Más artículos
¿Cuánto cuesta Telefónica Hispanoamérica?: aparecen inversores interesados y proliferan las valuaciones

¿Cuánto cuesta Telefónica Hispanoamérica?: aparecen inversores interesados y proliferan las valuaciones

¿Cuánto cuesta Telefónica Hispanoamérica?: aparecen inversores interesados y proliferan las valuaciones
Esta semana se conocieron dos propuestas: una por el total de la región y otra por la filial colombiana. Lo que dicen los analistas. Lo que podría ser
Por Andrea Catalano
24.01.2020 07.02hs Economía

¿Cuánto cuesta Telefónica Hispanoamérica? ¿De u$s12.000 a u$s13.500 millones como dice Morgan Stanley, que tiene el mandato de venta? ¿O u$s20.000 millones como, se deduce, surge de la propuesta del grupo de inversores latinoamericanos que trascendió esta semana en España?

La respuesta es fundamental para poder vislumbrar cuál será el futuro de las filiales de la región. Aunque hay algo que no se puede soslayar: la eventual venta o alianza tendrá que ayudar sí o sí a reducir el rojo de la operadora de telecomunicaciones de origen español.

Esta semana trascendió la eventual propuesta de un grupo de emprendedores latinoamericanos que pretende quedarse con el 51% de la operación latinoamericana, a saber, las filiales de Argentina, Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Uruguay y Venezuela.

La oferta por ese 51% alcanzaría los u$s10.000 millones. ¿Este grupo de inversores latinoamericanos considera que este conjunto de subsidiarias alcanza una valuación en torno a los u$s20.000 millones?

"Los números que trascendieron me hacen ruido, porque no se condice con la valoración dada por Morgan Stanley. Porque si ofrecen $10.000 millones por el 51% ¿qué es lo que falta? Si miramos las operaciones de Venezuela, de México, cuánto cuestan. Es necesario hacerse esas preguntas para tener un mejor horizonte", dijo a iProfesional en estricto off the record una fuente muy experimentada del sector de las telecomunicaciones en la región.

Hacer ese ejercicio obliga a mirar cuánto han cotizado distintas operaciones en América latina. Sin ir más lejos, cuánto pagó el fondo Fintech para quedarse con la participación de Telecom Italia. En 2014 desembolsó u$s960 millones para quedarse con la participación que la italiana tenía en Sofora. Los especialistas señalan que la valuación de Telecom Argentina hoy superaría los u$s2.000 millones.

Otro caso: TIM Brasil, el segundo operador de telecomunicaciones más importante de ese país, con el segundo backbone más grande y nuevo del gigante sudamericano, segundo en ARPU (promedio de ingresos por usuario) más alto y más de 100 millones de clientes, tiene una valuación que oscila entre los u$s12.000 y los u$s13.000 millones.

¿Por qué estos dos ejemplos? Porque Movistar Argentina es, dentro de Hispanoamérica, norte y sur unidas, la filial más valiosa de Telefónica en la región, aún cuando en su último balance la compañía haya dejado en claro cómo la afecta la situación de economía hiperinflacionaria y las sucesivas devaluaciones. Y cómo, este aspecto, la hace quedar relegada en ciertos informes financieros. 

Lo cierto es que, aun con un contexto macroeconómico que no colabora en nada, la filial argentina de Movistar es una operación sana, lo que la convierte en la más atractiva de todas las subsidiarias de la región. Su valuación, entonces, podría estar más cercana a la de Telecom.

De modo que si la operación más importante rondaría los u$s2.000 millones, ¿podría el conjunto de la región tener un valor en torno a los u$s20.000 millones? En el mercado dudan mucho de ello. Porque, si es así, está faltando algo que hoy no se muestra.

La inquietud es más grande cuando se advierte que México, Venezuela y Perú perdieron plata entre enero y septiembre de 2019, de acuerdo a lo que se observa en los balances de la empresa. Las ganancias se dieron en Ecuador y Uruguay que son operaciones pequeñas.

Esto sucede, a su vez, en un contexto donde Telefónica no la está pasando bien a nivel bursátil. La acción tiene un comportamiento errático y no logra levantar cabeza. Y esto es de gran preocupación para el CEO de la compañía, José María Alvarez Pallete, quien en cada presentación que hace no deja de mencionar la transformación en que se encuentra sumida la compañía. Y los efectos que eso provoca.

Y otro dato, no menor: desde que se anunció, el 27 de noviembre pasado, el spin off de Telefónica, la acción no ha logrado recuperarse. Es decir, el anuncio de la decisión de desprenderse de esa América latina inestable, empobrecida, sumida en diversos conflictos sociales, no surtió efecto, al menos en términos bursátiles.

¿Se viene Colombia?

Casi en paralelo con la noticia de la intención de este grupo de inversores latinoamericanos interesados en el 51% de Hispanoamérica -aunque teniendo a Telefónica como socia, de acuerdo a lo que trascendió-  también se conoció la intención del fondo británico Novator Partners por adquirir Telefónica Colombia.

Se trata de un fondo que ya actúa en Chile, a través de WOM, y que acaba de hacerse de una porción de espectro para redes 5G en Colombia. El movimiento de Novator Partners no parece inocente.

En Bogotá, capital colombiana, se ubica el comando de Telefónica Hispanoamérica a cargo de Alfonso Gómez, un ejecutivo muy bien considerado en la industria de las telecomunicaciones.

Un informe de analistas financieros de uno de los principales bancos españoles señaló que Novator Partners aparece como un inversor creíble para avanzar en Telefónica Colombia. En caso de que se avance en un acuerdo de este tipo, detalló el reporte al que tuvo acceso iProfesional, "el acuerdo generaría sinergias a Novator, especialmente por el hecho de que Telefónica no adquirió espectro en Colombia en la última subasta, sugeriría que ya habría un acercamiento con Telefónica".

El reporte agregó que "todavía no está claro para nosotros cómo Telefónica puede monetizar su operación en América latina". E insistió con lo que ya es conocido en el sector: o lo hará a través de la venta de una participación mayoritaria en un actor que agregue todas las operaciones (probablemente la opción preferida para Telefónica), o venderá sus filiales por separado a fin de lograr el mejor precio por ellas.

"En consecuencia, creemos que Telefónica tiene todas las opciones abiertas para cualquier escenario de M&A (fusiones y adquisiones, la sigla en inglés) en sus operaciones en América latina, con excepción de Brasil. Y dentro de esas operaciones, Colombia y Chile son los más grandes", amplió el informe de los analistas financieros.

Esta última afirmación resulta llamativa puesto que es la Argentina la operación más importante en términos de ingresos en Hispanoamérica Sur, seguida por Chile. Y Colombia lo es en Hispanoamérica Norte. Todo indica que el impacto de la devaluación en la filial local es lo que hizo que se obviara su desempeño.

Si Telefónica quiere sacarle el mayor provecho al desprendimiento de su actividad en la región, la nueva división hispanoamericano tendrá que tener suficiente libertad de acción para tomar sus decisiones.

Es lo que se prometió cuando se efectuó el anuncio del spin off. De ahí que, si bien el colombiano Gómez se presenta como la mejor carta para negociar cualquier tipo de acuerdo de este lado del Atlántico, el hecho de que esos acuerdos deberán ayudar a reducir el rojo de 38.000 millones de euros que tiene la operadora global ¿le darán esa suficiente libertad?

"Vemos positivamente que Telefónica reduzca la exposición en América latina, principalmente para simplificar la operación, eliminar riesgos y, finalmente, reducir deuda", consideró el informe de los analistas financieros mencionados.

Kepler Chevreux, otra compañía financiera europea, valuó a la división latinoamericana entre los u$s12.700 millones y los u$s14.000, es decir, una cifra un poco más optimista que la dada a conocer por Morgan Stanley que tiene el mandato de venta.

Sin embargo, esta firma –que cotizó a la subsidiaria colombiana en torno a los u$s1.700 millones- señaló que "la mayoría de los activos están luchando, afectados por el factor macroeconómico y las devaluaciones, el exceso de competencia y las regulaciones estrictas. Por ende, obtener un buen precio puede no ser fácil".

Y advirtió que, como Telefónica está reduciendo su nivel de inversión y su costo comercial, los activos de América latina podrían perder impulso y valor si no se realiza una venta lo suficientemente pronto.

"La decisión tiene que tomarse este año", sentenció, sin vueltas, la fuente del sector consultada. "Será uno de los caminos para sanear la compañía y devolver la confianza en la acción, aún cuando esa decisión sea buscar aliados", amplió.

Ante la consulta de iProfesional, Telefónica no hizo comentarios. Este silencio por el que opta la operadora ante las versiones que circulan en los medios es altamente valorada por los analistas financieros.

Dar una imagen de compañía "en subasta" no es beneficioso para ningún movimiento que se pretenda dar, ampliaron.

Sobre el grupo de inversores latinoamericanos, otras voces consultadas señalaron que más allá de que la oferta se presente como agresiva, no deja de ser la propuesta de un grupo desconocido y Alvarez Pallete busca ganar credibilidad en los mercados.

¿Entonces, a cuánto asciende el valor real de Telefónica en América latina? Entre u$s11.000 y u$s14.000 millones si se toman los reportes financieros.

El próximo 20 de febrero la operadora anunciará los resultados de 2019. Será el momento para hacer nuevos cálculos. En el mientras tanto, es posible que aparezcan otros interesados, nuevos intereses, otras posibilidades. El final está abierto. Comprador seguro, por ahora, no hay porque, de lo contrario, la compañía no habría ejecutado el spin off. Novator sí se posiciona como algo más concreto para la filial colombiana.

Ultimos datos sobre este fondo. Controla el 100% del operador islandés Nova y la polaca Netia. Ha realizado inversores en telecomunicaciones en Grecia, Bulgaria, República Checa y Finlandia, que luego vendió con importantes ganancias. Su dueño se llama

Thor Björgólsson, un islandés no muy querido en su país pues experimentó un ascenso explosivo a principios de siglo para luego desbarrancar, con el colapso financiero que sufrió Islandia en 2010, según comentó El Economista, de España.

Pero el hombre sabe pedir perdón. Ante sus compatriotas se consideró corresponsable del descalabro que hizo quebrar a tres de los principales bancos del país. Prometió redimirse y parece que lo logró.

En la subasta de espectro del pasado 20 de diciembre, en Colombia, ofertó más de u$s600 millones por tres bloques de frecuencias cuando Claro no llegó a los u$s200 millones por la misma cantidad. 

Este hombre de negocios, de aceitados contactos con inversores rusos, parece haberle dado otro valor a esta filial. ¿Será trasladable al resto de la operación? Otra duda más para el juego de las especulaciones. Especulaciones que, con el correr del año, deberán despejarse, si se le quiere encontrar una buena salida o un buen candidato a todas o cada una de las operaciones de la región.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ