Se empezó a pagar el aumento salarial de suma fija pero ya hay conflicto por la "letra chica"

Se empezó a pagar el aumento salarial de suma fija pero ya hay conflicto por la "letra chica"
En algunos sectores se presentó la suma como parte de la paritaria 2019. Los sindicatos rechazan ese argumento y las empresas alegan dificultad para pagar
Por Juan Manuel Barca
31.01.2020 06.39hs Economía

Una de las primeras medidas de emergencia empezó a generar conflicto. Se trata del aumento salarial ordenado por el Gobierno que prevé el pago de $3.000 en enero y $1.000 adicionales en febrero. El decreto 14/20 estableció que la suma fija es de carácter remunerativo y a cuenta de "futuras negociaciones paritarias".

La idea era que fuera un adelanto de la negociación 2020, pero varios sectores ya anunciaron que lo descontarán de las subas pendientes del año pasado, eludiendo el destino previsto por autoridades, lo que sumó más tensión a las paritarias.

En la mayoría de las negociaciones, se incluyeron cláusulas de revisión que deben ajustar los salarios por inflación para compensar la pérdida de poder adquisitivo ocurrida por la aceleración inflacionaria del segundo semestre del año pasado. De manera que, en muchos casos, la pulseada ya no pasa por la capacidad o no de pagar el aumento de suma fija, sino si corresponde que se la considere parte del ajuste salarial pendiente de 2019.

Las discrepancias quedaron expuestas en comercio, el rubro más importante en materia de empleo con 1,2 millón de empleados registrados. Allí, la Cámara de Comercio (CACyS) y el gremio encabezado por Armando Cavalieri acordaron la semana pasada en que el monto fijo fuera absorvido por el acuerdo del año pasado, a contramo de lo que se habían propuesto las autoridades.

De esa manera, en lugar de tener en cuenta la discusión venidera, la suma fija por decreto servirá para saldar un 12,5% de la brecha salarial heredada de la última paritaria. El año pasado, el sindicato selló una suba del 30% frente a una inflación en el período mayo-abril estimada en 52%, lo que arrojó una pérdida de 22 puntos.

"Debemos señalar que la suma dispuesta por el Gobierno en concepto del ajuste inflacionario modifica la lógica del porcentaje del 22% reclamado. Es decir, que al incorporarse al salario la suma de $4.000 habría satisfecho aproximadamente un 12,5 de los 22% reclamados", concluyó el sindicato en un comunicado publicado la semana pasada.

Mientras que desde la CACyS hicieron la misma interpretación de la normativa al señalar a este medio que el decreto "no necesariamente implica la paritaria 2020, si no bien la revisión de la paritaria de 2019.

En la actividad química, en tanto, el decreto suscitó lecturas contrapuestas que amenazan con complicar las ya de por sí recalentadas paritarias. En concreto, las empresas plantean que los pagos ordenados por el Ejecutivo son a cuenta de los ajustes pendientes del acuerdo pasado y la entidad sindical, por el contrario, sostiene que la suba de emergencia es un adelanto de la futura negociación del 2020.

La situación se tensó en los últimos días con la liquidación del ajuste en los haberes de enero, que según el decreto debe ser consignado en los recibos de sueldo como un  "incremento solidario".

"Hay muchos casos donde se intenta sostener en la mesa de negociación que se debe aplicar a la revisión de un acuerdo pasado y no a la paritaria futura y ciertamente el decreto alude a 'futuras negociaciones', con lo cual será un tema de intensa discusión en las próximas semanas, mientras tanto se deberá liquidar el aumento", explicó Héctor García, asesor de empresas del estudio homónimo.

El decreto provocó, además, tironeos en sectores en los que las cámaras empresarias manifestaron serias dificultades para concretar el aumento dispuesto por decreto debido a sus contextos de estrés financiero. Entre los más complicados destacan las clínicas privadas y las estaciones de servicio, que se quejaron por la "situación crítica" de cada sector y salieron a reclamar medidas compensatorias para afrontar la suba salarial.

En el caso de las clínicas, el pedido apuntó a un aumento de los aranceles que se les paga a los prestadores. Y las expendedoras de naftas intentaron negociar una exención de las cargas sociales o bien el descongelamiento del valor del combustible, un pedido que no tuvo mayores resultados. De todas maneras, se comprometieron a pagar la suma fija a cuenta de la próxima paritaria.

El Gobierno, en medio del fuego cruzado

La intención de algunas cámaras de absorber el pago con las revisiones abiertas representa un desafío para las autoridades. Fuentes del Ministerio de Trabajo ratificaron a iProfesional que "el decreto es claro" y que "la suma fija es a cuenta de paritaria 2020".

En simultaneo, la cartera encabezada por el ministro Claudio Moroni busca desactivar las versiones que circularon en las últimas horas sobre una eventual extensión de las sumas fijas y el consecuente condicionamiento de las negociaciones salariales. "La suma fija no limita ni suspende la paritaria como se está diciendo por ahí", señalaron en Trabajo.

El tema fue analizado este jueves por la mesa chica de la CGT, cuya dirigencia cuestionó la extensión de las sumas fijas en el tiempo y su eventual incorporación a las paritarias, como lo hizo el gremio bancario, aunque a la vez dio vía libre para que cada sector negocie en función de sus necesidades.

Si bien la medida representa un alivio para los sindicatos más chicos o en crisis, las organizaciones con mayor poder de fuego creen que la continuidad de esta modalidad de aumentos más allá del primer trimestre achata los salarios y entorpece las paritarias. En efecto, salvo excepciones, la mayoría de las revisiones están estancadas desde diciembre. Ese es el caso de metalúrgicos, comercio y alimentación. 

A diferencia de algunas semanas atrás, las últimas reacciones de los dirigentes sindicales fueron contrarias a la posibilidad de que las sumas fijas se impongan como una política salarial permanente.

"La CGT no avala seguir con el sistema de sumas fijas. Queremos discutir de la pérdida de poder adquisitivo. Ningún gremio va a pedir lo que no se puede pagar", sostuvo Carlos Acuña, uno de los secretarios de la central sindical.

Los dirigentes admiten su malestar por el hecho de que el sistema de sumas fijas implica un achatamiento de la pirámide salarial. Es decir que favorece un alivio de las franjas de menores ingresos pero en detrimento de los trabajadores que perciben remuneraciones medias y altas.

Y esto afecta a sindicatos de peso que están en plena negociación con las cámaras empresariales y temen que los aumentos por decreto puedan convertirse en una intromisión política para el normal renovación de sus convenios.

Por otra parte, tampoco hubo demasiados avances en las negociaciones de aceiteros y la de camioneros, dos sectores cuyos pedidos desafían la expectativa oficial de moderar los reclamos salariales.

Este jueves, durante una audiencia en Trabajo, el gremio liderado por Hugo Moyano pidió un 28% por seis meses (en lugar del 33% que había planteado originalmente), pero las empresas ofrecieron un 22%. 

El sindicalista mantiene su rechazo a las sumas fijas en su actividad. "Creemos que más allá de las sumas fijas que dio el Gobierno, que es importantísima, cada gremio debería tener la libertad de pedir hasta lo que su actividad pueda dar", sostuvo Pablo Moyano.

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído