Cómo prepararse para el final de la LIBOR

Cómo prepararse para el final de la LIBOR
Es difícil culpar a los equipos de tesorería corporativa por sentirse confundidos a medida que la transición se aproxima su final. Las claves.
Por iProfesional
06.09.2021 15.05hs Economía

En un artículo escrito por David Mullen, reproducido desde Tesoro y riesgo y autorizado por Bloomberg, aseguraron que el final de la London Interbank Offered Rate (LIBOR) no es solo un problema para los bancos y las empresas de inversión.

Cualquier empresa que haya emitido deuda a tasa flotante basada en LIBOR, suscrito un contrato de swap o futuros para cubrir riesgo o que haya obtenido un préstamo con un precio vinculado a la LIBOR se verá afectado por la transición.

Transitar por el camino hacia un nuevo benchmark de tasas de interés debe ser una prioridad máxima para los tesoreros, así como para los directores de finanzas, presidentes ejecutivos y las juntas directivas, por el resto de este año. ¿Pero dónde deberían comenzar?

Generalmente los tesoreros necesitan mirar tanto hacia atrás como hacia delante al analizar el desempeño financiero de su empresa. Tendría sentido adoptar el mismo enfoque para comprender los detalles de cómo se desarrollará la transición de la LIBOR.

Cómo prepararse para el final de la LIBOR 

El largo camino hacia la transición

La LIBOR sostiene más de US$200 billones de instrumentos financieros. El proceso de alejarse del benchmark comenzó tras la crisis financiera global. En 2017, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por su sigla en inglés) del Reino Unido tomó la decisión oficial de que todas las configuraciones de la LIBOR dejarían de ser proporcionadas por sus administradores y que la LIBOR dejaría de ser una tasa benchmark representativa después de fines de 2021. La transición se ha desarrollado en gran medida según su calendario original, y todas excepto algunas tasas denominadas en dólares de EE. UU. (USD) se eliminarán completamente a fines de este año.

En EE. UU., la transición de la LIBOR está siendo dirigida por el Comité de Tasas de Referencia Alternativas (ARRC, por su sigla en inglés), un grupo de participantes del mercado convocado por la Reserva Federal y la Reserva Federal de Nueva York para ayudar a garantizar una transición exitosa de la LIBOR USD hacia una tasa de referencia más sólida. El ARRC recomendó la tasa de financiación garantizada a un día (SOFR) como el reemplazo.

SOFR es una tasa basada en transacciones que mide los costos de endeudamiento a un día en trades que son garantizados por valores del Tesoro de EE. UU. Dado que la SOFR se basa exclusivamente en tasas garantizadas a un día, carece de dos características críticas de la LIBOR: un componente de plazos prospectivo (como a un mes, tres meses y seis meses LIBOR) y un spread de crédito dinámico del 15 de julio de 2021. Estas diferencias están creando desafíos en la transición.

En mayo de 2020, el ARRC publicó recomendaciones de buenas prácticas para completar la transición de la LIBOR hacia SOFR para diversas clases de productos financieros. Para préstamos empresariales, el ARRC recomienda que la LIBOR no sea utilizada para ninguna emisión o titulización en adelante (específicamente, para cualquiera que se origine después del 30 de junio de 2021).

Aunque algunos bancos y empresas están preparados, muchos todavía están rezagados. Algunos también están expresando preocupación sobre la conversión, especialmente luego de que no lograra materializarse una "SOFR a plazo" en el límite de tiempo discutido originalmente. El problema es que antes de que los bancos y sus clientes corporativos puedan utilizar SOFR como el índice benchmark para un préstamo, necesitan convertir la tasa a un día en un plazo equivalente.

Los bancos y tesoreros actualmente tienen dos alternativas para abordar este problema. El primero es el método "a plazo vencido" para calcular la SOFR, que basa la tasa de interés para cada día del contrato en el interés compuesto de los días anteriores dentro del período de contrato. El desafío obvio de este enfoque es que en lugar de conocer su tasa de interés antes de que comience el período de acumulación de intereses, los prestatarios que utilizan el método "a plazo vencido", no conocen su tasa de interés real hasta el final del período de interés. El segundo método para calcular la SOFR es el método "por adelantado", en el que la tasa es determinada combinando una tasa histórica antes del período de interés del contrato.

En función de comentarios anecdóticos en mis conversaciones con los clientes corporativos de Bloomberg, estas opciones para calcular el benchmark SOFR son una parte importante de lo que ha estado complicando a los tesoreros corporativos sobre la transición de la LIBOR. Desde mediados de 2020, el ARRC ha recomendado que el método "a plazo vencido" debe ser utilizado para préstamos bilaterales y sindicados, y que el método "por adelantado" debe ser utilizado para préstamos interempresas. Sin embargo, este enfoque crea una inconsistencia que los tesoreros deben equilibrar. También hace difícil conocer los costos de endeudamiento con un alto grado de certeza por adelantado, lo cual es problemático para los tesoreros que están acostumbrados a la claridad que la LIBOR ha proporcionado por más de 40 años.

Muchos tesoreros también están preocupados por la incertidumbre en torno a cómo funcionará mecánicamente la SOFR en sus sistemas. Una de sus dudas es: ¿qué tan costosa y prolongada será la implementación de las diversas versiones de SOFR? ¿Tendremos que rediseñar todos nuestros sistemas? ¿Qué cantidad de reentrenamiento requerirá nuestro personal?

3 pasos para aliviar las preocupaciones de los tesoreros sobre la transición

Con todas estas complicaciones, es difícil culpar a los equipos de tesorería corporativa por sentirse confundidos a medida que la transición se aproxima su final. Para simplificar el proceso, recomendamos que los tesoreros adopten los siguientes tres pasos:

1. Analizar todas sus exposiciones a la LIBOR y la documentación complementaria

El primer paso para una transición exitosa de la LIBOR es recopilar la mayor cantidad de información posible sobre la exposición de su empresa. Si aún no ha iniciado este proceso, ahora es el momento para hacerlo. Desde bonos hasta swaps e hipotecas, las exposiciones pueden surgir en una amplia gama de elementos esperados e inesperados.

Es igual de importante que los equipos de tesorería analicen la documentación detrás de estos instrumentos financieros. Para los bonos, organizar las escrituras. Para los swaps, examinar detenidamente la letra chica del contrato. Cada instrumento incorpora la LIBOR a su propia manera y algunos son más fáciles de cambiar que otros. Por ejemplo, si tiene un swap de tasas de interés compensado de forma centralizada, el centro de compensación puede cambiar unilateralmente la tasa basal de referencia de LIBOR a SOFR o algún otro sucesor. Sin embargo, cambiar un derivado extrabursátil o un préstamo a tasa flotante podría requerir la aprobación de la contraparte del préstamo o de docenas de tendedores.

En este proceso, preste especial atención a "lenguaje de fallback", la cláusula en el contrato subyacente de valores que especifica cómo se calcularán las tasas y los pagos si se cesa la publicación de la LIBOR. Algunos contratos, especialmente los que no están redactados en torno a las directrices establecidas por asociaciones como ISDA o la LSTA, son ambiguos respecto a cómo funciona esto o no tienen ningún tipo de disposición. Puede encontrar este lenguaje combinando los documentos de forma manual. O puede ahorrar tiempo revisando una base de datos centralizada de disposiciones de fallback.

2. Decidir sobre su costo de financiación en el futuro

Uno de los mayores conceptos erróneos entre los tesoreros es que no tienen elección. Aunque los reguladores han recomendado la SOFR como el reemplazo de la LIBOR, también han indicado que los participantes del mercado son libres de utilizar alternativas, siempre y cuando los benchmarks se basen en datos de transacciones sólidas y adhieran a las normas internacionales como los principios de IOSCO para benchmarks financieros.

Las empresas de servicios financieros han estado produciendo posibles alternativas a la SOFR que extraen información de los mismos productos que los bancos utilizan para financiarse, como papel comercial, certificados de depósito, depósitos bancarios y bonos corporativos a corto plazo, y que mantienen los aspectos favorables de la LIBOR, incluidos la estructura de plazos y los componentes de riesgo crediticio.

Una de estas alternativas es el Índice de rendimiento bancario a corto plazo Bloomberg (BSBY), que tiene como objetivo medir el rendimiento promedio al que los grandes bancos acceden a la financiación mayorista no garantizada en dólares. El índice BSBY es dinámico, incorpora un elemento sensible al crédito, y refleja el costo de financiación marginal para los bancos para cinco plazos diferentes (a un día, un mes, tres meses, a seis meses y 12 meses).

Antes de establecer un reemplazo de la LIBOR, los tesoreros deben comprender las diferencias entre las alternativas y comparar su costo general, incluidos los spreads que vienen con cada tasa. El benchmark que utiliza una empresa debe coincidir con el perfil de las exposiciones a la LIBOR de la organización, y debería ser eficiente para implementar y fácil de explicar al equipo de gestión.

3. Tener una extensa comunicación a lo largo del proceso

Es probable que se les solicite a los tesoreros que supervisen la transición de la LIBOR para su empresa, pero es importante recordar que una amplia gama de actores interesados dentro y fuera de la empresa será fundamental para el éxito de la transición.

En primer lugar, debe asegurarse de que los actores interesados de la empresa estén alineados. Esto significa una estrecha coordinación no solo con el equipo sénior de gestión (hasta o incluso, el presidente ejecutivo), sino también con departamentos que incluyen cumplimiento, legal, TI, operaciones y relaciones con inversores. Además, si cualquiera de los productos de la empresa depende de la LIBOR -por ejemplo, préstamos hipotecarios, los equipos de marketing y comprador/cliente deben ser agregados a la lista de actores internos de interés que deben estar involucrados.

Una vez que haya establecido una mesa inclusiva dentro de la empresa, dirija su atención a los actores externos. Como tesorero, tendrá una línea directa con las contrapartes financieras de su empresa, que incluyen bancos, asesores financieros y bolsas. Asegúrese de que todos estén al tanto de sus planes y estén proporcionando el apoyo que necesita durante el proceso.

Además, asegúrese de divulgar adecuadamente a sus inversionistas sobre cualquier riesgo que la organización enfrentará con la transición. E informe a sus clientes y compradores sobre cualquier cambio que los pudiera afectar.

El 2021 ha sido un año de transformación para la economía y para los mercados financieros. Sin embargo, la transición de la LIBOR no puede ser solo un elemento más en la larga lista de preocupaciones de los tesoreros para el 2021.

Si no se maneja de manera adecuada, avanzar hacia un nuevo benchmark podría representar enormes riesgos para su negocio. Pero si se hace de forma correcta, podría ayudarle a moverse hacia el 2022 sobre la base de una posición financiera segura.

Temas relacionados