queda en el acuerdo de reserva que Macri firmó con el FMI en octubre de 2018.

Sin embargo, no podrá evitar el FMI o la austeridad, y respetar las reclamaciones de los acreedores privados, al mismo tiempo. Fernández tendrá que tomar algunas decisiones difíciles.

Con el resto de América Latina en llamas, sería imprudente darle un nuevo giro al trinquete de la austeridad. Entonces, Fernández tendrá que pedirles a los acreedores privados que acepten un corte de cabello significativo. Estos últimos han indicado su disposición a comprometerse. Sin embargo, como saben que el FMI es un acreedor privilegiado, antes de llegar a un acuerdo querrán asegurarse de que el Fondo esté fuera del camino. Por lo tanto, antes de cerrar un acuerdo con acreedores privados, Fernández deberá garantizar la continuación de la línea de vida financiera de la IMF (preferiblemente con una facilidad extendida para extender los pagos en los próximos 10 años).

Esto no debería ser un gran problema. El FMI ha adoptado una actitud de esperar y ver. Suspendió los desembolsos programados para este año, pero ha indicado reiteradamente que está dispuesto a continuar apoyando a Argentina.

Fernández no tiene tiempo que perder. Las reservas se están agotando y la dilación jugará en manos de los litigantes profesionales. Si los acreedores privados pierden la paciencia, pueden comenzar a vender sus reclamos a los "buitres". Como Argentina sabe muy bien, a los buitres no les importa si solo los vivos pueden pagar sus deudas.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar