iProfesional

Un economista augura el colapso del dólar y explica por qué

El economista y corredor de bolsa Peter Schiff considera que el dólar está condenado y que el mundo acabará perdiendo la confianza en la moneda
Por iProfesional
27/08/2020 - 07,25hs
Un economista augura el colapso del dólar y explica por qué

El veterano economista y corredor de bolsa Peter Schiff considera que el dólar está condenado y que el mundo acabará perdiendo la confianza en la moneda estadounidense, algo que debía haber ocurrido hace mucho.

En la última edición del programa Boom Bust, Schiff discutió el futuro del acuerdo comercial entre EE.UU. y China.

Un economista augura el colapso del dólar y explica por qué

El inversor aseguró que no habrá un acuerdo de fase dos y explicó por qué cree que Pekín todavía tiene influencia sobre Washington, particularmente de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.

"Un problema real surgirá cuando China deje de comprar nuestros bonos o empiece a venderlos", indicó, diciendo que ese proceso podría haber comenzado ya. China fue el mayor acreedor del Gobierno estadounidense, pero fue superada por Japón el año pasado. Sin embargo, Pekín podría usar la deuda de EE.UU. como un arma, ya que tiene bonos del Tesoro por valor de un billón de dólares.

Un economista augura el colapso del dólar y explica por qué
Un economista augura el colapso del dólar y explica por qué

Si el dólar cae, EE.UU. no podrá seguir comprando productos chinos en las cantidades actuales, puesto que los precios aumentarán.

"Cuando el dólar colapse, y creo que esto va a suceder, China comprará muchos más productos agrícolas estadounidenses y EE.UU. empezará a comprar menos", declaró Schiff.

"Nos dirigimos hacia una verdadera crisis, así que el problema no es que China se esté aprovechando de nosotros, sino que nosotros nos hemos estado aprovechando de ellos exportando nuestra moneda sobrevalorada a cambio de sus productos. Y creo que la habilidad de EE.UU. de seguir haciéndolo está llegando a su fin", subrayó.

Dólar, tasa de interés o inflación: ¿cuál ganará la carrera?

En nuestro país existe una competencia que no es deportiva pero tiene una enorme trascendencia en particular entre aquellos ahorristas que eligen las opciones más tradicionales. Se trata de la eterna puja entre la tasa de interés de los plazos fijos contra el dólar y la tasa de inflación.

En cualquier lugar del mundo, cuando se quiere medir el resultado de una inversión en "términos reales" se asume que cuando quien coloca los fondos es un inversor local, la medida correcta es contra la variación de los precios minoristas. En cambio, si se trata de fondos provenientes del exterior, lo habitual sería hacerlo tomando como referencia el movimiento del tipo de cambio.

Pero en Argentina, por imperio de las circunstancias, el cálculo se hace tomando como referencia ambos indicadores.

 

Para el analsta Mariano Otálora "la evolución de la inflación, la tasa de interés y el dólar son determinantes. En una situación normal –imaginemos un mercado sin cepo cambiario- deberíamos preocuparnos por buscar opciones que nos cubran de la inflación y de una devaluación".

Si se desea hacer un poco de historia, en lo que va del año el ganador es el dólar oficial, pues pasó de los $62,99 de fines de 2019 a los actuales $77,80, por lo que muestra un aumento del 23,5 por ciento.

Un poco más abajo se ubica la tasa de interés del plazo fijo para depósitos superiores al millón de pesos (BADLAR), que acumuló una suba del 21 por ciento.

Finalmente, el índice de precios al consumidor, con datos a julio y con la estimación de agosto que surge del Relevamiento de Expectativas del Mercados (REM) que elabora mensualmente el BCRA, habría aumentado apenas por encima del 18 por ciento.

Según estos datos, quien invirtió $10.000 en un plazo fijo, a fines de agosto contaría con unos $12.100, que si se los ajusta por inflación representarían unos $10.250. Es decir que habría ganado un 2,5 por ciento.

Pero, ¿cómo le fue frente al dólar? En este punto la cuestión se complica, más allá que al precio oficial se le debe sumar el impuesto solidario del 30%, pero este no es el único problema.

El punto central es que si en vez de mantenerlo en su poder, el ahorrista decide venderlo en el mercado oficial, el precio de venta ronda ahora los $72,80. Pero si lo compró a fines del año pasado con impuesto incluido, debió pagar por cada dólar $81,89, por lo que de concretar la operación sufriría una pérdida del orden del 5 por ciento.

Claro está que si lo quiere vender en el mercado marginal, el resultado sería diferente, ya que de hecho, quien compró dólares a fines de 2019 a casi $82, los podría vender por estos días a $134, por lo que obtendría una ganancia de poco más de 63 por ciento.

 

En tal sentido, Otálora, sostuvo que "mientras tengamos cepo, la mayoría de los instrumentos disponibles para invertir, probablemente pierdan con el avance de la cotización del dólar paralelo o el contado con liquidación".

Dólar, inflación y tasa

Según el relevamiento de mercado que habitualmente publica el BCRA para los próximos meses, en un lapso que va hasta fines de diciembre, en primera instancia lo que los analistas y consultores esperan es un avance de la inflación, pues se ubicaría en el 3,5% en septiembre y en el 3,8% el mes siguiente, para tocar sus máximos en noviembre y diciembre, meses en los cuales rondaría el 4%.

Por su parte, las estimaciones para el dólar oficial muestran cierta oscilación en el mismo, con un mínimo del 2,8% en noviembre y un máximo por encima del 5% en el último mes del año. Finalmente, las tasas de interés por los plazos fijos rondarían el 2,8% mensual.

De cumplirse estos pronósticos, en el período bajo análisis, se estaría en presencia de una inflación acumulada del orden del 16%, un punto por debajo del avance que registraría el dólar en igual período. Por su parte, la tasa de interés que remunera los depósitos a plazo fijo mayoristas acumularía un rendimiento que rondaría el 11,4 por ciento.

Por lo tanto, en caso de cumplirse estas proyecciones, los depositantes en pesos perderían poder adquisitivo futuro frente a las otras dos variables, por lo que no habría que descartar que para evitar una huida masiva de pesos del sistema financiero para refugiarse en el dólar, el Banco Central intente operar sobre ambas variables, para tratar de frenar la mayor presión inflacionaria.

Temas relacionados