iProfesional

Inflación: llenar el changuito en el supermercado, ¿más barato ahora con Alberto o con Macri?

El último dato del INDEC marcó 4,7% de inflación general, pero el valor más alarmante es el de alimentos. Las comparaciones de las últimas 3 presidencias
Por Damián Di Pace
31/03/2022 - 12:30hs
Inflación: llenar el changuito en el supermercado, ¿más barato ahora con Alberto o con Macri?

El último dato publicado desde el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) marcó un 4,7% de inflación general, pero el valor más alarmante es la del rubro de alimentos que arrojó un aumento de precios de 7,5%, subas que se corroboran en cada visita al supermercado. Bajo este escenario, el gobierno nacional se encuentra practicando una serie de medidas que ya fueron implementadas en el pasado.

Si realizamos un comparativo del resultado que obtuvieron los últimos tres gobiernos de Cristina Kirchner, Mauricio Macri y Alberto Fernández respecto de la canasta básica de alimentos intentando contener sus precios con programas de "acuerdo, control, congelamiento y represión de precios" veremos que los resultados han sido siempre los mismos: un fracaso.

La inflación en los productos derivados de la harina

En primer lugar, tenemos a la Canasta Farinácea que está compuesta por 6 elementos, los cuáles son: el pan francés, pan de mesa, galletitas dulces, harina de trigo, arroz blanco y fideos secos.

Estos productos, durante los primeros 27 meses del actual gobierno, mostraron diversos aumentos. El pan francés y de mesa aumentó 120,55% y 105,91% respectivamente, mientras que el arroz blanco aumentó un 121,47% y los fideos secos un 65 por ciento.

Si comparamos los alimentos de esta canasta con los gobiernos anteriores, se observa que la situación inflacionaria también presionaba fuertemente sobre los mismos rubros. Por ejemplo, el caso más sobresaliente fue el de la harina de trigo, ya que durante el periodo de diciembre 2011 – marzo 2014 aumentó un 233%, registro más alto si se compara con el 71,86% de la actualidad.

 

Tras la disparada en el precio de los alimentos (por ejemplo: el precio del pan paso de $108 a $238), el gobierno tomo ciertas medidas, tales como la creación de un fondo estabilizador del trigo, la intervención sobre mercados agropecuarios, canasta de precios cuidados, fideicomisos para subsidiar el precio del pan y derivados.

El recorrido histórico de estas medidas son que "en el cortísimo plazo" estas políticas evitan una escalada de precios mayor, aunque en el mediano plazo se generan las condiciones para mayor inflación futura. 

Los datos oficiales muestran los efectos del "plan platita" en la medición de la inflación actual a lo que se sumara el aumento generalizado de los commodities debido a la guerra de Rusia y Ucrania y la corrección de precios regulados como luz, agua y gas a un precio internacional mayor de este recurso que a su vez, debemos importar.

Frutas y verduras: naranja y lechuga, con las mayores subas

En segundo lugar, tenemos a la Canasta de Frutas, en donde el mayor aumento lo tuvo la naranja con un 254%, manzana en 222%, limón en 173% y banana en 101%, representando así los mayores aumentos en toda la serie.

Ante esta situación, también se tomaron medidas al respecto desde el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Productivo, en donde se articulará un fideicomiso para sostener el precio de las frutas, además se reforzará el control de precios en mercados centrales de cada municipio.

 

En la Canasta de Verduras, observamos que la lechuga aumentó un 477% (valor más alto de toda la serie), el tomate un 466%, la papa un 172%, cebolla 173%, batata 115% y el zapallo un 78%, por lo cual ante esta escalada se espera también más medidas para "desacoplar" y fijar precios de las verduras.

Es decir, se insistirá en un fideicomiso en donde mediante un fondo con aproximadamente $650 millones se buscaría adelantar compras de tomates, papas y cebollas para su venta a un precio razonable para el gobierno.

 

La carne se lleva los mayores aumentos

Si analizamos la Canasta de Carnes, desde diciembre 2019 a marzo 2022, veremos que este gobierno se lleva en estos productos los mayores aumentos, en donde el asado aumentó un 235%, el corte "nalga" 219%, la carne picada 218%, la paleta 217% y el cuadril 203 por ciento.

De acuerdo al informe del Mercado Ganadero de Rosario, los últimos aumentos de esta canasta fue lo que empujó a la aceleración inflacionaria en el rubro de los alimentos.

Para esta canasta, el gobierno lanza así más medidas para morigerar los precios como el "programa de cortes cuidados" que regirá todo el 2022 en más de 1000 bocas de expendio, tanto en cadenas de supermercados como en carnicerías adheridas.

 

Con Alberto, una inflación de más de un 131% acumulada

El gobierno de Alberto Fernández en sus primeros 27 meses está dejando hasta el momento una inflación de más de un 131% acumulada. Se insiste en responder a este problema con las mismas recetas de antaño que no funcionaron.

Además, se sigue sosteniendo que la escalada de precios tiene origen en los especuladores y codiciosos comerciantes que aumentan el valor de los bienes y servicios para incrementar sus ganancias a costa de los consumidores.

Sin embargo, el aumento en todos los precios es debido al desequilibrio fiscal que mantiene el Estado nacional. Para atacar el problema, los policymakers deben ser capaces de reconocer que en estos 27 meses solo tomaron medidas para mantener de pie el déficit fiscal.

Lamentablemente, la inflación para Argentina no es un fenómeno nuevo ya que está presente desde hace décadas. Si tomamos los datos desde el 2011 hasta hoy, en el 60% del tiempo en estos años, la inflación se ubicó entre el 21% y 40 por ciento.

Si continuamos con medidas que siguen sin atacar el desajuste fiscal, la Argentina se podría convertir en un país en donde la única salida será esperar a la hiperinflación para tener un nuevo inicio y reseteo de la mirada política para resolver uno de los problemas más importantes.

Damián Di Pace es analista económico