Las medidas que podría tomar el BCRA para frenar la pérdida de reservas

Según economistas, las reservas se encuentran en una situación crítica y se analizan varias posibilidades para endurecer el cepo y evitar salida de dólares
09/02/2022 - 07:44hs
Las medidas que podría tomar el BCRA para frenar la pérdida de reservas

El pago de los vencimientos al Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciado hace 10 días por el Gobierno disminuyó aún más las reservas disponibles del Banco Central (BCRA). Por esta situación, la entidad debió dificultar aún más el acceso de las empresas a dólares.

Varios economistas advierten que las reservas netas que quedan no alcanzan para afrontar los próximos vencimientos de deuda (u$s200 millones con el Club de París este mes y u$s2800 millones con el FMI en marzo) ni para intervenir en el mercado de cambios para frenar una escalada del dólar.

Con este panorama, el BCRA convalidó el mayor ajuste del tipo de cambio oficial en casi un año: dejó subir al dólar mayorista vendedor de $105,41 a $105,68 (0,256% o 27 centavos), lo que supone la mayor alza porcentual para una rueda de inicio de semana desde comienzos de marzo de 2021.

Las reservas brutas informadas por la entidad son de u$s37.565 millones correspondientes al 3 de febrero, el dato más actual que presenta el BCRA. Sin embargo, la cifra de reservas brutas incluye activos que no son de uso líquido y que no se pueden usar fácilmente.

Al total bruto informado por el BCRA hay que restarle, por ejemplo, el monto correspondiente a los encajes de depósitos en dólares (u$s12.100 millones) o el swap con China (u$s20.000 millones).

Las consultoras privadas hacen sus propios cálculos y sostienen que las reservas netas ya son negativas. Las más optimistas creen que están en cero o apenas superan los 100 millones de dólares.

Uno de los compromisos pactados con el FMI es acumular u$s5.000 millones de reservas este año, incluyendo los desembolsos que haría ese organismo. Sin embargo, el BCRA no cuenta con demasiadas herramientas para acumular reservas.

La primera alternativa sería endurecer el cepo cambiario y limitar todavía más el acceso a los dólares. Podría hacerlo, por ejemplo, reduciendo o eliminando la posibilidad de comprar u$s200 mensuales al tipo de cambio oficial. En diciembre, según datos oficiales, 907.000 argentinos compraron divisas y representaron una salida de u$s174 millones (el monto mensual más alto de 2021).

Esa medida no es aconsejable porque generaría que mayor cantidad de gente intente refugiarse en el dólar ante el avance de una nueva crisis.

El BCRA analiza medidas para detener salida de dólares.
El BCRA analiza medidas para detener salida de dólares.

Otro alternativa para endurecer el cepo implicaría ajustar las importaciones, que son las que operan con el tipo de cambio oficial y que representan la mayor fuente de absorción de las reservas internacionales. Esto afectaría a la economía y podría frenar el crecimiento que se debe lograr para cumplir con las metas del FMI. Es decir, restringir las importaciones afectaría al nivel de actividad económica.

Otra opción que tiene el BCRA es acelerar el ritmo devaluatorio y buscar achicar la brecha cambiaria, que parece ser la alternativa elegida en los últimos días. El Gobierno intentará llegar con el mayor aire posible a marzo, que es cuando comienzan a entrar los dólares de la cosecha de la soja.

La falta de dólares preocupa a los economistas.
La falta de dólares preocupa a los economistas.

Una herramienta más por la que podría optar la entidad financiera es limitar los dólares que se pierden a través del turismo. Hace pocos meses, el Banco Central eliminó la posibilidad de pagar en cuotas los pasajes al exterior, y prohibir los pagos en dólares a través de las tarjetas de crédito podría reducir la pérdida de reservas.

Los economistas sostienen que esta medida sería muy impopular y no tendría gran efecto en el balance del BCRA. La cosecha de marzo podría traer alivio, pero el vencimiento con el FMI en el horizonte (u$s2800 millones en marzo) y un pago pendiente al Club de París (u$s200 a fines de febrero, con el pendiente de renegociar una deuda de u$s2000 millones) presenta un escenario desafiante para las próximas semanas.