Con el fenómeno Bake Off, aumenta el interés por la pastelería: cuánto cuesta estudiar esta carrera

Con el fenómeno Bake Off, aumenta el interés por la pastelería: cuánto cuesta estudiar esta carrera
Hay opciones académicas de manera presencial o virtual. Un oficio que ofrece salida laboral en Argentina y el exterior. La clave es perfeccionarse
Por Soledad Caprini
08.10.2021 08.00hs Economía

La televisión volvió a instalar el fenómeno de la pastelería en los hogares argentinos, la segunda temporada de Bake Off, el programa que se emite por TELEFE, no solo genera infinidad de memes que se distribuyen en Twitter y Whatsapp sino también la curiosidad por estudiar el arte de pastelería entre cientos de televidentes.

La oferta académica local es de lo más variada, va desde carreras profesionales con título internacional, hasta cursos cortos orientados a la elaboración o decoración de tortas. Eso sí, un denominador común es que la virtualidad llegó para quedarse en las academias de cocina con el afán de atraer más alumnos a las aulas.

Tal es el caso de la escuela de cocina Maussi Sebess que optó por trasladar todas sus carreras y cursos hacia el mundo virtual. La razón principal es que las clases online son mucho más convenientes para los alumnos ya que pueden tomarlas en cualquier momento del día o lugar del mundo.

"La virtualidad llegó para quedarse y entendimos que lo mejor era continuar de esta manera para que más gente pueda sumarse. Hoy una persona puede anotarse desde cualquier provincia de la Argentina o país del mundo. Además, las clases grabadas se pueden ver cuantas veces quieran y de esa manera no perderse ningún detalle y practicar hasta que salga la técnica", detalló en diálogo con iProfesional Paulo Sebess, director de la escuela Mausi Sebess.

Pastelero: dónde estudiar y cuánto sale

Hoya existen desde carreras profesionales hasta cursos cortos orientados a la elaboración o decoración de tortas

Concretamente, esta escuela de reconocimiento internacional ofrece la carrera de Pastelero profesional que consta de cuatro módulos prácticos, cada uno de ellos acompañado por un módulo técnico. De esta manera, la primera variante es hacer la carrera en un plazo de dos años, cada módulo con una duración de cinco meses y aquí la cuota mensual es de $5.190. Esta opción es la preferida de aquellos que buscan transitar la carrera a su ritmo o que incluso con un presupuesto mensual accesible.

La segunda variante es estudiar la carrera en tan solo cinco meses. El l primer mes se cursará el módulo de Pastelería Básica 1.0, el segundo mes Pastelería Básica 2.0, al tercer mes se activarán las 4 materias teóricas, al cuarto mes seguirá Pastelería Avanzada y en el quinto y último mes, se activará Pastelería para expertos. En total se abonan 5 cuotas de $20.760. "Esta es la forma más fácil de cursar, ya que no es necesario inscribirse en cada materia por separado", detallan desde la institución educativa.

Otro punto clave que remarca Paulo Sebess es que la profesión de pastelero "es ideal en tiempos de crisis porque brinda los conocimientos necesarios para que la gente pueda comenzar un emprendimiento con prácticamente ninguna inversión. Es decir, una ama de casa puede tomar la carrera desde la comodidad de su hogar y luego vender tortas por encargo. Incluso hoy muchas cafeterías compran tortas a terceros y ese es un nicho de mercado que lo están aprovechando los emprendedores", detalló.

Otra de las opciones académicas de renombre es el Instituto Argentino de Gastronomía (IAG) que cuenta como Director en el área de pastelería al chef Osvaldo Gross. Quizás como puntapié para alguien que quiere adquirir conocimientos básicos pero no busca una carrera profesional, es más que válido el curso que ofrece esta institución que cuenta de 8 clases de dos horas y media cada una, con una frecuencia de una vez por semana.

El IAG ofrece además la posibilidad de cursar de manera semipresencial o virtual. La primera opción consta de clases demostrativas en forma online vía streaming con el docente y clases prácticas presenciales en los talleres del instituto. El valor es de 2 cuotas mensuales de $12.700, dentro del cual se incluyen todos los materiales y materias primas para la confección de las recetas, excepto el uniforme. La segunda variante, totalmente virtual, incluye clases demostrativas y prácticas vía streaming con el docente y su valor es de dos cuotas mensuales de $11.400. Los materiales y utensilios corren por cuenta del alumno.

La televisión volvió a instalar el fenómeno de la pastelería en los hogares argentinos

La virtualidad, una opción que cambió los hábitos

"Continuar con la virtualidad fue fundamental porque la gente cambió totalmente los hábitos durante la pandemia, entonces muchos alumnos necesitan continuar bajo esta modalidad para no desertar. La pastelería es uno de los oficios que mayor salida laboral tiene en la Argentina y el exterior. Hoy vemos muchos alumnos que emigraron o están por emigrar y llevarse un título de pastelero profesional les brinda un respaldo importante a la hora de salir a buscar trabajo", explicó Guillermo Nader, coordinador académico de IAG.

Este instituto brinda, además de cursos cortos, la carrera de Pastelero profesional, el programa está compuesto por seis materias, cuatro de arte culinario semipresenciales o virtuales y dos teóricas virtuales. La matrícula tiene un costo de $21.800. Así es que puede cursarse de manera semipresencial con un costo de cinco cuotas mensuales (por materia de arte culinario) de $10.900, virtual tutorada que cuesta cinco cuotas de $9.800 o virtual libre de $8.100 por materia práctica.

Otra opción que conjuga la virtualidad con la presencialidad, la brinda la Escuela de arte gastronómico (EAG) que dicta el curso de Pastelero profesional. La próxima cursada inicia en marzo del año que viene, dura 10 meses y cada cuota tiene un costo de $10.500. Las clases prácticas se dictan una vez por semana y tienen una duración de tres horas, existe además la posibilidad de que el alumno curse hasta dos clases teóricas optativas de manera on line.

La clave de la pastelería, dicen los que saben, es la exactitud en las proporciones y la constante práctica para mejorar las técnicas. "Un buen pastelero tiene que estar capacitado, el estudio hace a la perfección", cierra el chef Paulo Sebess.

Temas relacionados