iProfesional

La AFIP festeja: se despereza la recaudación del IVA y compensa fase declinante de la soja

El Gobierno celebró la recaudación, en un mes en el que la soja ayudó menos por motivos estacionales. Se destacó aporte impositivo en la seguridad social
Por Fernando Gutiérrez
01/12/2021 - 20,40hs
La AFIP festeja: se despereza la recaudación del IVA y compensa fase declinante de la soja

Otra vez, la recaudación de impuestos se transformó en uno de los pocos motivos de alegría para un Gobierno atribulado por la falta de dólares y la tensión en el frente financiero: la recaudación no solamente volvió a superar la inflación -algo que ocurre ya por vez número 15- sino que los indicadores también se ubican por encima del pre-pandémico 2019.

Con $1.034.964 ingresados a las arcas de la AFIP durante el mes pasado, se obtuvo una mejora en términos reales -es decir, descontada la inflación- de 4,6% si se compara contra el año pasado sino también una suba real de 11,5% cuando se hace la comparación contra el año previo.

En otras palabras, las cifras de la AFIP permiten confirmar que el país está, efectivamente, dejando atrás no solamente el pozo recesivo ocurrido durante la cuarentena sino que se está superando el ritmo de actividad del último año de la gestión macrista.

"Así, la recaudación de noviembre se ubicó, a precios constantes, en valores similares a los de 2017, superando lo registrado en el período 2018-2020 para el mismo mes. Vale destacar que el retorno a esos niveles se alcanzó bajo un cambio en la estructura tributaria, caracterizado por un incremento en la participación de los tributos que otorgan progresividad al sistema", señala el comunicado oficial.

Y destaca que esa dinámica fue resultado de las reformas introducidas a través de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en diciembre de 2020, "orientadas a establecer un esquema que favorezca el crecimiento con inclusión social".

El organismo recaudador celebra su mes número 15 de mejora de la recaudación por encima de la inflación, así como una superación de los niveles pre-pandemia
El organismo recaudador celebra su mes número 15 de mejora de la recaudación por encima de la inflación, así como una superación de los niveles pre-pandemia

El IVA se despereza

La mejora alcanzó incluso al IVA que recauda la DGI -es decir, excluyendo el que cobra la Aduana-, un tema que obsesionaba al Gobierno, porque este tributo es por excelencia un indicador del consumo.

Y, durante todo el año, se había dado la situación de una mejora en los indicadores productivo pero sin que esa mejora tuviera su correlato en un incremento del consumo. Es así que hasta el mes pasado, el IVA era el dato que "manchaba" el informe de la AFIP, porque seguía marcando una caída en términos reales respecto del año pasado.

Pero este mes se dio el ansiado quiebre: con una suba de 55,4% interanual, la recaudación superó a la inflación acumulada en ese período -que de acuerdo a las estimaciones será de 52,4%. Esto significa que la mejora real en la recaudación del IVA fue en noviembre de 2% respecto del año pasado.

Los economistas atribuyen esta situación a la inyección monetaria realizada por el Gobierno en las semanas previas a la elección legislativa, que tuvo como resultado una revitalización del consumo.

Aun así, la mejora sigue siendo modesta. Cuando se toma como base de comparación el mes de noviembre de 2019, un momento recesivo y con bajo nivel de ventas, el nivel de IVA recaudado ahora sigue siendo inferior. Puesto en números, lo que entró a la AFIP este último noviembre está un 12% real por debajo de lo que se había recaudado hace dos años.

Buenas noticias en la seguridad social

El Gobierno tuvo otros motivos de festejo. Sobre todo, el hecho de que se siga notando un incremento en la recaudación de impuestos vinculados a la seguridad social. Esto es interpretado como un indicador de que mejora la situación del empleo.

La mejora interanual de estos tributos es de 69,7% -es decir, un 10% en términos reales-, pero lo que más entusiasma al Gobierno es que esta aceleración se produce por segunda vez consecutiva, lo cual da pie a pensar en la consolidación de una tendencia.

"En cuanto a los factores que explican esta dinámica, vale resaltar el proceso de recuperación de los salarios tras los distintos acuerdos paritarios", destaca el informe oficial.

El rubro de Aportes Personales registró una suba de 66% -es decir, 9% real-, mientras que las Contribuciones Patronales crecieron al 69,2% -un 11% real-.

Y las autoridades del organismo recaudador destacan que estas mejoras ocurren a pesar de que "la recaudación de estas últimas se encuentra afectada por las exenciones otorgadas por el Estado Nacional, para aliviar la carga tributaria al sector de la Salud, los sectores críticos del programa REPRO 2 y las provincias del Norte Grande".

En cuanto al Impuesto a las Ganancias, un renglón que explica un 21% del total de la recaudación de la AFIP, se vio este mes afectado por las recientes reformas implementadas para aliviar la carga tributaria de los asalariados de ingresos altos, con una nueva suba del "mínimo no imponible".

Es así que, en términos nominales, la recaudación de Ganancias corrió por debajo de la inflación: subió solamente un 45,8% respecto de hace un año, lo que implica en términos reales una caída de 4%.

En tanto, un caso paradójico es el del impuesto PAIS, el que paga cada argentino cuando hace una compra en dólares. Este mes hubo un nuevo incremento, lo que supone una mejora en la recaudación, pero se trata de un dato que los funcionarios del Gobierno no suelen festejar: es un aviso sobre la tendencia a una mayor presión sobre las reservas del Banco Central.

La soja, entrando a la "estación seca"

Pero, como siempre, un factor fundamental para explicar los buenos números en la recaudación de la AFIP es la exportación agrícola, que paga retenciones con alícuotas que, en casos como la soja, pueden llegar al 33%.

Como ha ocurrido a lo largo de todo el año, el "efecto campo" significó un impulso a la recaudación, como consecuencia de los altos precios de las materias primas en el mercado global.

De hecho, si se considera el nivel de recaudación "des-sojizado", la mejora es bastante más modesta: implicaría apenas un 3% real de mejora respecto del año pasado.

Como era de esperarse por una cuestión estacional, el impacto de este rubro en noviembre ha sido menor que el observado a lo largo del año: las retenciones a la exportación explican en el mes un 7,6% del total de impuestos recaudados, cuando el promedio habitual es de 9%.

La caída en la influencia de las exportaciones no sorprende, porque esta es la época del año en la que merman las liquidaciones de los principales rubros agrícolas. Ahora, la expectativa del Gobierno está en el aporte que pueda hacer en los meses de verano la venta de trigo: los más optimistas hablan de un posible ingreso de u$s3.500 millones.

El aporte de la soja fue fundamental para que la recaudación tributaria se recuperase en términos reales, pero está entrando en su estación decreciente
El aporte de la soja fue fundamental para que la recaudación tributaria se recuperase en términos reales, pero está entrando en su estación decreciente

Grandes fortunas, con aporte en declive

Hay, finalmente, una fuente de recaudación que no figura en las cuentas oficiales pero que está entre las que más han influido este año: la ayuda extraordinaria del aporte por Grandes Fortunas. Y los números confirman un dato esperado: ese ingreso sigue en una fase de rendimiento decreciente.

Después de la espectacular cifra de $103.000 millones recaudada en abril -que le sirvió al ministro de Economía, Martín Guzmán, para equilibrar las cuentas fiscales en el primer semestre- empezó la cuenta regresiva.

Así, en mayo entraron $38.654 millones, en junio $24.771, en julio $23.872, en agosto $22.860 millones, en septiembre $21.179 millones. Y se cayó inexorablemente en octubre, con apenas  $4.268 millones.

Ahora, en el reporte de noviembre, ya sólo se ven las monedas en el fondo de la alcancía: en noviembre se recaudaron $1.414 millones.

No es que Mercedes Marcó del Pont, la titular de AFIP, tenga motivos de queja al respecto: se llevan recaudados en el año unos $360.000 millones, una suma que equivale un 40% de lo que entró por concepto de retenciones a la exportación agrícola.

De hecho, en los debates sobre cómo será el programa económico para el 2022, no se termina de descartan una segunda edición del "aporte solidario de las grandes fortunas", como forma de ayudar a equilibrar las cuentas fiscales y facilitar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Temas relacionados