La grieta está en el Gobierno: Guzmán juega a fondo y condiciona a Alberto Fernández

La grieta está en el Gobierno: Guzmán juega a fondo y condiciona a Alberto Fernández
El titular del Palacio de Hacienda hizo su jugada y pidió la salida del subsecretario de Energía, lo que generó más roces con el kirchnerismo duro
Por Claudio Zlotnik
03.05.2021 09.17hs Economía

Martín Guzmán pasó buena parte del domingo hablando por teléfono con Santiago Cafiero. La última vez que dialogaron, el ministro fue tajante: quiere que Federico Basualdo se vaya a lo sumo esta semana. 

Guzmán, en verdad, relajó sus pretensiones con el paso de las horas. Al principio pidió que el subsecretario de Energía deje sus oficinas de la calle Paseo Colón hoy mismo.

Durante la tarde del domingo, el titular del Palacio de Hacienda dejó un inquietante mensaje a la Casa Rosada: "si (Basualdo) no se va rápido, el que renuncia soy yo", dijo.

El mensaje que le pasaron a Guzmán también es inquietante: "Si querés irte, andate. Pero los tiempos los vamos a poner nosotros", le mandó a decir un referente de La Cámpora. Es decir: los tiempos los va a poner Cristina Kirchner.

Guzmán juega a fondo y condiciona a Alberto Fernández
Guzmán juega a fondo y condiciona a Alberto Fernández

Qué pasará con Guzmán

A esta hora, en la mañana del lunes, la continuidad de Guzmán en el Gobierno no está asegurada.

Desde el Instituto Patria dejaron trascender que el conflicto por las tarifas no es el único tema que aleja a Guzmán de los deseos de Cristina: desde esa usina lanzan duras críticas contra el ministro por su estrategia con la inflación -sobre todo con los precios de la comida- y la asistencia a los sectores golpeados por la pandemia.

No sólo eso: en sintonía con Axel Kicillof, desde La Cámpora reclaman un cierre total de la actividad económica durante dos o tres semanas, algo que Guzmán no está dispuesto a conceder. Según el ministro, una emisión monetaria para sostener un nuevo ciclo de IFE y de ATP para socorrer a las empresas depararía nuevas presiones sobre el mercado cambiario, tal como sucedió el año pasado cuando la cotización del dólar "blue" trepó a los $195.

De hecho, el gobernador de la provincia de Buenos Aires salió este lunes a primera hora a respaldar a Basualdo: "Es un excelente funcionario", definió Kicillof tomando parte por quien pulsea, desde Economía, con el ministro. Nada menos.

"Ojo que Martín no es Losardo, eh", define un funcionario que comparte varias horas por día con Guzmán. Y no quiere comparar la actual crisis política con la ex ministra de Justicia, que se mantuvo varias semanas en el cargo cuando ya estaba "renunciada" por pedido del kirchnerismo duro.

En resumen,Martín Guzmán entró al fin de semana un poco más debilitado. El viernes apenas pasado el mediodía había tenido el gesto de autoridad más fuerte desde que Alberto Fernández lo designó ministro: mandar a pedirle la renuncia a Federico Basualdo, subsecretario de Energía, que lo había desautorizado públicamente respecto de qué hacer con las tarifas.

En simultáneo, el Gobierno dejaba trascender que las boletas de luz aumentaban 9% a partir de hoy, 1° de mayo. Algo que quedó establecido en el Boletín Oficial del último sàbado, un par de horas después de que voceros oficiales confirmaban la salida de Basualdo, otros portavoces, esta vez referentes del kirchnerismo, desestimaron la renuncia del subsecretario. Es decir, Basualdo seguía en el Gobierno a pesar de los deseos de Guzmán.

En definitiva, una ola de versiones cruzadas sobre la continuidad del funcionario que dejó al descubierto las internas en el seno del oficialismo, pero -acaso más relevante que eso- da cuenta de los límites de maniobra de Guzmán, y del propio Alberto Fernández, en un tema tan sensible como las tarifas.

Sensible por el costado político y social -sin ninguna duda- pero también porque hoy en día la discusión tarifaria forma parte del nudo en las negociaciones entre Guzmán y el Fondo Monetario.

Cristina Kirchner dejó bien en claro cuál es su postura respecto de las tarifas en diciembre último, cuando participó de un acto en el estadio de La Plata. "No quiero que el crecimiento de 2021 se lo queden tres o cuatro vivos, nada más. Y para eso hay que alinear salarios y jubilaciones, precios —sobre todo de los alimentos— y tarifas", había dicho la vicepresidenta.

La duda que quedaba hasta acá es si Cristina respaldaba o no la idea de Guzmán de mantener los subsidios constantes en términos del PIB, lo que implicaría aumentos de las tarifas por encima del 30%.

Cristina Kirchner dejó bien en claro cuál es su postura respecto de las tarifas en diciembre último
Cristina Kirchner dejó bien en claro cuál es su postura respecto de las tarifas en diciembre último

Lo más claro a esta hora, en la mañana del lunes, es que un Guzmán debilitado tendrá que lidiar con una de las crisis económicas más graves de los últimos años. ¿Puede hacerlo sin poder de decisión? 

La respuesta, por sí o por no, quedará a la luz en los próximos días.

Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído