Más artículos
Mientras Kicillof coquetea con el default, Rodríguez Larreta consiguió casi $10.000 millones en el mercado

Mientras Kicillof coquetea con el default, Rodríguez Larreta consiguió casi $10.000 millones en el mercado

Mientras Kicillof coquetea con el default, Rodríguez Larreta consiguió casi $10.000 millones en el mercado
Fue la reapertura de un título que vence en 2 años. Aprovechó la importante liquidez que hay en el mercado. Bajó la tasa 460 puntos a Badlar más 8,25%
Por Leandro Gabin
17.01.2020 00.21hs Economía

El mercado local se abrió para la Ciudad de Buenos Aires. En realidad, nunca estuvo cerrado para el distrito más rico del país y aquél que tiene el mejor historial de cumplimiento de sus obligaciones (cero defaults a pesar de las crisis).

Así, el Ministerio de Hacienda y Finanzas –a cargo de Martín Mura- realizó la reapertura del bono en pesos 2022 (BCD22), recibiendo ofertas por $10.000 millones (equivalentes a u$s158 millones) y tomando finalmente $9.400 millones, es decir u$s149,4 millones, que equivalen al límite autorizado. Recibieron 154 órdenes de compra. 

La transacción, que superó las expectativas de los funcionarios porteños, fue comprado en su totalidad por inversores locales (Fondos Comunes de Inversiones, compañías de seguros, bancos e inversores individuales), demostrando que hay liquidez para instrumentos en pesos.

Los colocadores fueron Banco Ciudad, Galicia, HSBC, TPCG y Puente. Con respecto a la tasa, la administración de Horacio Rodríguez Larreta pudo reducirla en comparación a la colocación de noviembre del año pasado. Esta vez pagaron Badlar más 8,25%, comprimiéndose 460 puntos básicos respecto a la anterior (fue del 12,70% en esa oportunidad).

La emisión le aseguró a la Ciudad los fondos para repagar el 50% de las amortizaciones de deuda de este año (en torno a los u$s300 millones). Por lo tanto, conseguir el remanente no debería ser difícil ya que tienen por delante todo el año.

El dato no es menor en el contexto en donde la Provincia de Buenos Aires (PBA) coquetea con un default de la deuda por un vencimiento de u$s250 millones.

Claro que esa provincia es más inestable y está atada al ciclo económico en forma más correlacionada que la Ciudad. Además, su historial de defaults (a la par que el soberano) le exige pagar tasas de interés más elevadas.

¿No podría aprovechar Axel Kicillof la liquidez en pesos y salir a conseguir el equivalente a esos dólares para pagar el vencimiento de fin de mes? Preguntas que se hacen en el mercado. 

Volviendo a la transacción porteña, el subsecretario de Finanzas de la Ciudad, Abel Fernández Semhan, destacó que "la importancia de la colocación es que pudimos duplicar el tamaño en circulación del bono, y extender la curva de pesos locales hasta 2 años de plazo, lo que posibilitará a otros emisores tener una referencia líquida para el mercado de pesos de largo plazo". 

El funcionario dice que ahora el mercado tiene un parámetro para salir a colocar deuda ya que ellos marcaron el puntapié inicial. Claro que los que tengan mejor rating que CABA podrán aspirar a conseguir mejores tasas, pero también le pone un piso al resto de los emisores que no tengan tan buenas credenciales. 

Se cree que habrá empresas saliendo a tomar pesos en el plaza para aprovechar la liquidez existente. Santander, recientemente, salió a colocar Obligaciones Negociables (ON) también. 

Fernández Semhan destacó que hace 4 años que la Ciudad solo emitió deuda en moneda nacional en el mercado local, lo que ratifica el compromiso de apostar al cambio en el mix de moneda de la deuda, a la extensión de los plazos de vencimiento de la duda y al compromiso con el desarrollo del mercado local de capitales.

De hecho, el monto en circulación del bono en pesos 2022 luego de esta emisión se ubicará en torno a los 19.000 millones de pesos de valor nominal, lo que por las condiciones crediticias lo transforma en un bono con mucha liquidez, siendo referencia en el tramo corto de la curva de pesos.El equipo económico de Rodríguez Larreta descartó que vayan a emitir más deuda para compensar el bache que pueda llegar a generarle la baja en la coparticipación que se está negociando con el Gobierno Nacional.

Si bien todavía no se conoce de cuánto será la poda, se especual que podría ser de 1 punto de la coparticipación equivalente a $35.000 millones. Dicen que no es conveniente, eventualmente, tapar eso con más deuda.